Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 12 mayo |
San Pancracio
home iconEspiritualidad
line break icon

3 santos que probablemente tenían dificultades de aprendizaje

Philip Kosloski - publicado el 30/06/16 - actualizado el 30/06/16

No tienes que ser buen estudiante para ser santo

En su libro The Shepherd Who Didn’t Run [El pastor que no huyó], sobre la vida del sacerdote Stanley Rother, primer mártir oficial de Estados Unidos, la autora María Ruiz Scaperlanda explica al detalle cómo casi llega a arruinarse la ordenación de Rother a causa de su pobre formación académica, posiblemente derivada de disfunciones en el aprendizaje.

Recientemente, Aleteia presentó una oración para ayudar a los estudiantes con problemas dedicada a san José Cupertino, un teólogo famoso por su intelecto mediocre, aunque de piedad sin igual.

Y nos hizo pensar sobre cómo Dios usa a los excelsamente brillantes, como Aquino y Agustín, tanto como a las personas más corrientes que no sienten la llamada al mundo de la erudición para lograr sus propósitos divinos.

Veamos el caso de estos tres santos que fracasaron en numerosos exámenes durante sus estudios pero que, aun así, consiguieron ser una influencia para miles de vidas a través de su ejemplo:

Juan María Vianney, Santo Cura de Ars – Nacido de padres granjeros, el futuro Cura de Ars sintió la llamada al sacerdocio desde muy joven, pero se le impidió asistir a la escuela debido a la Revolución francesa.

Una vez disminuyeron las tensiones en Francia, Vianney se matriculó en una escuela local y, a pesar de ser el mayor de la clase, tenía problemas con su plan de estudios.

Se burlaban de él constantemente por su ignorancia; un día un joven estudiante se mofó de él porque no podía responder una pregunta y le dio un puñetazo en la cara.

Aquel estudiante era Mathias Loras, que terminó siendo un gran amigo de Vianney y más tarde se convirtió en el primer obispo de Dubuque, Iowa, EE.UU.

Con el tiempo, Vianney fue admitido en los estudios de seminarista, aunque sus profesores lo consideraban “demasiado lento”.

Después de suspender cierto examen del seminario, el rector le dijo: “Juan Bautista, los profesores no creen que usted esté hecho para la sagrada ordenación del sacerdocio. Algunos incluso le consideran un burro que no sabe nada en absoluto de teología. ¿Cómo podríamos aprobarle para la recepción del sacramento del sacerdocio?”.

La respuesta de Vianney se hizo famosa: “Monseñor, Sansón mató a mil filisteos con la quijada de un burro. ¿Qué cree que haría Dios con un burro entero?”.

Vianney fue ordenado sacerdote gracias a su carácter santo y llegó a convertirse en uno de los mejores párrocos que haya dado la historia. El papa Benedicto XVI incluso lo denominó “santo patrón de todos los sacerdotes”.

Santa Bernardita Soubirous– De familia de molineros, Bernadette trabajó desde muy joven como pastora debido a dificultades económicas. Su trabajo le dejaba poco tiempo para el estudio y le impidió aprender el catecismo.

A los 14 años, Bernadette aún no había recibido la Primera Comunión y tenía dificultades con la lectura.

Uno de sus profesores, Jean Barbet, dijo de ella: “Bernadette tiene dificultades para retener las palabras del Catecismo, no lo puede estudiar porque no sabe leer”.

Nuestra Señora se apareció a ‘Bernardita’ —una muchacha sin ningún conocimiento teológico que no había recibido la Primera Comunión— y le dijo: “Yo soy la Inmaculada Concepción”.

Esto fue lo que convenció al pastor local de que las apariciones eran reales, puesto que Bernadette, analfabeta, nunca podría podido concebir ese dogma teológico por su cuenta.

Bernadette continuó viviendo una vida dura, pero perseveró en santidad y en simplicidad.

Es una de los pocos santos cuyo cuerpo se mantiene incorrupto, un signo de especial gracia. Cada año, miles de peregrinos se reúnen en el lugar de la aparición en Lourdes.

Venerable Solanus Casey – Nació en Wisconsin, EE.UU., de una familia de granjeros irlandeses inmigrantes.

Solanus Casey había crecido con una formación bastante escasa y, tras sentir la vocación del sacerdocio, entró en el seminario de Milwaukee con 21 años.

Sin embargo, Casey no era capaz de seguir el ritmo de las clases, que se daban en alemán y latín.

Le aconsejaron que se uniera a una orden religiosa, donde podría ser ordenado simplex sacerdos, un grado que no le permitía escuchar en confesión ni predicar, entre otras cosas.

Fue admitido en la orden de capuchinos, pero su lucha en el seminario continuó. Sus superiores acordaron que debería ser ordenado simplex sacerdos debido a su falta de estudios e ignorancia generalizada, y le asignaron el puesto de portero o conserje, una de las tareas más básicas en la comunidad.

Sin embargo, Casey lo consideró una gran bendición y asumió muy seriamente sus responsabilidades de portero, escuchando a todo aquel que llegara al monasterio.

Su reputación de santidad se difundió y Casey fue transferido a un monasterio diferente para alejarlo de las multitudes que venían a verlo. Pronto descubrieron dónde lo habían recolocado y empezaron a llegar autobuses llenos para visitarlo.

Aunque fue conserje la mayor parte de su vida, Casey fue venerado por su santidad y se han atribuido varios milagros a su intercesión.

Las vidas de estos tres santos nos revelan que la gracia de Dios no está reservada exclusivamente a los teólogos y eruditos. De hecho, Dios usa frecuentemente a los que son más vulnerables para producir un bien mayor.

Todos estamos llamados a ser santos y Dios hará uso de nuestros defectos o desventajas para extender su Evangelio.

Tags:
discapacidadsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.