Aleteia

2015, un año de suma violencia para los defensores de la tierra

Comparte

Brasil, Colombia y Perú fueron los más peligrosos para estas personas en América Latina

“Nos amenazan, nos vilipendian y asesinan por enfrentarnos a las empresas mineras que operan en nuestra tierra y a los paramilitares que las protegen (…) Mi padre, mi abuelo y mi maestro fueron solo tres de un número incontable de víctimas. Conocemos a los asesinos, campan a sus anchas por nuestra comunidad. Estamos muriendo y nuestro Gobierno no hace nada para ayudarnos”, expresó la activista filipina Michelle Campos.

El padre y el abuelo de Michelle fueron asesinados mientras defendían su tierra natal frente a la minería, debido a que habitaban la región de Mindanao, una zona rica en recursos naturales.

Este testimonio fue recogido en el informe En Terreno Peligroso de la ONG británica Global Witness y que sostiene de forma contundente que 2015 fue el peor año de la historia en lo que respecta a los defensores de la tierra y del medioambiente. Precisamente, el lugar donde fueron asesinados los familiares de Michelle es considerado uno de los más peligrosos del mundo para los defensores de la tierra y el medioambiente. Solo allí mataron a 25 personas en 2015.

Pero este informe también documenta 185 muertes por estas causas en todo el mundo, una cifra que representa una de las más altas registradas.

“El medio ambiente empieza a convertirse en un nuevo campo de batalla para los derechos humanos. Con la continua demanda de productos como minerales, madera y aceite de palma, gobiernos, empresas y bandas de delincuentes están apropiándose de tierra haciendo caso omiso de la gente que en ella vive”, expresa el informe.

¿En América Latina?

Según el informe, los países de América Latina más peligrosos para los defensores de la tierra fueron Brasil  con 50 muertes, seguido de Colombia (26 muertes), Perú (12) y Nicaragua (12).  Más atrás en la lista también aparecen países como Guatemala (10) y Honduras (8).

Precisamente, en cuanto a este último, uno de los casos más emblemáticos en los últimos tiempos de asesinatos a defensores del medio ambiente se dio en ese país con la muerte en marzo de este año de la activista Berta Cáceres, una reconocida dirigente indígena hondureña defensora del medio ambiente.

Cáceres se encontraba en su casa ubicada en la localidad hondureña La Esperanza cuando un grupo de desconocidos entraron a su casa, le dispararon y la mataron.

En 2015, esta activista había sido reconocida con el Premio Goldman por su lucha en la defensa del medioambiente.  Su principal lucha estuvo marcada por la oposición a la construcción de proyectos de empresas multinacionales que consideraba atentaban contra los recursos naturales, por ejemplo, algunos emprendimientos hidroeléctricos en el occidente de su país.

Por otro lado, prosigue el informe, un dato significativo es que 67 defensores de la tierra y el medio ambiente asesinados en 2015 en todo el mundo pertenecían a comunidades indígenas.

Entre las principales causas se encontraban la minería, la agroindustria y los proyectos hidroeléctricos, justamente en este último caso la gran lucha de Cáceres.

Un ataque contra los indígenas

El pasado 14 de junio el integrante de la comunidad indígena Kaiowá, de Mato Grosso (Brasil), Cloudione Souza, fue asesinado presumiblemente por un grupo de pistoleros y hacendados mientras su comunidad luchaba por sus tierras, expresó Matias Benno, misionero del Consejo Indigenista Misionero-Regional Mato Grosso do Sul, reproduce el portal Manos Unidas.

Durante el tiroteo hubo otras personas heridas, entre los que se encontraba un niño.

Una vez más a raíz de este caso surgieron voces denunciando una persecución a los indígenas en esa parte de Brasil, que lo que buscan es defender sus tierras. “La mayor parte de la tierra fue ocupada en los años 60 y 70. Los agroganaderos llegaron y nos echaron. La tierra es de buena calidad, con ríos y bosque. Ahora es muy valiosa”, señaló luego de este  asesinato el indígena guaraní Tonico Benites, quien agregó: “Un lento genocidio está aconteciendo”.

La Amazonia Brasileña

Esta región del mundo ha vivido un año sin precedentes en cuanto a violencia con 50 asesinatos. El informe de Global Witness cuenta la historia de Isídio Antonio, una de las últimas víctimas en el lugar. Este hombre sufrió varios atentados y recibió amenazas de muerte por la defensa de la tierra de su comunidad contra un grupo de terratenientes que querían explotar madera valiosa.  A pesar de las constantes amenazas y pedidos de protección a las autoridades, nada fue escuchado y el desenlace fue la muerte de este hombre.

Incluso, el informe afirma de forma tajante que en muchos casos existe connivencia entre el Estado y los intereses corporativos, algo que termina encubriendo a muchos de los responsables de los asesinatos.

La intervención urgente

Por último, el informe destaca la necesidad de la acción inmediata para proteger a los defensores de la tierra y el medioambiente.

“Proteger a los defensores de la tierra y el medio ambiente es vital, no solo por una cuestión de justicia y derechos humanos fundamentales, sino por nuestra supervivencia colectiva. Ellos son los guardianes de los recursos naturales de nuestro planeta en un contexto de cambio climático vertiginoso y una miríada de problemas ambientales que amenazan a la humanidad”, expresa.

Entre las propuestas de intervención que sugiere esta ONG se destacan aumentar las medidas de protección para con los defensores de la tierra y el medioambiente que están en peligro de sufrir violencia. También se pide investigar los delitos, que no queden impunes.

Por otro lado, se exige que se defienda el derecho de los activistas a negarse a la realización de proyectos en su tierra y que se garantice que las empresas que llevarán los emprendimientos cuenten con el consentimiento de las comunidades.

Por último, se solicita que se solucionen las causas subyacentes de la violencia contra los defensores, reconociendo los derechos de las comunidades sobre la tierra, combatiendo la corrupción y las actividades ilegales que afligen a los sectores de los recursos naturales.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.