Aleteia

La historia de la Mikvah del siglo XVIII hallada en Venezuela: la primera comunidad judía del norte de Suramérica

Comparte

Es una de las únicas tres estructuras de baños rituales de este tipo conseguidas en América Latina

Una Mikvah (o Mikve) un baño ritual judío utilizado para ciertos baños de purificación por inmersión con agua corriente  fue descubierta en 2013, enterrada en una antigua construcción colonial de la ciudad de Coro, en el estado Falcón. Se trata de la misma casa en la que hoy funciona el Museo Alberto Henríquez, pero que desde 1847 habría sido la casa de David Abraham Senior, un comerciante sefardí proveniente de Curazao, en la que se instaló la primera sinagoga en tierra firme en el continente americano. La más antigua de todo el continente está, precisamente, en Willemstad, capital de Curazao. Este descubrimiento de un equipo conjunto de investigadores de la Universidad Francisco de Miranda y la Universidad Central de Venezuela, es una evidencia más que corrobora que la región noroccidental del país es la cuna del judaísmo en Venezuela, como se lee en la página web de la propia Universidad Francisco de Miranda. 

La Mikvah fue hallada en la  misma casa en la que hoy funciona el Museo Alberto Henríquez, pero que desde 1847 habría sido la casa de David Abraham Senior, un comerciante sefardí proveniente de Curazao, en la que se instaló la primera sinagoga en tierra firme en el continente americano.
La Mikvah fue hallada en la misma casa en la que hoy funciona el Museo Alberto Henríquez, pero que desde 1847 habría sido la casa de David Abraham Senior, un comerciante sefardí proveniente de Curazao, en la que se instaló la primera sinagoga en tierra firme en el continente americano.

Esta Mikvah es considerada única en su tipo: es la primera excavada hasta el momento en Venezuela, y es una de las pocas encontradas en el continente americano en el siglo XIX, según señalaron los responsables del hallazgo, entre ellos el antropólogo Carlos Alberto Martín, de la Escuela de Antropología de la Universidad Central de Venezuela (UCV). De hecho, hay sólo otras dos de las que se tenga conocimiento en Suramérica: una en Uruguay y la otra en Brasil.

Esta Mikvah es considerada única en su tipo: es la primera excavada hasta el momento en Venezuela, y es una de las pocas encontradas en el continente americano en el siglo XIX, según señalaron los responsables del hallazgo, entre ellos el antropólogo Carlos Alberto Martín, de la Escuela de Antropología de la Universidad Central de Venezuela (UCV). De hecho, hay sólo otras dos de las que se tenga conocimiento en Suramérica: una en Uruguay y la otra en Brasil.
Esta Mikvah es considerada única en su tipo: es la primera excavada hasta el momento en Venezuela, y es una de las pocas encontradas en el continente americano en el siglo XIX, según señalaron los responsables del hallazgo, entre ellos el antropólogo Carlos Alberto Martín, de la Escuela de Antropología de la Universidad Central de Venezuela (UCV). De hecho, hay sólo otras dos de las que se tenga conocimiento en Suramérica: una en Uruguay y la otra en Brasil.

Durante un proceso de restauración y mantenimiento de la estructura, el equipo de arqueólogos, conservadores y restauradores se toparon con una inusual construcción relativamente reciente: una especie de pileta con tres escalones, como un depósito o silo para alimentos o agua. Pero a sabiendas de que se trata de la edificación que albergó la primera sinagoga en Venezuela, el equipo pidió apoyo a la Asociación Israelí de Venezuela, que aclaró que la estructura era una mikvah: un baño ritual usado por los judíos, especialmente por las mujeres, para purificarse.

Durante un proceso de restauración y mantenimiento de la estructura, el equipo de arqueólogos, conservadores y restauradores se toparon con una inusual construcción relativamente reciente: una especie de pileta con tres escalones, como un depósito o silo para alimentos o agua.
Durante un proceso de restauración y mantenimiento de la estructura, el equipo de arqueólogos, conservadores y restauradores se toparon con una inusual construcción relativamente reciente: una especie de pileta con tres escalones, como un depósito o silo para alimentos o agua.

La ciudad de Coro fue la segunda ciudad fundada en Venezuela, en 1527, y fue uno de los puntos de partida de las diferentes expediciones con las que se completó la conquista del territorio. Fue también capital de Venezuela, y en ella funcionó la primera diócesis establecida en América del Sur.

En 1993 la ciudad fue declarada Patrimonio Histórico mundial, pero desde 2005 está en la lista de sitios históricos en peligro.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.