Aleteia

Vida consagrada: Lo esencial es ser amado más allá de las fatigas

Marko Vombergar
Comparte

Cómo se vivió en América Latina el año jubilar de la vida consagrada que concluye hoy

Este martes se clausuró el Año de la Vida Consagrada y en un discurso dirigido este lunes a los consagrados el Papa Francisco hizo referencia a la cercanía y esperanza en un “nuevo despertar de la vida consagrada para el mundo de hoy”.

Verónica Capricciosi es una religiosa argentina que hace cuatro años está trabajando en Uruguay. Estudió en Roma. Luego hizo distintas misiones en la región, entre ellas una experiencia en Perú.

Pertenece a la congregación de las Hermanas de la Virgen Niña y actualmente se desempeña como secretaria general de la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Uruguay (Confru).

En diálogo con Aleteia contó cómo se vivió en el continente este año dedicado a la vida consagrada y cuáles son los principales lineamientos con respecto a los actuales desafíos.

“Fue un año muy rico porque nos hizo repensar muchas cosas”, enfatizó Capricciosi al ser consultada sobre el caso concreto de América Latina.

A nivel de estructura organizativa de la Vida Consagrada, en la región las distintas conferencias nacionales conforman la Confederación Latinoamericana y Caribeña (CLAR).

La Mesa Directiva de la CLAR se elige en la reunión de las conferencias nacionales. La integran los presidentes de las conferencias y en paralelo hay una reunión de secretarios nacionales de carácter meramente operativo para poner en marcha las resoluciones de esa junta directiva. La próxima reunión será en el mes de marzo en Paraguay.

El año 2015 fue una excepción porque al coincidir con el año especial dedicado a la vida consagrada se llevó a cabo un congreso internacional en Colombia donde se reunieron más de 1.500 religiosos de América Latina durante cinco días.

En realidad la reunión tuvo un carácter global porque también aglomeró a representantes de Europa, América del Norte, Canadá y miembros de la Santa Sede.

“El congreso por la vida consagrada en el Año de la vida consagrada fue en América Latina. Fue muy significativo, fue una fiesta”, señaló Capricciosi.

A nivel mundial hay más religiosas que religiosos y América Latina no es ajena a esa tendencia, pero más allá de números estadísticos un de las mayores interrogantes consiste en saber cómo está la vida consagrada en el continente hoy en día.

“En un tiempo que es difícil y de crisis porque la vida consagrada está buscando ser significativa en el cambio cultural que se está dando, la vida consagrada de por sí está buscando reencontrarse con lo más esencial de sí misma», dijo

Habló de «acompañar los procesos de nuevas comunidades de vida que estén centradas en la Palabra, en el espíritu, que estén cimentadas en un encuentro personal y comunitario con Jesucristo vivo y abiertas a escenarios prioritarios».

«El lenguaje del Papa se hizo más conocido por esto de ir a las periferias existenciales. Desde la vida consagrada del continente desde hace varios años se está hablando de las pobrezas emergentes y escenarios prioritarios. Frente a escenarios históricos surgen nuevas pobrezas”, expresó Capricciosi.

Durante el congreso de Colombia se trazaron varios horizontes de navegabilidad para los próximos años y los actuales desafíos.

Según la religiosa, uno de ellos es “la humanización de la vida consagrada”, plantearse qué tipo de humanidad nosotros profesamos, qué tipo de vínculos tenemos tanto con Dios, tanto en nuevas comunidades, con la creación, con los hermanos, con la experiencia de la pobreza”, indicó.

Otro es el de “caminar en la diversidad”, saber vivir en lo intercultural. En ese sentido, Capricciosi explicó que “desde hace algún tiempo por regiones se hacen seminarios de formación  sobre cómo  acompañar a los jóvenes a caminar hacia la experiencia de lo intercultural y caminar en la diversidad”.

Durante el congreso también surgió la línea de vivir la “experiencia intercongregacional” para la vida y la misión. “En algunas realidades del continente ya se están animando a caminar la congregaciones a nivel inter, compartiendo la misión”, señaló la religiosa.

Otro de los puntos fuertes fue la comprensión de la realidad humana en las tratas humanas, en las experiencias de violencia, además de otro tema de importancia que surgió y que tiene que ver con el cuidado de la creación.

“Hubo énfasis en comprender esto de las nuevas pobrezas del continente, en especial la trata humana y los diversos rostros no solo en la prostitución, sino también en el trabajo, en el tema de los niños”, dijo.

La religiosa explicó que está creciendo la red entre los religiosos. “En algunos lugares se está trabajando muy fuerte con el movimiento migrante, sobre todo en la zona de México, Centroamérica, pero también Argentina. En Uruguay se ha trabajado mucho con la infancia empobrecida, con las consecuencias del narcotráfico,…».

¿Cómo llegar al corazón?

“Hay comunidades de hermanos que están trabajando con personas que están en situación de drogo-dependencia, hay comunidades que están trabajando con las familias, hay comunidades que están haciendo con los niños que quedan solos. En algunos casos incluso se animan a denunciar la red”, manifestó Capricciosi.

Nuevas formas de vida religiosa

Capricciosi hizo referencia al llamado de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida (Brasil) en el año 2007, donde se invitó tanto a la vida consagrada como a la Iglesia en su conjunto a vivir en salida.

“Si las congregaciones no vivimos en la misión, la congregación va a morir. El don está hecho para ser dado», afirmó.

Y añadió: «Hay conciencia más profunda de que si la congregación quiere vivir para sí misma muere».

Por otra parte, indicó que «así como hay nuevas experiencia de vida consagrada que son muy radicales, muy entregadas a la experiencia de la misión, también se ven algunas congregaciones que siguen muy arraigadas en lo antiguo frente al temor de este cambio focal muy profundo”.

La religiosa hizo referencia a congregaciones que se animaron a tomar nuevas formas. Puso como ejemplo a las hermanas del Sagrado Corazón “que están atravesando una profunda etapa de transformación de la mentalidad, de la formas, de cuestionarse su presencia en algunas realidades como las que vive la mujer”

Jesús sigue enamorando

“Estamos en una época donde es difícil hacer una propuesta de vida para toda la vida, donde los jóvenes están más en una situación de ir haciendo experiencias cortas en el tiempo”, indicó.

Según la religiosa, actualmente el continente está atravesando una etapa de “purificación a nivel de propuesta vocacional”.

“Jesús sigue enamorando. En la medida que nos centremos en la experiencia de Jesús  es que surgen las vocaciones -constató-. Ahora hay procesos más largos de formación, que llevan más tiempo, más constancia. Hubo un tiempo donde entraban más personas y después no estaban muy convencidas”.

Los chismes, “una bomba”

Durante su discurso este lunes a los religiosos y religiosas el Papa Francisco también aconsejó evitar en las comunidades de vida consagrada el “terrorismo de las habladurías, que constituyen una bomba”.

En ese sentido, Capricciosi coincidió en que el tema de los chismes “en algunas comunidades efectivamente es muy crítico”.

Hay muchas personas que no logran enfocarse en Jesús y a veces se dedican a mirar la vida de la gente y lastimar en las comunidades, hacen difícil la vida de las comunidades», reconoció.

«La vida consagrada está hecha para vivir en Jesús y en la comunidad -añadió-. Quien no logra encontrar su gozo y plenitud en eso tiene una insatisfacción tan profunda que va a buscar intereses personales”.

¿Es maravillosa la vida consagrada?

Al momento de responder a esta cuestión, la religiosa respiró profundamente y señaló: “Hace 28 años de mi consagración y agradecí por estos años de hacer la experiencia de la luz de Jesús. Eso es lo más maravilloso de la vida consagrada. Más allá de todas las fatigas de la misión, lo más maravilloso es seguir haciendo la experiencia de ser amada. Esto de seguir siendo signo de su encuentro con la humanidad. Este es nuestro regalo como religiosos”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.