Aleteia

“Truco” para rezar (y vivir) el Rosario más intensamente

Atelier Zovak with Permission
Comparte
Comenta

Para que la persona de la Virgen María no parezca tan "alejada" de la vida real

Como católico que soy, María es mi debilidad.

Siempre que necesito pedir refuerzos para tomar el cielo por asalto, ella es sin duda mi mediadora favorita.

Y aunque soy capaz de concebir perfectamente en mi mente que María es un ser humano como yo, a veces en mi corazón siento como si estuviera en una categoría muchísimo superior a la mía y me cuesta imaginar cómo podría ser capaz de entender lo que sucede en mi día a día. De ahí que el Rosario me haya traído confort a raudales en incontables momentos de intenso sufrimiento, pero que también me haya dejado con la sensación de estar, en ocasiones, muy lejos de María.

Gracias a Dios, como soy un hípster de lo católico en búsqueda constante de las rarezas más alucinantes de nuestra fe, me topé con una oración meditativa alternativa que ha supuesto para mí un giro de 180 grados: el Rosario Servita o Rosario de los Siete Dolores; justo lo que necesitaba.

Este Rosario tiene su origen en la Orden de los Servitas y se centra en los Siete Dolores de la Santísima Virgen María. El viaje en el que te embarcas a medida que pasas las cuentas del rosario por tus dedos te acerca profundamente a la Santa Madre de Dios, para que te acompañe en tu vida.

El Primer Dolor: La profecía de Simeón

Pocos días después del nacimiento de mi primer hijo, pasó una noche extremadamente difícil que culminó en una visita urgente a nuestro médico. Una vez allí, nos dieron la abrumadora noticia de que lo iban a ingresar en el hospital para que pasara la noche en observación. Escuchar estas palabras fue algo aterrador.

La Biblia no documenta ninguna de las batallas de Jesús con las enfermedades de la infancia, pero sí registra como Simeón le cuenta a María que su bebé sería “puesto para la caída y el levantamiento de muchos en Israel” y que su propia alma, la de María, sería atravesada por una espada de dolor por su causa. Desde luego, María sabe de los temores de los padres.

El Segundo Dolor: La huida a Egipto

¿Has vivido alguno de esos momentos en los que te encuentras solo o sola en el frío, ya sea literal o emocionalmente? ¿Esos momentos en los que sientes que eres una persona no grata, incluso entre tus amigos y familiares más próximos, simplemente porque tus pisadas te llevan en una dirección diferente? María ha pasado por lo mismo: aislada y sin más amarra que el consuelo de Dios, de su marido y de su hijo.

El Tercer Dolor: La pérdida del Niño Jesús en el templo

Piensa en esa repentina pinza en el estómago, ese vertiginoso miedo que sientes cuando pierdes de vista a tu hijo o hija en un espacio público, aunque sea sólo durante unos segundos, seguido de ese vacío y esa culpa que reemplazan inevitablemente el pánico una vez que averiguas dónde está. Seguramente sólo fue un momento de nada, pero los remordimientos perduran: “¿Cómo he podido ser tan descuidado?”. María ha pasado por lo mismo, y con creces.

El Cuarto Dolor: El encuentro de Jesús y María en el camino del calvario

Al ser profesional de la salud mental, he ofrecido mi apoyo a padres a la hora de enfrentarse a la situación de sus hijos: a darse cuenta de que sus hijos aún no han tocado fondo y no están listos para recibir la ayuda necesaria, a la hora de verse forzados a dejarles marchar, a permitir que tengan la libertad de fracasar por completo con la esperanza de poder volver a levantarse renovados.

La confrontación en estos casos es muy dura, porque es aterrador y desgarrador sentirse impotente frente a los problemas de un hijo. No hay nada peor. María sabe lo que significa ser testigo impotente del dolor en los ojos de su hijo. Así que no existe mejor compañía que la suya cuando llegan terribles momentos de este tipo.

El Quinto Dolor: La crucifixión

¿Has tenido que soportar alguna vez el insoportable e indescriptible dolor de perder a un hijo o una hija, por muerte, distanciamiento o pérdida? Ella está ahí, llorando a tu lado.

El Sexto Dolor: El descenso del cuerpo de Jesús

A todos nos llega ese día; el día del sufrimiento más oscuro, cuando debes enfrentarte a algo y cargarlo sobre tus hombros, algo tan pesado que crees que no podrás seguir adelante; un día en el que no hay nada más que un dolor lacerante y un futuro que parece vacío y sin sentido. María, tras recibir el frágil cuerpo ensangrentado de su hijo, lo entiende.

El Séptimo Dolor: La sepultura de Jesús

Todos conocemos el final. “En el mundo tendrán que sufrir; pero tengan valor, yo he vencido al mundo”. Jesús gana, es cierto.

Y aun así lo olvidamos; hacemos conjeturas sin parar sobre si algún día llegará un final feliz.

Muertes, preocupaciones financieras, abortos espontáneos, problemas maritales, dificultades laborales… Es difícil encontrar esperanza en medio de tan arduos momentos y lo único que queremos es rendirnos.

María debió de sentirse igual mientras sostenía el cuerpo de su hijo después de que lo bajaran de la cruz. Si sabía o no en ese momento que la Pascua de Resurrección venía de camino no es seguro, lo que sí sabía y entiende mejor que nadie es lo difícil que le puede resultar a nuestros corazones ver más allá del Viernes Santo.

Con razón, María puede parecer que está tan por encima de nosotros que queda fuera de nuestro alcance, pero si nos tomamos un momento para reflexionar sobre lo que padeció durante su vida, empezaremos a ver con claridad que de verdad entiende todo lo que estamos padeciendo nosotros. El Rosario Servita me ha ayudado a verlo con claridad y a confiar en que, si persisto, ella vendrá gustosamente a tomarme de la mano para guiarme de vuelta a casa lo que me quede de camino.

Tommy Tighe es un hipster católico, esposo y padre de cuatro hijos

Newsletter
Recibe Aleteia cada día