Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
Santa Paula Montal
home iconEspiritualidad
line break icon

Por qué elegí ser sacerdote (no fue por generosidad)

© Alain PINOGES/CIRIC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 01/07/16

Cómo puede cada uno reconocer su camino en la vida

Creo que la vocación a la que Dios me llama es un don, una gracia. Que yo acepte su deseo y siga su camino creo que no tiene que ver con ser más o menos generoso. Tiene que ver más bien con una gracia que me da Dios para poder seguir sus pasos, allí donde me ponga. Aunque sus pasos no vayan por donde yo pensaba antes de su llamada.

La vocación consiste siempre en seguirle a Él. Y en ese seguimiento fiel entender cuál es ese camino original por el que me llama. Y en ese camino descifrar lo que Dios me pide en cada paso, en cada momento. Sólo eso. Nada menos que eso.

Cada uno sabe lo que puede hacer mejor y se pone al servicio de Dios con sus talentos. ¡Qué difícil pretender juzgar qué actos de amor son más generosos y cuáles menos!

La verdad es que pienso que no hay caminos más generosos que otros. Pero sí es verdad que hay una forma más generosa o más egoísta de seguir su voz.

No creo en la generosidad como criterio único de discernimiento. Si no opto por un bien, no necesariamente será por no ser generoso. Si elijo algo distinto al camino que otros me invitan a seguir, no estoy traicionando de forma irreversible el querer de Dios. No es así. No funciona así la llamada de Dios.

que si no le sigo de la forma que otros me dicen, no significa que no sea generoso, sólo significa que yo creo descubrir su querer en otra parte.

Cuando opté por seguir a Jesús en el sacerdocio no lo hice por ser más generoso. No fue el criterio que me ayudó a decirle que sí. A veces creo que siendo sacerdote corro el peligro volverme egoísta si no estoy atento. Mi vocación no tiene que ver con mi generosidad.

Igualmente, si hubiera seguido otro camino diciendo que no al sacerdocio, no hubiera sido por egoísmo. No creo en la generosidad como criterio para decidir qué camino seguir.

Yo decido con Dios el camino mejor a seguir. Yo de su mano tomo mi vida y la entrego. Yo con Él aprendo a saber lo que me conviene hacer. Pero no por generosidad. Y sí como respuesta a ese amor tan grande que Dios me entrega.

Creo que cada uno puede reconocer su camino en la vida porque ese camino está hecho a la medida de su corazón. Y en ese lugar su corazón descansa, se agranda y se hace más capaz de amar. En ese lugar concreto sí puedo ser más generoso o más egoísta en mi entrega. Mi generosidad se juega en medio de mi vida, en cada gesto, en cada deseo.

Todo pasa por descubrir mi originalidad, mi vocación concreta y darle un sí con toda el alma, con toda mi vida.

No sé si es posible llegar a decir en algún momento que es suficiente, que ya he dado bastante y no tengo nada más que dar, que lo he dado todo y sólo me queda descansar los años de vida que tenga por delante.

Creo que la mies es demasiado extensa como para escatimar, poner límites a mi amor, contemporizar y aburguesarme. Sé que no abarco tanta necesidad. Y no llego a cubrir con mis manos tanto dolor.

Quiero ser más generoso con mi vida. No quiero guardar mi tiempo, mis dones, por miedo a perderlos. Él me llama a estar con Él en el camino que está hecho para mí. Y en ese camino me pide que lo dé todo, que no sea egoísta.

Tags:
almasacerdotevocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.