Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Problemas para rezar? Aquí te ayudamos a superarlos

© Leland Francisco

Philip Kosloski - publicado el 06/02/16

Conquistar obstáculos, dominar el arte de la oración

¿Te resulta difícil rezar? ¡A mí también! Seré sincero y confesaré que a mí nunca me ha resultado fácil rezar y sigue habiendo días en los que fracaso miserablemente. Lo que evita que me rinda es saber que la oración no es algo que trate sobre mí, sino sobre Dios. Tiene que ver con responder a Su invitación de amor y con hacer todo lo que podamos por luchar contra los obstáculos que se interpongan entre Dios y nosotros.

Rezar es un “combate” y el campo de batalla está en nuestros corazones. ¿Nos rendiremos y huiremos o lucharemos hasta que el último aliento abandone nuestro cuerpo?

Como cualquier otra relación, la oración no “aparece” como por arte de magia. Las relaciones necesitan tiempo para desarrollarse y mucho esfuerzo para mantenerse. No conocí a mi esposa y me declaré a ella el mismo día. Necesité tiempo para que nuestra amistad se desarrollara primero. Incluso después de la boda, no podía dedicarme a cruzarme de brazos y dejar de buscar conversaciones con mi esposa ni volver a tener una cita con ella. Si hubiera actuado así, nuestro matrimonio ya no existiría.

Con la oración pasa lo mismo.

No podemos esperar que nuestras oraciones sean siempre perfectas y que nunca tengamos ninguna dificultad. Incluso los santos tuvieron problemas para rezar durante toda su vida. La oración exige un gran esfuerzo y se supone que ha de madurar y mejorar con el tiempo.

El Catecismo usa palabras incluso más enérgicas y nos enseña a involucrarnos en un “combate” frente a nuestras dificultades:

“[E]n este combate hay que hacer frente a lo que es sentido como fracasos en la oración: desaliento ante la sequedad, tristeza de no entregarnos totalmente al Señor, porque tenemos “muchos bienes” (cf Mc 10, 22), decepción por no ser escuchados según nuestra propia voluntad (…). La conclusión es siempre la misma: ¿Para qué orar? Es necesario luchar con humildad, confianza y perseverancia, si se quieren vencer estos obstáculos” (CIC 2728, énfasis del autor).

A menudo este combate sucede contra nuestra propia naturaleza humana, según explica el Catecismo.

“Mirado positivamente, el combate contra el ánimo posesivo y dominador es la vigilancia, la sobriedad del corazón” (CIC 2730).

El enemigo más común durante la oración son nuestras propias tendencias pecadoras y nuestra propia falta de virtud.

Otra buena forma de explicar la complejidad de la oración es comparándola al ejercicio físico. Para dominar el levantamiento de pesas y correr grandes distancias hace falta tiempo y esfuerzo. No puedo confiar en que, sencillamente, puedo salir a la calle y esprintar un kilómetro entero y convertirme en un corredor de élite. Debo empezar despacio y luego aumentar gradualmente mi velocidad durante varios meses y años, antes de poder dominar el ejercicio.

Con la oración pasa lo mismo.

En palabras del escritor Jim Beckman:

“Tampoco la vida interior surge de forma natural. ¿Cómo es que tantísimas personas pueden resistir lo que parecen infinitos obstáculos para lograr hacer ejercicio, pero cuando aparece un obstáculo en la oración o en las disciplinas espirituales, la mayoría parece flaquear? Mi opinión es que si queremos tener éxito en el viaje espiritual, tenemos que aproximarnos a nuestra espiritualidad de una forma similar a como nos planteamos un programa de ejercicios” (God, Help Me: How to Grow in Prayer [Dios, ayúdame: Cómo mejorar en la oración], pág. 112).

No deberíamos cejar en nuestro esfuerzo por orar cuando surja un obstáculo o una distracción. La oración no va ser fácil y no deberíamos esperar ser perfectos ni recibir revelaciones de un arcángel. Santa Teresa de Ávila explicó los diferentes niveles de la oración en términos de un “Castillo interior”. No empezamos directamente desde la “Morada séptima” [en la que, según la obra de Santa Teresa, el alma alcanza el matrimonio espiritual con Dios], sino que tenemos que ir trabajando para acercarnos a Dios desde fuera, empezando por la “primera”. Es importante recordar esta idea, porque pondrá en perspectiva la oración en nuestra vida.

Por encima de todo, debemos combatir y seguir combatiendo. Lo peor que podemos hacer es rendirnos. Cuando nos rendimos, el Enemigo de nuestra alma resulta victorioso.

¡Sigamos las señales de Cristo y luchemos contra los numerosos obstáculos de este mundo!

Tags:
oracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.