¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Ministerio Internacional Encuentro con Jesús: ¿Una nueva secta en Uruguay?

Comparte

Relacionada con la teología de la prosperidad, centrada en el negocio con Dios

En el ámbito de las iglesias de corte neopentecostal, han florecido nuevos grupos en América Latina y Estados Unidos, muchos de ellos de carácter sectario y muy cuestionados por las mismas iglesias evangélicas, porque utilizan técnicas de manipulación psicológica y predican una visión de la fe cristiana centrada en el negocio con Dios, llamadas “teologías de la prosperidad”[1]. Hacen creer a sus fieles que “si no siembran, no cosecharán”, si no ofrendan todo a Dios, él no los bendecirá.

Estos líderes se enriquecen y viven a expensas de la explotación psicológica y económica de sus fieles, que suelen ser personas que les tienen gran devoción y sienten que expresan su amor incondicional a Dios a través de la obediencia ciega a sus líderes. Algunas de sus enseñanzas llevan a los fieles a donar con alegría y generosidad hasta lo que no pueden, hipotecando sus vidas y terminando en una situación de dependencia cada vez mayor.

Al mismo tiempo, muchos de estos grupos han sido influenciados por un movimiento denominado G12, que trajo grandes problemas al mundo evangélico, por el autoritarismo y la manipulación ejercida sobre los fieles. Según analistas de las teologías de la prosperidad, uno de los principales representantes de esta línea es el pastor, autoproclamado “Apóstol”, Guillermo Maldonado, modelo de un liderazgo muy cuestionado por sus métodos. Líderes como él, ostentan las “bendiciones” de Dios en su poder económico y mediático, enseñando que la gente es pobre porque no tiene fe o porque ha sido maldecida.

Con el tiempo comenzaron a manipular a sus fieles haciéndoles creer que los pastores pueden “declarar bendición o maldición” sobre los miembros de la comunidad. El pensamiento mágico de la feligresía les lleva a temer cualquier tipo de maldición o a perder la bendición de Dios que solo el pastor les puede dar. Así, la obediencia se ve reforzada por miedo a las desgracias que puedan caer a quien no está “sujeto a autoridad”. Esto les lleva hasta las más ridículas prácticas de obediencia, que llevan a un escandaloso abuso espiritual y psicológico.

Enseñan abiertamente que quien desobedece o se rebela a la autoridad puesta por Dios, atrae para sí la maldición[2]. “Es Dios quien establece la cadena de mando…” “Y los que desobedecen a sus pastores, resisten a Dios y acarrean maldición sobre ellos”. Afirma que cuando alguien da su ofrenda y su diezmo, automáticamente activa la bendición de Dios[3], así como enseña que el pecado de Adán y Eva fue no diezmar[4], y cosas por el estilo.

Al pastor se le dice “Papá”.

En el año 2010 surgió en Uruguay una nueva agrupación, de no más de quince miembros, liderados por un novel pastor, que lidera el “Ministerio Internacional Encuentro con Jesús”. Afirman ser la filial uruguaya del “Ministerio Internacional el Rey Jesús”, de Guillermo Maldonado, con las mismas fórmulas doctrinales de la prosperidad.

A la sede de “Encuentro con Jesús”, en el centro de Montevideo, concurren todos los días de la semana, la mayor parte del día, los actualmente 12 o 15 miembros. Allí realizan todo tipo de tareas, quedándoles muy poco tiempo -o nada- para las “actividades mundanas”, es decir, para la familia, amigos, vida social, etc. Todo pasa indefectiblemente por la Iglesia y sobre todo por su Pastor, a quien deben llamar “Papá” y a su esposa la llaman “Mamá”.

El Ministerio Encuentro con Jesús funciona reclutando a través de lo que llaman “Casas de Paz”. Los miembros de la Iglesia visitan a una familia y en esa casa se congregan vecinos, allí reciben un primer adoctrinamiento, son invitados a concurrir a los cultos que se realizan los sábados y además se recoge una ofrenda. Hay que orar “para que Dios mande personas con dinero a la Iglesia” y no se hace el reclutamiento en cualquier barrio o zona de Montevideo.

El Pastor tiene una persona de la comunidad que le paga el costo de su celular, otra que le paga la ropa, otra que se hace cargo de los costos de su comida, etc. Incluso narran los testigos de cómo en pocos días los miembros de la Iglesia aportaron el dinero suficiente para regalarle a la Pastora o “Mamá”, como se hace llamar, un auto 0 km, entre otras cosas.

El pastor enseña que si “mamá” necesita un tratamiento de peluquería, alguien tiene que poner la “honra”, lo que significa poner el dinero necesario, haciendo creer a los fieles que así agradan a Dios. Recientemente la pastora fue sometida a una cirugía bariátrica en Chile, que fue sostenida por la “honra” de miembros de la comunidad.

Con un fuerte carácter y un marcado autoritarismo, el pastor (“papá”) conduce su nuevo Ministerio. Sus prédicas suelen durar horas, donde siempre el dinero ocupa un lugar central. Entrar en la “visión” de la Iglesia termina siendo entrar en lo que al pastor se le ocurre. Hace pocos meses compró un campo en la zona de Sauce, “el Arca”, a dónde tiene planeado irse a vivir con sus adeptos. Ese campo costó mucho dinero que presumiblemente salió de los ingresos de los miembros, pero también les cuesta muchas horas de “trabajo” a los fieles cada fin de semana, porque deben obedecer la “visión” que Dios les da a través de su pastor. Y si te sales de la “visión”, quedas fuera de la bendición y acarreas maldición para ti y tu familia.

Si el pastor en lugar de bendecir, te maldice, tu vida estará arruinada. Por lo cual el miedo a la maldición y por lo tanto a la desobediencia, paraliza a las víctimas de estos procesos de manipulación psicológica. La exigencia del pastor hacia sus adeptos es tal que se han generado rupturas familiares y descompensaciones psiquiátricas graves.

Cuando algún adepto manifiesta algún reparo o crítica ante lo que se enseña, se le exhorta a no pensar, a no cuestionar la “visión”. Si no se acepta la “visión” que Dios ha mostrado, hay que retirarse de la comunidad, con la consiguiente denigración y demonización del ex adepto. El pastor por tener la autoridad dada por Dios puede decidir todos los aspectos de la vida, hasta los más íntimos.

Con ciclos de largos ayunos, actividades absorbentes y largas prédicas, las personas dentro de la iglesia entran en un espiral del cual es difícil salir. Los que lo logran, dejan fortunas dentro. Al empezar el año se deben ofrendar “las primicias”, es decir, el primer sueldo del año, en su totalidad. Este dinero es para la Iglesia y se entrega en un sobre con nombre y apellido. Además, en cada culto “se levanta una ofrenda”. En una oportunidad, un Pastor invitado, René Arredondo, convocó a que 10 miembros ofrendaran mil dólares cada uno[5], con la promesa de prosperidad respectiva. Finalmente se debe ofrendar el diezmo y a todo esto se le suman las “honras” pedidas por “papá” y “mamá”.

De gurú New Age a pastor de la prosperidad

Hace pocos años el pastor era un predicador de la Metafísica New Age, y también fue discípulo del gurú venezolano “Swami Sananda” (Ángel Ricón) quién afirma curar enfermedades con el toque de su “energía”. Luego aparece como psicólogo y discípulo del “Apóstol” Guillermo Maldonado. Una historia que se repite con diferentes doctrinas, pero el mismo estilo de corte sectario, tiene preocupados a varios familiares de los adeptos que allí concurren.

El fundador afirma ser psicólogo, egresado de la “Universidad de Miami, especializado en adicciones” y cobra bastante caro a sus fieles por una atención “psicológica” mezclada con dirección espiritual. Aunque algunos ex adeptos que lo han investigado afirman que su título no aparece registrado en el M.S.P.

En su web afirman que la iglesia nació de un grupo de pacientes del “psicólogo”, que luego se transformaron en la comunidad de fe. Cuando los fieles son manipulados es muy complejo hacerles ver el daño que se les ha ocasionado, ya que ellos se suelen sentir agradecidos por las “bendiciones” que han recibido de Dios a través de su pastor, pero son incapaces de ver cuánto les han explotado.

 

[1] https://es.aleteia.org/2015/08/13/teologia-de-la-prosperidad-el-evangelio-de-la-avaricia/

[2] https://www.youtube.com/watch?v=4DCs0CRIV84

[3] https://www.youtube.com/watch?v=JSGMH-hHU5A

[4] https://www.youtube.com/watch?v=Vul7J9bmUdg

[5] https://www.youtube.com/watch?v=UzBc3O-KJcU

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.