Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 17 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

Summer Camp: Juego de (no tan) niños

Tonio L. Alarcón - publicado el 13/06/16

El guionista y productor Alberto Marini debuta en la dirección con un acercamiento juguetón y muy atrevido al género terrorífico

Ha sido, precisamente, la abundancia de certámenes especializados en terror y fantástico en España lo que ha hecho más evidente hasta qué punto el género nacional ha ido reduciendo su presencia en los últimos años. Sigue habiendo, por supuesto, francotiradores, así como sorpresas maravillosas para el aficionado –sólo así puede calificarse la buena acogida a un producto tan atípico como El Ministerio del Tiempo–, pero la realidad es que la presencia en las carteleras de fantaterror español es, a día de hoy, meramente testimonial, muchas veces anecdótica.

Salvo ciertos autores que siguen conservando cierto tirón mediático –pienso, sobre todo, en nombres como Álex de la Iglesia, Jaume Balagueró, Alejandro Amenábar o J.A. Bayona–, en general al público español ha dejado de interesarle su visión propia del género.

La cuestión es ¿había realmente una visión propia del terror en España? Me permito ponerlo en duda. Cierto es que había un amplio ramillete de autores con un acercamiento personal al género –además de un grupo de técnicos lo bastante buenos como para darle a las películas un acabado industrial mucho mejor que el de generaciones anteriores–, pero la realidad es que, salvo influencias puntuales, no existía una noción cohesionada del fantástico.

Se podía hablar, en todo caso, de un amplio muestrario de miradas que, si bien compartían frescura y cierto descaro, en cambio no tenían tantas características comunes como, por hablar de movimientos recientes, el cine extremo francés, el splat pack o el mumblegore.

El rasgo común más extendido responde, en realidad, a una cuestión puramente generacional, compartida con autores de otros países: la influencia del cine de terror estadounidense de los 70 y los 80, que, merced a la globalización cultural, resulta más definitoria que anteriores acercamientos autóctonos al género.

Desde esa perspectiva, Summer Camp surge como una auténtica anomalía. No solamente porque su director, Alberto Marini, se haya lanzado a rodar su ópera prima en un momento en el que el público le ha dado la espalda al terror español, sino sobre todo porque –mano a mano con su coguionista, Danielle Schleif– ha construido un relato que constantemente reniega de los referentes de los que en teoría parte, retorciéndolos, jugueteando con ellos, para ofrecer una ficción que, como sus propios protagonistas, muta una y otra vez.

Si en su (perverso) guión para Mientras duermes, Marini buscaba incomodar al espectador, colocarlo constantemente en una posición moral, como mínimo, inquietante, aquí busca que el aficionado al terror se adelante a los acontecimientos, que intente prever su desarrollo, para así pillarle desprevenido con sus constantes giros de la trama.

El hecho de que sus cuatro protagonistas, Will (Diego Boneta), Christy (Jocelin Donahue), Michelle (Mairara Walsh) y Antonio (Andrés Velencoso), no pasen del mero esbozo dramático –algo que, por desgracia, ninguno de los actores demuestra ser capaz de compensar a través de su interpretación– responde, en ese sentido, a su naturaleza de piezas del mecanismo narrativo global: lo que Marini le ofrece al espectador que acepta sus reglas –o más bien, la ausencia de ellas– es una juguetona exploración del género que desnuda sus mecanismos internos, los deja al aire, para subrayar la artificialidad de las sendas marcadas por obras previas.

Y lo que todavía es más importante: impide al espectador empatizar con ninguno de los personajes –todos ellos insufribles, y capaces, además, de auténticas barbaridades incluso cuando no están transformados en monstruos rabiosos–, obligándole a dejarse llevar, simplemente, por la acción y la inercia argumental.

Se agradece, desde luego, una incursión tan honesta en el género como la que supone Summer Camp. Pero todavía se agradece más frente a un panorama tan oscuro como el del fantástico español, que no ha sabido –o no ha querido– crear un tejido industrial lo suficientemente fuerte como para, al ver acercarse la inevitable crisis, intentar reinventarse, buscar una mirada fresca para no perder el interés del público. Y para eso habrían hecho falta más actitudes provocadoras, rompedoras, como la de Marini, y no tantas imitaciones y/o derivaciones de El orfanato.

Tags:
cinecon criterio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
2
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
6
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.