Aleteia

Mi música, un regalo para Dios

Comparte

«Cada detalle que tengamos en la música, Dios lo toma en cuenta»

Nicole Picazo viene de una familia de músicos. A los 7 años empezó a tocar el piano, a los 9 la batería y a los 11 la guitarra. Ahora estudia producción musical. Su gran motivación a la hora de preparar sus piezas e interpretarlas es Dios.

“Puedo ofrecer mi trabajo, puedo influir a través de la música, puedo dar un mensaje nuevo, puedo hacerlo cara a Dios”, explica en este video.

En la “familia” del Opus Dei, en la Iglesia católica, se siente acompañada a esforzarse al máximo: “Trato de que quede lo mejor posible porque también va a ser un regalo para Dios”, explica.

https://www.youtube.com/watch?v=SfCInjVMchI

Percutir una tecla, pinzar una cuerda, hacer redoblar una caja,… para Nicole, “cada detalle que tengamos en la música, Dios lo toma en cuenta”.

¿Has enfocado alguna vez de esta manera las partes más técnicas de tus ocupaciones? Toda actividad, por pequeña que sea, puede convertirse en una expresión de lo más grande que llevas en el corazón. ¡Vive con pasión!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.