Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 20 enero |
San Sebastián
home iconEstilo de vida
line break icon

Mamá: no te culpes por sentirte agotada

Psiconlinews - publicado el 24/05/16

10 reflexiones para que entiendas que no estás haciendo nada malo - basta saber cómo llevarlo

Yo me sentía así, cansada y estresada de tanto cuidar de mis hijas. Quería ser la mejor madre del mundo, creía que me podía dedicar a mí misma, a mi trabajo y a mis hijas sin cansarme, como resultado me volví extremamente cansada y estresada. Empecé a preguntarme si estaba siendo una mala madre. Y descubrí que las cosas no son así. Aquí te doy algunos de los motivos por los que no debes echarte la culpa por sentirte así:

1. La maternidad es algo difícil

Este es el trabajo más difícil que hayas tenido. Es el paraíso y el infierno al mismo tempo. Hay que hacer muchas cosas, no tienes ningún control sobre tu agenda, no existen vacaciones, pueden tener lugar varias crisis emocionales, y, sobre todo, muchas noches de insomnio.

2. No siempre estamos preparadas

Es como si tuvieses un empleo en el que no tienes experiencia previa alguna, y tienes que hacerlo todo bien todos los días, pues la vida y el bienestar de alguien dependen de ti.

3. No tienes que hacerlo todo sola

Hoy en día criamos a nuestros niños como queremos, pero en las antiguas sociedades tradicionales, como en algunas aldeas, toda la comunidad se implicaba en el proceso. A veces me sentía totalmente cansada, era orgullosa y no quería dar mi brazo a torcer, pero hoy veo que es mejor pedir ayuda cuando me siento muy cansada.

4. Siempre nos colocamos en último lugar

¿Cuidar de una misma? ¿Qué es eso? Yo no he dejado de lado mis necesidades, estas sencillamente han desaparecido de mi conciencia. Es como si yo estuviera siguiendo una receta perfecta para agobiarme. Recuerda que para conseguir cuidar de tus hijos, antes de nada, tienes que cuidar primero de ti misma.

5. Tenemos una tendencia al negativismo

Como psicóloga, ya lo sabía, pero me di cuenta durante mi maternidad. En la época de los hombres de las cavernas, estábamos todo el tiempo preocupados con los animales salvajes que podrían atacarnos y vivíamos con esa preocupación. Hoy en día, en la sociedad moderna, estamos seguros, pero nuestro cerebro aún amplía los problemas más fácilmente de lo que son en sí. De esa forma perdemos las cosas buenas de la vida, como la sonrisa de nuestro bebé, la sensación buena de sentir el sol en nuestra piel, etc. Tenemos que aprender a mirar esos momentos felices para que la balanza se equilibre.

6. Nos criticamos demasiado

Yo ponía muchas expectativas en mi misma y me quedaba frustrada cuando no lograba mis metas. Era muy dura conmigo misma, y cuando era una buena chica, mi Capitán de Guerra interior ordenaba que siguiera así. Tomar una pausa para mi misma es una cosa que he comenzado hace poco y que me ha ayudado mucho.

7. No paramos un minuto

Es bueno preocuparse por nuestros hijos, pero cuando ese cuidado es excesivo, acaba perjudicando tanto a los niños como a nosotras mismas. Cuidamos tanto de ellos que nos olvidamos de nosotras mismas. Si despegamos un poco esa preocupación de ellos y la dirigimos a nosotras mismas, nos sentiremos amadas, revitalizadas y podremos cuidar mejor de nuestros hijos.

8. A veces perdemos un poco de lo que somos

La maternidad consumió mi vida. Paré voluntariamente de trabajar y abracé la maternidad de todo corazón. Pero acabé sintiéndome perdida profesional, financiera y conyugalmente. Sentía que ya no tenía más valor para la sociedad, porque sólo contribuía para mi familia. Me llevó cierto tiempo recuperar el sentido de quien era yo. Sé que a veces parece imposible hacer cualquier otra cosa además de la maternidad, pero es importante continuar haciendo las cosas que te gustan y buscar tiempo para ti y para tu pareja.

9. Estamos casi siempre agotadas

A lo largo del tiempo, las madres se vuelven física, emocional y mentalmente agotadas: la fuerza y la vitalidad se desvanecen. El psicólogo Rick Hanson acuñó la expresión “síndrome de la madre agotada”, enfatiza que es extremamente importante que recuperemos las fuerzas para que podamos administrar bien nuestro papel como madre.

10. El cansancio nos sume en una espiral de negatividad

La maternidad, en la mayoría de los casos, trae una inevitable sensación de cansancio y un empeoramiento de la salud física. Pero siempre hay un lado positivo, y somos nosotras las responsables del primer paso, que servirá tanto para nuestro bien, como para el bien de nuestros niños. Ellos necesitan de padres afectuosos y cuidadosos, así que es bueno que cuidemos de nosotras mismas, para poder cuidar mejor de ellos.

Tenemos que alejarse de las prisas del día a día y de la presión de hacerlo todo en seguida, pues al final, ¿qué es más importante, tu bienestar, o tu lista de tareas? Esa es una decisión que tenemos de tomar diariamente. Cuando percibí que estaba esforzándose demasiado, que estaba demasiado exhausta y que eso no me hacía bien ni a mi ni a mis niños, busqué ayuda, y poco a poco la alegría fue volviendo. Hoy ya no me siento tan afectada por toda esa presión de la maternidad.

(Fuente: PsychCentral, traducido y adaptado por Psiconlinews/Raquel Lopes)

Tags:
maternidadmujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
WOMAN PRAYING
Felipe Aquino
La increíble fuerza de la oración de una madre por un hijo
2
ALFONSO MAYORGA;
Macky Arenas
Una familia de hermanos, a punto de un record Guinness: suman 1.2...
3
BLESSED CHILD
Philip Kosloski
Pide la protección de Dios sobre tus hijos con esta oración de la...
4
Jesus Colina
Histórico: Descubierto un impactante Cristo de El Greco
5
Carmen Neira
Los últimos días de Robin Williams, el cómico cuya vida era una t...
6
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
7
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.