Aleteia

España: Indignación ante un cartel blasfemo y el ataque a una capilla

Comparte

¿Cómo responder a los ataques a la libertad religiosa? Hacer que los grupos agresores se vuelvan irrelevantes

Los católicos españoles se encuentran indignados por dos ataques a la libertad religiosa ocurridos en estos últimos días. El arzobispado de Madrid ha tenido que salir en defensa de la libertad religiosa tras el asalto de la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid. Un ataque en el que se han realizado diversas pintadas defendiendo el aborto libre.

“No podemos permitir estos ataques que quiebran nuestra convivencia. Ni que la universidad, que es lugar por excelencia de búsqueda de la verdad y de encuentro con la sabiduría, deje de defender la libertad; cuya expresión más auténtica y grande se da y manifiesta en la libertad religiosa, como se reconoce en los Derechos Humanos y defiende la Iglesia”, expresa el arzobispado.

El arzobispado condena los hechos, piden que no se vuelvan a repetir y hace un llamamiento a las autoridades y medios de comunicación. Un llamamiento que podría ser paradigma de estos acontecimientos: “Debemos lograr que los grupos que los protagonizan se vuelvan irrelevantes, defendiendo la libertad que ellos quieren eliminar”.

Cartel blasfemo con dos vírgenes besándose

Los obispos españoles también han mostrado hoy su condena por “la profanación blasfema de las imágenes de Ntra. Sra. de los Desamparados y la Virgen de Montserrat contenida en propaganda difundida por Internet y que hiere los sentimientos religiosos arraigados en el pueblo cristiano de la Comunidad Valenciana, de Cataluña y del resto de España”.

La imagen a la que se refieren esta realizada por Endavant, un colectivo minoritario que invita a los actos de la fiesta del Orgullo Gay la semana que viene en Valencia. En la imagen se muestra a dos de las advocaciones más queridas en España: “la Moreneta” (Cataluña) y la Virgen de los Desamparados (Comunidad Valenciana) besándose y con el lema: “Contra la Sagrada opresión..estima como quieras”. No se trata de un cartel oficial de la fiesta del Orgullo Gay e incluso la Asociación Gay Valencia LGTB se ha desmarcado de toda vinculación con el cartel.

Nada más conocer la imagen, que estaba siendo propaganda de lugares minoritarios en Internet centrados en el independentismo y la izquierda radical, el arzobispo, el Cardenal Cañizares leía un comunicado durante la misa de 12 en el que animaba a realizar un acto de desagravio. El acto tendrá lugar este jueves, a las 19,30 horas, en la Plaza de la Virgen y consistirá en el rezo del Rosario, seguido de una misa en la Catedral de Valencia en honor a la Virgen María.

En el comunicado muestran que con este acto quieren manifestar “su protesta por esta grave expresión de intolerancia y carencia de respeto ante las creencias religiosas de miles de valencianos”.

No es el primer cartel, ni el primer intento de mofa hacia lo cristiano en España. España tiene una sociedad eminentemente cristiana y algunos colectivos intentan darse a conocer con representaciones de este tipo. Exposiciones blasfemas, asaltos a capillas o comentarios sobre la pedofilia en la Iglesia intentan provocar a los cristianos intentando alentar el odio y la división o simplemente intentando llamar la atención y darse a conocer.

Esta vez, el colectivo Endavant (colectivo minoritario del cual nadie sigue sus soflamas) ha conseguido que la indignación cale en la mayoría de la sociedad española. La Virgen de Montserrat es una advocación muy querida en Cataluña, con un arraigo importante en cristianos y no cristianos, en creyentes y no creyentes. Lo mismo ocurre con la Virgen de los Desamparados en la Comunidad Valenciana. El ridiculizar a la Madre, unido con reivindicaciones de independentismo catalán (dos regiones muy sensibles a este tema) y con el colectivo gay de por medio ha hecho que la imagen haya propiciado una especial indignación.

Campañas de recogidas de firmas, comentarios en Redes Sociales y comunicados del arzobispado de Valencia y la Conferencia Episcopal demuestran como esta imagen ha herido especialmente la sensibilidad de los católicos en España. Si Endavant quería darse a conocer, herir a la sociedad y fomentar el odio y el rencor, sin ninguna duda lo ha conseguido.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.