Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 07 marzo |
Santa Rosa de Viterbo
home iconEspiritualidad
line break icon

Cristiano de toda la vida… ¿y no conozco a Dios?

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/03/16

Estoy lejos aunque parezca que estoy cerca...

A veces en mi vida siento que no conozco al Padre. Estoy cerca de Dios o por lo menos aparentemente estoy en el mismo lugar en el que Él está. Los demás me asocian a Él. El santuario, mi vida en torno a María, a las cosas de Dios.

Pero entonces puedo sentir que quiero irme. Tal vez porque en la casa del Padre no me siento comprendido, ni querido, ni valorado en mis méritos. A veces estoy a su lado y Él no puede llegar a mí, porque yo no le dejo. Soy ese hijo mayor que sirve siempre, que no engaña nunca, que no es infiel.

Pienso en esa frase de la Apocalipsis: “Estoy a la puerta y llamo. Si me abres entraré”. Pienso que es Jesús que quiere llegar a mí. Y me llama, no desde fuera de mi puerta, sino desde dentro. Está dentro de mí. En mi alma. Mira lo que siento y lo que pienso. Pero yo estoy fuera de mí mismo. Allí mismo pero volcado en el mundo.

Él me llama desde dentro, para compartir mi vida. Para estar conmigo. Y yo voy de un lado a otro perdido en mil detalles, pendiente de mil cosas. Sé que me espera dentro del alma y yo no sé ir. Me cuesta meterme dentro, tocar mi miedo y mi nostalgia, la soledad del alma, los deseos que no se cumplen, esos sentimientos que me turban.

Y Él quiere estar conmigo. Pero tal vez yo no quiero estar con Él. Tantas veces tengo un muro en el alma. Dudo. No confío.

He crecido al lado de Dios, en su casa, con otros hermanos. Pero lo doy por evidente. No valoro la fe que tengo. No he escogido vivir donde vivo. No soy un converso. No he vuelto a casa, porque nunca me he ido. Pero no he hecho mío ese lugar. Y me quejo cuando otros viven de otra forma.

Sé que Dios no puede forzar mi alma. No puede. Se siente atado ante mi dureza. Estoy lejos aunque parezca que estoy cerca. ¿No es verdad que a veces nos aburrimos en la casa del Padre? Estoy allí pero tengo un muro que me cierra. Veo lo negativo. Me quejo. No me siento querido por mi Padre. No hay fiesta por mi fidelidad.

En la parábola del hijo pródigo, el hijo mayor es como el hijo pequeño antes de irse. Está en casa. Pero lejos en su corazón. Se cree con derecho a opinar. Con derecho a poseerlo todo. Juzga. Y le parece mal que su padre acoja. Que lo ponga a él al mismo nivel que al hijo infiel. Él se siente superior. Se siente perfecto.

Decía el padre José Kentenich: “El amor del Padre es un amor justo. Lo es y debe seguir siéndolo. Pero la nueva imagen de Padre ha de desplazar el acento en la dirección del amor paternal misericordioso. Amor justo. ¿Qué presupone? Mérito y fuerte empeño por obtener méritos. Sigue teniendo su razón de ser. Tenemos que hacer algo. Esforzarnos, trabajar, sacrificarnos hasta el máximo. Pero no darle importancia a lo que hemos realizado. Se trata de desplazar el acento. Aún cuando nos claven en la cruz. No le demos importancia a lo que dice nuestro yo. Tampoco a nuestros pecados. A nuestros tropiezos. No dar importancia a lo que aportamos. Pero todo eso no significa que no debamos hacer nada. Al contrario. Hay que hacerlo todo. Pero una vez realizado, no le demos tanta importancia. Queremos ser pobres hijos del padre. Pobres hijos del rey que viven de su precariedad. Pobres pecadores, pero dignos de misericordia en razón de su amor infinitamente misericordioso. Confiamos heroicamente en ese amor”[1].

Me gusta esta reflexión. Hacerlo todo sin darle importancia. Como si no fuera grande lo que hacemos. Como si el acento no estuviera tanto en lo que yo puedo dar y hacer sino en el amor de Dios.

No darnos más importancia que la que tenemos por el hecho de ser hijos de Dios, siervos inútiles, pobres pecadores. No poner el acento en nuestros méritos. No caer en la vanidad, en el orgullo. No creer que merecemos el amor.

Pero eso sí, amar siempre, amar hasta que duela. En toda circunstancia. Cuando nos resulta y cuando fracasamos. Sin darnos importancia por la entrega y el esfuerzo realizado. Como ese siervo que hace lo que tiene que hacer. Simplemente eso, sin darle mucho valor. Por amor, por misericordia.

[1] Peter Wolf, La mirada misericordiosa del Padre, Textos escogidos del P. Kentenich, 122

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
6
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
7
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.