Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 20 octubre |
San Cornelio, el centurión
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: Vivamos en armonía, no “en tranquilidad”

Radio Vaticano - publicado el 05/04/16

En Santa Marta destaca los 2 signos de la verdadera armonía en una comunidad: nadie sufre necesidad y son valientes

No es posible confundir la armonía que reina en una comunidad cristiana, fruto del Espíritu Santo, con la “tranquilidad” negociada que a veces cubre, de un modo hipócrita, las diferencias y los enfrentamientos internos.

Lo afirmó el papa Francisco en la homilía de la misa celebrada este martes en la Casa Santa Marta del Vaticano. Una comunidad unida en Cristo, dijo el Papa, es también una comunidad valiente.

Un corazón solo, una sola alma, ningún pobre, bienes distribuidos según las necesidades. Hay una palabra que puede resumir los sentimientos y el estilo de vida de la primera comunidad cristiana, según el retrato que de ella hace los Hechos de los Apóstoles: armonía.

La armonía y su enemigo

Una palabra sobre la que es necesario entenderse, afirmó el papa al principio de la homilía, porque no se trata de una simple concordia sino de un don del cielo para quien, como experimentan los cristianos de la primera hora, han renacido del Espíritu.

“No podemos hacer pactos, acordar una cierta paz… sino que la armonía es una gracia interior que solo puede darla el Espíritu Santo».

«Y estas comunidades, vivían en armonía», afirmó en referencia a los primeros cristianos de los que habla la primera lectura de la misa de hoy.

«Los signos de la armonía son dos: nadie sufre necesidad, es decir todo se pone en común. ¿En qué sentido? Tenían un solo corazón, una sola alma y nadie consideraba como suyo lo que le pertenecía, sino que todo se ponía en común. Ninguno entre ellos sufría necesidad», explicó.

«La verdadera armonía del Espíritu Santo está muy relacionada con el dinero: el dinero es el enemigo de la armonía, el dinero es egoísta. Y por esto, el signo es que todos daban lo suyo para que nadie sufriera necesidad”.

“Tranquilidad”, velo frágil

El Papa se detuvo sobre este aspecto y repitió el ejemplo virtuoso ofrecido en los Hechos de los Apóstoles, el de Bernabé, que vende su campo y les da a los Apóstoles el fruto obtenido.

En los versículos sucesivos, que no entran en esta lectura, hablan también de un episodio opuesto a este, que Francisco citó: el de Ananías y Safira, una pareja que finge dar todo lo que gana de la venta de un campo, pero que en realidad se guardan una parte, elección que tendrá para ellos un precio muy amargo, la muerte.

Dios y el dinero son dos señores a los que no se puede servir simultáneamente, repitió Francisco, que en seguida aclaró también un error que podría surgir del concepto de “armonía”. No se confunda, afirma, con la “tranquilidad”:

“Una comunidad puede ser muy tranquila, ir bien: las cosas van bien… Pero que no tenga armonía. Una vez escuché decir a un obispo una cosa muy sabia: ‘En la diócesis hay tranquilidad. Pero si hablas de este problema… o de aquel otro… enseguida estalla la guerra’. Una armonía negociada, sería esta, y no es del Espíritu Santo. Es una armonía hipócrita, como la de Ananías y Safira con lo que hicieron”.

El Espíritu y la valentía

Francisco concluyó invitando a volver a leer los Hechos de los Apóstoles sobre los primeros cristianos y su vida en común. “Nos hará bien”, dijo, para entender cómo testificar la novedad en todos los ambientes en los que vivimos.

Y ello sabiendo, añadió, que como para la armonía, también en el compromiso del anuncio se necesita el signo de otro don: “Que la armonía del Espíritu Santo nos dé esta generosidad de no tener nada como propio mientras quede un necesitado».

«La armonía del Espíritu Santo nos da un segundo comportamiento: ‘Con gran fuerza, los apóstoles daban testimonio de la Resurrección del Señor Jesús, y todos disfrutaban de un gran regalo’, la valentía», dijo.

Y concluyó: «Cuando hay armonía en la Iglesia, en la comunidad, aparece la valentía, la valentía de dar testimonio del Señor Resucitado”.

Tags:
almahomiliapapa franciscopazsanta marta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.