Aleteia

Secretos de Guerra: cuando los niños son víctimas del mundo enloquecido de los adultos

Dutch FilmWorks
Comparte

Un drama familiar ambientado en los Países Bajos ocupados por la Alemania Nazi

La película se ambienta en 1943 en el sur de Limburgo, en los Países Bajos ocupados por la Alemania del III Reich. Tuur (Maas Bronkhuyzen) y Lambert (Joes Brauers) son dos niños de doce años para los que la guerra no es más que el telón de fondo de sus juegos y aventuras. Cuando Maartje (Pippa Allen), una chica divertida y original, llega al pueblo para vivir en una granja cercana, Lambert comienza a sentir celos porque Tuur parece prestarle más atención a ella que a su incondicional amigo. Un día, Lambert concebirá una pequeña venganza que tendrá unas consecuencias que ni él imaginaba.

Secretos de guerra es una estupenda y emotiva película familiar de los Países Bajos que nos acerca a la ocupación nazi desde la mirada infantil de tres amigos que viven en un pueblo holandés. Pero esos tres niños son víctimas del mundo enloquecido de los adultos. Los padres de Tuur pertenecen a la Resistencia, los de Lambert son colaboracionistas filonazis, y los de la joven Maartje son judíos. La amistad sincera entre ellos se verá sometida a pruebas impropias de su edad, pruebas que les harán descubrir las cosas importantes de la vida, como la lealtad y la conciencia clara del bien y del mal.

Este largometraje, dirigido por Dennis Bots, conocido director televisivo del Benelux, es la tercera adaptación que rueda a partir de una novela de Jacques Vriens. La primera fue Diez Torres de profundidad, y la segunda Cool Kids Don’t Cry de 2012. Vriens, que ha dirigido muchos años un colegio, escribe siempre novelas –nada pueriles- protagonizadas por niños. Sin duda, en unas Navidades con escasa oferta de cine familiar, esta es una de las indiscutibles mejores opciones.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.