Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 18 junio |
Santos Marco y Marcelino
home iconEstilo de vida
line break icon

Cada voluntario es una gota en el océano de la Humanidad

Oleada Joven - publicado el 15/03/16

Mi experiencia en Calcuta con las Misioneras de la Caridad

Muchas personas me han preguntado por qué me atrae Calcuta, y es difícil de contestar. Para mi confirmación – vuelvo al pasado milenio – recibí un libro con citas diarias de Madre Teresa [«La alegría del Amor»] Recuerdo haber leído la descripción de una chica de París visitando Calcuta. Madre Teresa se dio cuenta de que sus ojos no sonreían, y envió a la chica a trabajar en Kalighat, donde encontró a Jesús.

Tal vez yo sabía que mis ojos no sonreían tampoco, porque al final de mis estudios, me decidí a ir a Calcuta para ser voluntaria. Con el tiempo, creo que probablemente era muy joven e inocente. Recuerdo mi viaje desde el aeropuerto, preguntándome si esta gente realmente dormía en las calles, y quién era dueño de los perros y de las vacas, etc. Era como aterrizar en otro planeta – mil kilómetros lejos de mi escuela para niñas en la Inglaterra rural.

Sin embargo, yo fui rápidamente seducida con la comunidad de voluntarios, con la calidez y amabilidad de la gente y hermanas. Por primera vez en mi vida sentía que yo era aceptada cómo era, y no por lo que pudiera hacer. Empecé a trabajar en una clínica, y me junté a un grupo de voluntarios que pintaban en el parque Shishu Bhavan. Esto es probablemente un lugar común, pero desde el principio estaba claro que lo que damos se nos devuelve mucho más.

Desde aquella primera visita, hace casi 10 años, volví a Calcuta varias veces, y me he ofrecido como voluntaria a las Misioneras de la Caridad. Al igual que muchos otros voluntarios, me gusta compartir la vida de oración y el apostolado de las hermanas. Empezábamos nuestro día a las 5 de la mañana con el rezo, y terminábamos con la Adoración.

En una ciudad tan caótica y ruidosa como Calcuta, la capilla se convierte en una parte esencial de la jornada de voluntariado. La tumba de Madre Teresa es un lugar muy especial para rezar y encontrar momentos de soledad. La comunidad de los Voluntarios, dirigidos por Sor Mercy-Mary, es muy cercana.

A veces es más fácil llegar a ser insensibles a la pobreza en Calcuta – pues, todo es relativo. Sin embargo, el voluntariado es una experiencia que empuja a la humildad. Kalighat es sobre todo un lugar muy especial. Es un lugar tranquilo, un lugar dónde se encuentran las lágrimas de los moribundos y de los que se buscan, un lugar dónde se ven Oriente y Occidente, donde las fronteras se rompen.

Me sentía humilde en presencia de la señora que me dio las gracias por ayudarle a comer, humilde delante de esta señora que se acurrucó en un rincón de la cama, sollozando, que me dejó sentarme con ella …, humilde delante de la mujer que sufría de quemaduras que le daban un tormento y le hacía la vida diaria una agonía insoportable, pero que levantó las manos en señal de gratitud para el doctor.

Así recordamos que estamos en 2009 y que esta gente muere aún sin nadie ni nada, olvidada por el mundo, rechazada, no deseada, no amada. Una señora que se destaca en mi memoria – tenía unos ojos tristes, nuestras vidas han sido tan diferentes; lenguas, culturas y costumbres diferentes; pero le di comida, y así estábamos unidas de alguna manera ,» juntas» en nuestra humanidad. Lo que importa es la experiencia compartida, y que te des cuenta de que tocar las grietas de otros es dónde nos encontramos con Jesús.

Cada voluntario es una gota en el océano de la humanidad, y es cierto que el mar sería menos sin estas gotas. Es tan fácil mirar los grandes recorridos, ver los millares de personas que sufren, y nos olvidamos que podemos hacer cosas pequeñas con gran amor: la única persona que servimos en un momento dado, es Jesús.

Este fue sin duda evidente cuando, el día de Navidad, servimos comida a miles de personas que esperaban pacientemente en fila en la puerta de Shishu Bhavan. Lo que sigue es un pasaje de un correo electrónico que envié a casa: «Hay frío en el aire ahora mismo, me voy a trabajar a pie, caminando entre personas con el cuerpo envuelto en papel sobre la acera – Me doy cuenta de lo próximo de nosotros que es este primer Nacimiento».

«Cuando miramos a los moribundos en Kalighat , cuando damos mantas cómo esta mañana … es Navidad … no las luces de colores, las guirnaldas y el oropel. Me parece ver la Sagrada Familia en todas las calles de la ciudad – pobres, necesitados y vulnerables, cuyas familias enteras sobreviven en el frío, en un pedazo de acera sucia – un día después de otro, de un año a otro».

«No están ocupados preparando el pavo o empaquetando regalos de última hora o enviando tarjetas de Navidad , o decorando un abeto Estos bebés no saben nada de Santa Claus, no se cuelgan calcetines -cómo en Inglaterra – en la punta de su cama – y sin embargo, tienen algo más que nosotros con todas nuestras cosas no tenemos en esta Navidad».

«Tal vez es trivial, pero Madre Teresa tenía razón : Aquí la gente comparte… se acurrucan juntos bajo la misma cubierta, comparten la poca comida que tienen con sus vecinos No hay lugar en la posada para ellos tampoco… viven en el frío, rechazados por el mundo – y lo hacen con humildad».

«Yo pensé esta mañana, cuando distribuimos mantas y arroz, en las colas universales en los centros comerciales en esta época del año. La gente había esperado tanto tiempo para estos elementos esenciales, y los recibieron con gratitud. Esta es una lección para todos nosotros.” Conocí a tanta gente maravillosa durante mi tiempo como voluntaria, y considero que las Misioneras son una extensión de mi familia.

La gente piensa que es valiente ir a Calcuta como voluntaria -, pero encontramos que está lejos de ser difícil y que estamos acogidos y abrazados por tanto amor. Quiero decir que mi motivación para el voluntariado era altruista, pero LOS necesitaba más de lo que ellos ME necesitaban. La ironía es que es fácil amar a Calcuta, donde la pobreza material es tan grande. Cómo Madre dijo, » Encontrarás Calcuta en cualquier parte del mundo si tienes ojos para ver», y este es el mayor desafío para los voluntarios de «altura», y de hecho para todos nosotros.

Voluntarios para las Misioneras de la Caridad en Calcuta
Verity Worthington, voluntaria.Charity Works

Artículo originalmente publicado por Oleada Joven

Tags:
caridadtestimoniovoluntariado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
6
SERCE JEZUSA W AUSCHWITZ
J.P. Mauro
La celda 21 de Auschwitz todavía tiene grabado un Sagrado Corazón
7
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.