Aleteia

Papa Francisco: ¿Cuál es la herencia más grande que se puede dar a un hijo?

AFP PHOTO / VINCENZO PINTO
CITE DU VATICAN, Vatican City : Pope Francis leads the Epiphany mass in St. Peter's Basilica, in Vatican, on January 6, 2014. AFP PHOTO / VINCENZO PINTO
Comparte

El Pontífice bautizó a 26 niños en la Capilla Sixtina

https://www.youtube.com/watch?v=8NqwuuAenc8

El papa Francisco presidió la misa este 10 de enero con motivo de la Fiesta del Bautismo del Señor en la Capilla Sixtina y para la ocasión bautizó a 26 niños y niñas.

“No se olviden que la más grande herencia que ustedes pueden dar a sus hijos es la fe. Busquen que no se pierda, hacerla crecer y dejarla como herencia. Les deseo hoy esto a ustedes, les deseo que sean capaces de hacer crecer a estos niños en la fe”, dijo el Papa a los padres y padrinos.

Antes de terminar su homilía, de forma espontánea y con una sonrisa ‘ha dado un aviso’ a las mamás con sus pequeños en brazos: “cuando un niño llora porque tiene hambre denles de comer con toda libertad”. El Pontífice se refirió a la naturalidad del acto de amamantar incluso en un lugar como una iglesia.

El rito

Al inicio de la celebración el Pontífice se dirigió a los padres y los padrinos con las preguntas del rito del Bautismo, primer sacramento de la Iglesia, en este caso dado a 26 niños recién nacidos, 13 niños y 13 niñas. “¿Qué nombre dan a su niño?”, indicó.

Los niños escogidos para ser bautizados por el Papa eran la mayoría hijos de empleados del Vaticano. ¿Qué piden a la Iglesia de Dios para sus hijos?, preguntó el Papa. Los padres respondieron en coro: “la fe”.

Durante la homilía explicó: “40 días después del nacimiento, Jesús es llevado al Templo, María y Jesús lo llevaron para presentarlo a Dios.

Hoy en la Fiesta del Bautismo del Señor, ustedes padres han traídos a sus hijos para recibir el bautismo….para recibir aquello que han solicitado cuando yo les hice la primera pregunta: Yo quiero para mi hijo la fe, así la fe es transmitida de una generación a otra a lo largo del tiempo”.

“Estos niños o niñas pasados los años ocuparan vuestro lugar”, recordó Francisco en el escenario sugestivo de la capilla más famosa del palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano, y sede del cónclave, visitada por millones de turistas para admirar las decoraciones al fresco de la bóveda y El Juicio Final, obras de Miguel Ángel.

En la formula de la solemnidad, el Papa señaló que pidiendo el bautismo para sus niños, los padres y los padrinos se comprometen en educarlos en la fe y en seguir los mandamientos para que aprendan a amar el prójimo. Así como Cristo enseñó. ¿Están ustedes conscientes de esta responsabilidad?, preguntó de nuevo.

El Papa declaró que los padrinos apoyan a los padres en esta misión. Según la tradición eclesial, este rito incorpora a los bautizados a la Iglesia y a la vida cristiana como hijos de Dios y participes de la salvación.

Acto seguido, el Papa ha puesto con sus manos la señal de la cruz en la frente de cada infante, igualmente lo hicieron los padres.

Francisco ha enseñado, en otras ocasiones, a sus sacerdotes que el sacramento del bautismo no se pude negar a quien lo pida. De hecho, el Pontífice en 2014, en la misma ceremonia cumplida hoy, ha dado el bautismo a un niño, hijo de una pareja de padres casados por lo civil que pidieron el bautismo.

De acuerdo con el canon 868, inciso 1, del Código de Derecho Canónico, para poder bautizar a un niño es necesario contar con el consentimiento de los padres o al menos de uno de ellos, y  que haya esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la fe católica.

Con el llanto y los gemidos de los pequeños de fondo, el Obispo de Roma en la oración final rememoró que Cristo ha sido llamado ‘hijo predilecto’ de Dios durante el bautismo en el rió Jordán cuando recibió el Espíritu Santo. Así, encomendó a Dios a los nuevos bautizados.

Después de la homilía, el Papa pronunció el nombre de cada infante y luego procedió a terminar la fórmula del bautismo bañando con agua bendita la cabeza de cada infante.

Por último, los padrinos encendieron una vela, como signo de la “llama que siempre deben alimentar”, es decir, nutrir la fe de sus asistidos, los niños apenas bautizados.

“Ustedes han pedido la fe. La Iglesia, cuando les entregó la vela encendida, les dirá de custodiar la fe de estos niños”, señaló Francisco en la homilía.

El Papa bautiza a 26 niños
©CTV
020
019
018
017
016
015
014
013
012
011
010
009
008
007
006
005
004
003
002
001
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.