Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Me ha encantado ponerme en la piel de una chica decidida a servir a Dios”

Comparte

Una joven actriz habla de su experiencia al interpretar a la beata peruana Ana de los Ángeles

La inocencia y el desenfado por las cosas de Dios que puso en práctica Ana de los Ángeles, fue lo que cautivo a la actriz y joven cantante Adriana Cebrián, quien encarnó a la primera beata peruana, en la película que lleva su nombre, estrenada en el año 2012 en la ciudad de Arequipa. Pero, ¿puede una joven del siglo XXI enamorarse de Dios?.

ana-de-los-angeles-3-682x1024

“Quedé cautivada de esa entrega apasionada por Dios, que demostró Ana cuando sólo tenía 15 años”. Se enfrentó a sus padres. Su vehemencia por el ser amado, la llevó a fugarse de su casa… cómo lo haría cualquier muchacha de su edad, cuando descubre que está enamorada, confesó para Aleteia,la joven peruana quien rescata la persistencia de Ana Monteagudo en busca de su  vocación.

ana-de-los-angeles-adriana-cebrian

Cebrián es una mujer que a través de las redes sociales intenta mostrar su opinión en contra de lo establecido…”soy una chica antisistema”, dice entre sonrisas. “Cuando terminó el rodaje de  la película descubrí que Ana tenía algo de mí. Quizás la persistencia por llevar adelante sus convicciones e ideales, esa pasión por hacer lo que le gusta, me llevó a entender lo importante que es vivir la vocación”, comenta la joven actriz… “fue así como asumí el reto de representar a una religiosa dominica”.

Perfecta comunicación de amor

“Descubrí todo un lenguaje distinto de comunicación interna”, narra la actriz. “Ese lenguaje que mantiene Ana de los Ángeles con Dios es reparador, lo experimenté en carne propia, cuando debía infringirme ciertos castigos en el cuerpo, Ana lo hacía con el único afán de acercarse a los padecimientos de Jesús, éste gesto de humildad me hizo crecer en algún sentido”.

Este trabajo cinematográfico dirigido por Miguel Barreda no llegó a los cines en Lima, sólo se llevó a la pantalla gigante en la ciudad de Arequipa, “sin embargo me alegra haber contribuído en la difusión de una vida ejemplar como la de Sor Ana firme en sus decisiones y en la defensa de sus ideales”, afirma la joven actriz.

“Encarné a Sor Ana en la etapa más difícil de su vida cuando ella tenía 15 años. Era una tierna criatura pero ya sabía con quién debía casarse. Llevar adelante el personaje de una religiosa no es tarea sencilla sobre todo cuando Ana de los Ángeles tuvo que enfrentar a sus padres demostró ser una mujer valiente pero también muy frágil y sensible a la vez. Creo que logré transmitir el equilibrio y la madurez emocional que Ana había alcanzado a tan corta edad”.

 

ana-de-los-angeles-2

La fortaleza de Sor Ana es admirable “he quedado encantada de poder representar a una persona decidida a servir a Dios, sus miedos, dudas y temores jamás la alejaron de él, por el contrario fortalecieron su unión. Ana de los Ángeles es un camino a seguir para las jóvenes de hoy”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.