¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Oración para cuando tienes miedo o no ves el camino

Comparte

¡Hágase en mí!

Aunque tenga miedo: ¡hágase en mí!

Aunque tenga un laberinto de porqués: ¡hágase en mí!

Aunque esté cansad@ para seguir: ¡hágase en mí!

Aunque no vea el camino: ¡hágase en mí!

Aunque nadie me acompañe: ¡hágase en mí!

Aunque parezca que todo lo recorrido se desvanece: ¡hágase en mí!

Aunque el pasado quiera enredarme entre sus confusiones: ¡hágase en mí!

Aunque las heridas parezcan aún no sanar: ¡hágase en mí!

Aunque busque esconderme en la mediocridad: ¡hágase en mí!

Aunque  las certezas intenten escaparse: ¡hágase en mí!

Aunque las opiniones de los demás me desorienten: ¡hágase en mí!

Aunque un día no Te hable: ¡hágase en mí!

Aunque mire sólo mis debilidades: ¡hágase en mí!

Aunque me tape los oídos y los ojos del corazón: ¡hágase en mí!

Aunque no sienta Tu presencia: ¡hágase en mí!

Aunque a veces me enoje con Tus designios: ¡hágase en mí!

Aunque tropiece y caiga con las piedras: ¡hágase en mí!

Aunque me cueste creerme ser protagonista de Tus Sueños: ¡hágase en mí!

¡Hágase en mí porque Nada es imposible para Vos!

 

Original publicado en Oleada Joven

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.