¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Reflexiones a los treinta años de matrimonio

Comparte

El amor entre esposos tiene el toque de lo divino, contiene el germen de la vida eterna

Pronto mi esposa y yo cumpliremos treinta años de casados, sus padres y los  míos  son abuelos que rebasaron ya los cincuenta años de matrimonio. Veteranos de mil batallas en el amor, nos han guiado con su ejemplo, teniendo el privilegio de verlos aun convivir en una dinámica amorosa que bien sabemos no deja de entrelazarlos, y cuyas formas salpicadas de las mil peculiaridades dan testimonio de cuan  profundamente diferente es el amor personal en cada matrimonio que se moldea de forma única e irrepetible.  Dios romperá amorosamente esos moldes una vez que hayan partido a su presencia, pues el amor trasciende el tiempo de nuestro paso por la tierra.

El divorcio desconoce la naturaleza del amor personal, pues en él se llega a considerar el amor como una cosa que acaba. Pero al amor personal no lo mide el tiempo, porque no está en el tiempo, como no lo está el ser personal. Pertenece a la eternidad y la eternidad es Dios quien lo pone en el corazón del hombre.

Por ello, el amor entre esposos tiene el toque de lo divino, contiene el germen de la vida eterna.

Amar a alguien significa llamar bueno a alguien, ponerse cara a él y decirle: es bueno que existas, es bueno que estés en el mundo siendo precisamente lo que eres.

El amor personal es ser entre seres únicos e irrepetibles, el modo personalísimo en que un cónyuge manifiesta su amor al otro, en absoluto puede ser indiferente a este último.

Querer algo es desear un bien o algo  del cual carecemos, pero el  amar personal es algo radicalmente distinto,  pues es no querer  algo sino a alguien, para dar y darse generosamente sin reservarnos nada, sin esperar nada a cambio.

Ama verdaderamente quien es capaz de entregar su vida y ser feliz. El amor no forza la libertad de quien se da a sí mismo para siempre.

Un claro ejemplo del amor conyugal de entrega plena y total, es que al extenderse a los hijos lo hace buscando su bien sin buscar compensaciones.

El amar personal da la capacidad de reconocer el bien para las personas amadas por lo que el amor es luz.  Así, no existe bien sin amor, ni amor sin bien.

Cuando se busca el bien de la persona amada no importan los sacrificios, pues dejan de serlo por la abnegación. La medida del amor es el amor es medida.

Quien ama lo hace con todo su ser comprometido, no es un querer hasta cierto punto o con condiciones pues se pone toda la voluntad en el amor; quien no es capaz de sufrir tampoco es capaz de amar; la herida del amor la sana el mismo amor que la produce.

Quien ama se da a conocer con un amor lucido y trasparente que anda en verdad sin ocultar nada.

La apertura amorosa personal es dejarse ver tal cual se es al amado, en un otorgamiento, un darse confiadamente. El amor no cansa pues no se cansa quién confía, no hay verdadero amor donde existe una sospecha.

El amor personal es fortaleza frente al abatimiento, es capacidad de humildad para salir al encuentro y volver a empezar una y mil veces.

El sufrimiento no lo pueden ahogar nuestras miseria humanas, si queremos seguir queriendo porque el amor somos nosotros.

Amar es capacidad de ser felices saliendo de nosotros mismos  para hacer felices a los demás.

El amor personal es convertirse en un regalo, un Don de Dios.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.