¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Que diferencia hay entre tener éxito y dar fruto?

kris krüg-CC
Comparte

En la vida espiritual, en el combate espiritual es conveniente distinguir éxitos de frutos

La palabra “éxito” viene del latín “exitus” que significa “salida”. Alguna vez puede haber visto a la salida de un cinema o un teatro la palabra inglesa “exit”, que significa lo mismo, salir. En latín significa que algo ha terminado, que se ha llegado al final de algo. Al emplearse esa palabra en castellano se la entiende como un buen resultado con respecto a algo: por ejemplo, dio un examen con éxito, es decir, salió aprobado. O también se habla de un empresario exitoso: le fue bien en sus negocios y tuvo el resultado esperado o uno mejor aún de lo esperado.

¿Podemos hablar en la vida espiritual de éxitos? Por ejemplo, ¿soy exitoso si venzo un defecto o si dejo de cometer un pecado? En un sentido sí podríamos utilizar ese término. Pero hay un acento en la palabra “éxito” que conviene revisar: verlo sólo como el resultado de mi esfuerzo, de mi inteligencia, de mi habilidad para lograr algo. Éxito está acompañado de fuerza de voluntad, capacidad de emprendimiento, no rendirse ante los obstáculos, ser constante. Todas estas actitudes buenas y santas, pero considero que no llegan a expresar lo que el cristiano tiene como misión y tarea en su vida y combate espiritual.

Veamos la palabra fruto: todos sabemos lo que el fruto es. Viene del latín “fructus”, que a su vez deriva de “frui” (que es gozar de algo, disfrutar, saborear incluso). Es lo que se ha producido después de nuestro esfuerzo, pero que no sólo ha intervenido la propia voluntad, sino también otros factores en los que uno no puede interponerse. El fruto de un árbol, por ejemplo, no sólo ha dependido de que yo como agricultor lo cuide, sino también de que los factores climáticos, los pájaros o insectos no lo hayan comido y muchos elementos más. El fruto es también un resultado, pero sabiendo que no sólo ha sido por mi habilidad, capacidad o voluntad, sino también porque otros intervinieron.

En mi vida espiritual, en el combate espiritual a veces parece que la ejecución no es “exitosa”. Y seguramente así es. El autor de todo bien es Dios, y Él sabe cuándo otorgarnos las virtudes y dones que necesitamos para nuestra vida y el apostolado. Si creemos que nuestra vida tiene que ser “exitosa” no estamos comprendiendo la relación entre Dios y el hombre. Por otro lado, en una vida aparentemente con poco éxito puedo estar cargado de frutos. Tal vez no fui todo lo bueno que quería en la función que me tocó desempeñar, en la responsabilidad que tuve en la vida, en el compromiso que adquirí. Pero no por eso mi vida termina ahí. Al contrario: debo ser lo suficientemente sagaz como para descubrir cuáles son los frutos con los que Dios ha querido mostrarme su amor en esos momentos de aparente fracaso, desilusión, pecado o fragilidad.

Los frutos en la vida espiritual se entienden desde la perspectiva de Dios. Y el primer fruto que se nos otorga es la vida. El segundo, como gran bendición, la vida cristiana. Y a partir de ahí todos aquellos que penden del árbol de nuestra vida y que debemos aprender a descubrir con los ojos de la fe. En una espiritualidad de la vida cotidiana los frutos son numerosos y están al alcance de la mano. Lo que debemos educar es la visión de fe que en cada momento y circunstancia nos permita descubrir los frutos de gracia en los demás y en nuestra propia vida.

Recordemos, como se dijo arriba, que fruto está asociado a “disfrute”. El cristiano que aprende a ver los frutos en su vida disfruta de ellos. Y, en consecuencia, se llena de alegría al ver la obra de Dios en su vida. Al percibir eso tenemos algo de esa experiencia de Dios al crear todo y ver “que era muy bueno” y por eso “descansó”. El gozo que el cristiano experimenta al ver el fruto o los frutos con que Dios lo ha bendecido se asemeja a Dios descansando, viendo lo bueno de la creación y gozando de la misma. Esto no lo hace salir de la realidad sino todo lo contrario: quien ve así la realidad es capaz de enfrentar los peores males, pues sabe que ni su propio pecado es capaz de arrebatar el fruto divino con que el bautismo ha adornado la propia alma y la de los demás cristianos. Quien sabe ver los frutos de Dios sabe ver el pecado y combatirlo con mayor firmeza y realismo que quien, creyendo ser más realista, se queda sólo viendo el pecado o lo malo de la vida.

Rafael Ismodes Cascón

Artículo originalmente publicado por Centro de Estudios Católicos

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.