Aleteia

Clínicas dentales, sector alimentario,… La corrupción no es solo política

© Don POMIDOR / SHUTTERSTOCK.com
Comparte

En un año, casi 2.500 personas detenidas y cerca de 6.500 empresas investigadas en España, con un fraude cercano a 80 millones de euros.

La corrupción ha pasado a ser uno de los motivos principales de preocupación para los españoles, hasta el punto de que, según el Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de enero de 2016, consideran que, tras el paro, es el principal problema que tiene España actualmente.

La corrupción política no cesa de aparecer en las portadas de los diarios. Sin embargo, se puede decir abiertamente que la corrupción es total, no solo política, y llega a muchos otros ámbitos de la vida pública y privada en nuestra sociedad. Se trata de una corrupción estructural, del propio sistema.

Además de los casos de financiación ilegal de partidos políticos, se defrauda a Hacienda, se amañan resultados deportivos, se compran exámenes, se aceptan contratos ilegales o se pagan facturas sin IVA, entre otros casos de corrupción.

Lo extraordinario suele ser negarse a recibir prebendas, reivindicar valores éticos y ser consecuente con ellos, denunciar la corrupción y asumir una conducta digna.

Ejemplo de ello es cómo en poco más de mes y medio han salido a la luz, entre otros posibles, casos de supuesto fraude fiscal en el sector cárnico y en dos clínicas dentales; y se han producido detenciones también tras detectar la policía una red de creación de empresas ficticias, y otra que creaba tarjetas falsasque se utilizaban con la connivencia de establecimientos comerciales.

España empeora

El pasado 27 de enero se presentaban los resultados del ‘Índice de Percepción de la Corrupción 2015’, elaborado por Transparencia Internacional España, donde se constaba que, entre los países occidentales,España muestra un tinte de corrupción preocupante, como se ve en el siguiente Mapa Mundial de la Corrupción, reproducido a partir de su estudio.

España muestra un tinte de corrupción preocupante

En el contexto de Occidente, España muestra un tinte de corrupción preocupante

Además, el informe de Transparencia Internacional advierte de que la posición de España ha empeorado en relación al año anterior y está “entre los países que han tenido un mayor descenso en sus posiciones durante los últimos cuatro años”, es decir Libia, Australia, Brasil y Turquía

Cabe recordar que el Índice de Percepción de la Corrupción recoge una clasificación de 168 países según su nivel de corrupción, en función de la percepción que tienen a este respecto los ciudadanos de dichos países y muy diversos especialistas y colectivos consultados por diferentes organismos internacionales.

Dinamarca ocupa por segundo año consecutivo el lugar mejor posicionado en esta materia, mientras que Corea del Norte y Somalia muestran el peor resultado, con apenas 8 puntos cada uno.

En un año, casi 2.500 personas detenidas

En ese sentido, los datos del Ministerio del Interior son contundentes: durante la legislatura que acaba, se ha detenido a más de 7.100 personas por su relación con delitos vinculados con la corrupción, y no en todos los casos la política estaba presente.

En su comparecencia ante los medios, el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, hizo un balance de la lucha contra el crimen organizado y la corrupción, y explicó que durante el año pasado se ha detenido a 2.442 personas relacionadas con este tipo de delitos en el marco de 1.108 actuaciones, según se observa en este gráfico, reproducido a partir del resumen del balance de 2015 de la Lucha contra el crimen organizado, la corrupción y el fraude en España.

La corrupción en España en 2015: 1.108 hechos delictivos conocidos y 2.442 detenidos

La corrupción en España en 2015: 1.108 hechos delictivos conocidos y 2.442 detenidos

Los delitos más comunes durante la legislatura están encabezados por el fraude a la Seguridad Social con 530 investigaciones (un 16% del total). Le sigue el cohecho con 407 delitos detectados (12%), prevaricación administrativa con 320 casos y contra la Hacienda Pública con 263 delitos. La prevaricación urbanística provocó un total de 77 investigaciones.

En total se han visto implicadas 6.488 empresas y se estima el fraude en casi ochenta millones de euros, como se ve en este otro gráfico, también tomado del estudio.

Las cifras del fraude en España contra la Seguridad Social en 2015

Las cifras del fraude en España contra la Seguridad Social en 2015

Se busca dinero negro

Uno de los ejemplos de que la corrupción no solo medra entre los políticos es la macrooperación de la Agencia Tributaria contra el sector cárnico emprendida esta misma semana.

En el marco de la operación ‘Presunto’ (jamón en portugués) contra las ventas en negro en el sector cárnico español, unos 330 funcionarios de la Agencia han registrado 73 sociedades repartidas en 15 comunidades autónomas en busca de ese dinero negro.

Las actuaciones comenzaron el pasado martes, 16 de febrero, con el registro de esas 73 empresas distribuidas por toda España. Entre las sociedades inspeccionadas están empresas productoras y de venta al por mayor de carne con una facturación de más de 650 millones de euros, según la Agencia.

El fraude en el sector cárnico afecta, entre otras, a empresas de Mercabarna y Mercamadrid, en la imagen

El fraude en el sector cárnico afecta, entre otras, a empresas de Mercabarna y Mercamadrid, en la imagen

A raíz de la operación, al menos 25 personas están siendo investigadas por fraude fiscal. Las sociedades, algunas de Mercamadrid o Mercabarna, llevaban una contabilidad ‘b’ para ocultar parte de las ventas.

Los inspectores han encontrado grandes cantidades de dinero durante los registros a empresas, naves industriales y mataderos; y las empresas solo declaraban una parte de sus ventas para reducir los pagos a Hacienda.

Los agentes han encontrado albaranes de entrega de mercancía que luego no figuraba en las facturas.

Durante el escrutinio de la contabilidad de algunas de estas empresas, la inspección ha hallado pagos en dinero negro a los empleados.

En uno de los ordenadores han hallado hojas de cálculo con los registros de la contabilidad paralela donde figuran registros de las compras y las ventas en ‘b.

El caso Vitaldent…

Un segundo ejemplo se destapaba durante esa misma semana, cuando eran detenidos el dueño de Vitaldent, Ernesto Colman, y los directivos de la compañía por haber cometido supuestamente diferentes delitos económicos.

Agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) efectuaban 15 registros entre las principales sedes de la empresa en Madrid, bufetes de abogados y domicilios de los arrestados.

Según la Policía, la cúpula directiva de Vitaldent fue detenida por constituir “un grupo diseñado para eludir impuestos y blanquear dinero”

En una de ellas, en la calle Abalá, en el distrito madrileño de San Blas, se encontraron 36 coches y hasta un avión, valorado en un millón de euros. Todos artículos y bienes adquiridos por el empresario uruguayo, afincado en la capital a finales de los ochenta, para blanquear el dinero negro que procedía de las 450 franquicias de la empresa repartidas por España, Portugal, Polonia e Italia, donde fue también arrestado en Milán el responsable de la cadena.

Según la policía, la cúpula directiva (fueron 13 los arrestados) fue detenida por constituir “un grupo diseñado para eludir impuestos y blanquear dinero”. El fraude asciende a más de diez millones de euros.

La llamada ‘Operación Topolino’ comenzó a raíz de las denuncias de algunos de los responsables de las franquicias de la clínica dental, obligados a cobrar en metálico a sus pacientes y a pagar mensualmente cerca de un 10% de su facturación en negro a Colman, según desvelaron fuentes de la investigación.

Colman blanqueaba el dinero, que obtenía en ‘b’ de sus franquicias, en Suiza y Luxemburgo, según fuentes policiales.

Ingresaba en diferentes cuentas las remesas de dinero negro y después lo reinvertía en España mediante compras de inmuebles, bienes, fincas, artículos de lujo y empresas intermediarias como una de alquiler de aeronaves y otra de caballos pura sangre.

…y el Funnydent

Otro caso de corrupción, también detectado presuntamente en una clínica dental, Funnydent, era conocido a finales de enero, cuando en Navalcarnero (Madrid) la policía detuvo a Cristóbal López Vivar, dueño de las nueve clínicas dentales que la cadena Funnydent tiene en la Comunidad de Madrid (siete) y en Cataluña (dos).

Todos los centros habían cerrado de forma inesperada dejando a miles de pacientes en la estacada. Tratamientos sin terminar, pero que en muchos casos habían pagado una alta suma de dinero por ellos, motivo por el cual empezaron a organizarse para demandar a la empresa.

Afectados por el cierre de Funnydent protestando frente a una de sus clínicas

Afectados por el cierre de Funnydent protestando frente a una de sus clínicas

Algunos de los clientes de López Vivar habían financiado una cantidad superior a los 12.000 euros para mejorar su salud bucodental para, después, denunciar la situación en que se encontraban tras el cierre de las clínicas.

En cualquier caso, estas dos muestras de corrupción empresarial, según el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid (COEM), son consecuencia de una normativa laxa.

Considera que el caso es una consecuencia de la legislación vigente, ya que gracias a ella cualquier empresa privada o particular ajeno a la odontología puede abrir una clínica.

Contratos falsos

Un cuarto ejemplo se descubrió también a finales de enero, tras publicarse la noticia de que una red formada por 34 miembros había caído tras estafar medio millón de euros a la Seguridad Social con contratos falsos. El fraude era superior a los 500.000 euros y se habían detenido a 34 personas.

La red de contratos falsos llegó a estafar medio millón de euros a la Seguridad Social

La red de contratos falsos llegó a estafar medio millón de euros a la Seguridad Social

Agentes de la Policía Nacional desarticulaban así en Alicante una organización criminal dedicada a crear empresas ficticias para vender contratos de trabajos falsos a personas que buscaban el cobro de prestaciones económicas o la residencia en España.

De hecho, daban de alta a los falsos trabajadores en la Seguridad Social y después desatendían sus obligaciones económicas.

Y tarjetas también falsas

En un quinto y último ejemplo, falsas también eran las tarjetas que elaboraba una red que llegó a estafar un millón de euros con este sistema delictivo, hasta que fue desarticulada a primeros de enero por la policía. L

a banda disponía de cuatro laboratorios en Madrid desde los que dirigía toda su actividad delictiva por el resto del país.

Una vez identificados los miembros del grupo, agentes del Cuerpo Nacional de Policía localizaron y detuvieron a 23 personas —de nacionalidades nigeriana, dominicana, guineana, polaca, paquistaní y española—.

Asimismo se registraron 12 inmuebles en Madrid (4) y en las localidades madrileñas de Parla, Fuenlabrada, Torrejón de Ardoz (3), y Móstoles (3), en donde se intervinieron 12.770 euros en efectivo, 80 teléfonos, 32 tarjetas SIM, documentos falsos y objetos adquiridos de forma fraudulenta.

Establecimientos comerciales permitían el uso de tarjetas falsas a cambio de una comisión de hasta el 20%. La red estafó un millón de euros

Establecimientos comerciales permitían el uso de tarjetas falsas a cambio de una comisión de hasta el 20%. La red estafó un millón de euros

La forma de actuar de este grupo consistía en elaborar las tarjetas bancarias con datos obtenidos mediantecarding o compra de datos de tarjetas bancarias en páginas web o facilitados por otros compatriotas residentes en el extranjero.

Después las utilizaban en establecimientos comerciales que permitían su uso a cambio de una comisiónde hasta el 20% del importe cargado. Habían creado incluso una agencia de viajes virtual donde adquirían a través de Internet por encargo billetes de avión, tren, o estancias en hoteles.

Los datos eran volcados a otras tarjetas físicas que utilizaban después en comercios conniventes donde los propietarios las pasaban por los datáfonos, llevando a cabo operaciones ficticias y repartiendo los beneficios obtenidos: entre el 10% y el 20% para el establecimiento y el resto para los falsificadores, según fuentes de la investigación.

Fragmento de un artículo originalmente publicado en Forum Libertas

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.