Aleteia

El Papa irá a Asís, tierra de san Francisco

AFP
Comparte

El Pontífice que tomó el nombre de san Francisco visitará la Porciúncula el 4 de agosto

El papa Francisco visitará la Porciúncula de Santa María de los Ángeles Asís, Italia, el próximo 4 de agosto, en ocasión del VIII centenario del Perdón, tradición celebrada en la tierra del santo pobrecito, y que coincide con el Año Santo extraordinario de la Misericordia.

El Obispo de Roma llegará como peregrino a la ciudad de Asís donde nació san Francisco (fundador en 1208 de la orden religiosa de los franciscanos) y santa Clara (fundadora de las clarisas), ciudad situada en la provincia de Perugia, en la región de Umbría, Italia.

La visita tendrá un carácter privado. El pontífice llegará a la basílica papal para rezar y realizará una predicación.

Según informaron los franciscanos, la noticia fue confirmada por el presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, Rino Fisichella.

Acerca de la Porciúncula, el Papa declaró recientemente: «El viaje espiritual de san Francisco comenzó a San Damián, pero el verdadero lugar amado, el corazón donde late la Orden, allí donde la fundó y donde finalmente dio su vida para Dios era la Porciúncula, la «pequeña porción», la esquina de la Madre de la Iglesia; en María, que, por su fe tan firme y por vivir así completamente en el amor y con el Señor, todas las generaciones llamarán bienaventurada».

Papa Francisco toma el nombre del santo

El Papa durante su primer Angelus en la plaza de San Pedro del 17 de marzo de 2013 explicó por qué el Obispo de Roma quiso llamarse Francisco:

«Algunos pensaban en Francisco Javier, en Francisco de Sales, también en Francisco de Asís. Les contaré la historia. Durante las elecciones, tenía al lado al arzobispo emérito de San Pablo, y también prefecto emérito de la Congregación para el clero, el cardenal Claudio Hummes: un gran amigo, un gran amigo. Cuando la cosa se ponía un poco peligrosa, él me confortaba.

Y cuando los votos subieron a los dos tercios, hubo el acostumbrado aplauso, porque había sido elegido. Y él me abrazó, me besó, y me dijo: ‘No te olvides de los pobres’.

Y esta palabra ha entrado aquí: los pobres, los pobres. De inmediato, en relación con los pobres, he pensado en Francisco de Asís. Después he pensado en las guerras, mientras proseguía el escrutinio hasta terminar todos los votos. Y Francisco es el hombre de la paz”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.