Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEspiritualidad
line break icon

10 cosas que recordar al recibir la Comunión

Greg Kandra - publicado el 22/12/15

Lo que recibimos es un milagro y un don, jamás debemos tomarlo a la ligera

Pronto se llenarán las iglesias con personas que no van a misa de forma regular. Descubriremos algunos rostros poco familiares entre los bancos.

También sé que me encontraré a personas en fila para comulgar que nunca he visto antes; algunas serán las ocasionales que vienen sólo por Navidad y Pascua, otras serán visitantes que vienen de fuera.

Y también sé que, inevitablemente, me voy a encontrar a personas recibiendo el sacramento de las formas más creativas.

(Por cierto, en mi parroquia dejamos de ofrecer la Preciosa Sangre hará un par de años, a causa de un gran brote de gripe, y nunca hemos retomado la práctica).

He aquí un debate que durará hasta la Segunda Venida, pero lo básico no tiene discusión: una recepción respetuosa del Cuerpo de Cristo es mucho más que el simple conflicto protocolario entre arrodillarse y quedarse de pie u ofrecer la lengua o la mano.

He visto a personas recibirlo de forma respetuosa e irrespetuosa, de todas las formas imaginables. La actitud lo es todo y la catequesis también hace mucho. También influye la costumbre local.

Pero hagas lo que hagas, que no sea esto:

1. No extiendas la mano si no quieres recibir en la mano. Hace poco, un chico que venía a recibir la comunión casi se me cae de bruces tratando de inclinarse para recibir la hostia en su boca antes de que llegara a su mano. Tuve que sostenerle. «Decídete, ¿qué quieres hacer?», le pregunté. Sonrió avergonzado y extendió la mano. «Lo siento», musitó.

2. Si recibes en la mano, nada de guantes.

3. Si recibes en la lengua, nada de bocados. Por favor.

4. Ni caramelos ni chicles en misa. Al dar la comunión en la lengua a algunas personas, no he podido evitar notar lo que parecían manchas coloridas de caramelos para la tos.

5. Recuerda: estás recibiendo la comunión, no yendo a cogerla. No alces el brazo para agarrar la hostia. (Un sacerdote amigo mío llama a este tipo de comulgante «el atrapacuerpo»).

Lo que sí debes hacer:

6. Mientras esperes en la fila, reflexiona sobre lo que estás haciendo y por qué. Piensa en a quién estás a punto de recibir.

7. Si sientes sobrecogimiento, no lo reprimas. No es para menos, la comunión es algo extraordinario.

8. Consume el Cuerpo de Cristo en ese instante. No lo agarres y te marches. He perdido la cuenta de la cantidad de personas que he tenido que detener porque se estaban largando con la hostia sin haberla consumido.

9. Ábrete a experimentar el cambio y a crecer en gracia. En no pocos casos se puede aplicar el dicho «nos convertimos en lo que recibimos». Este es uno de esos casos, piénsalo (una vez más, esto es algo extraordinario).

10. Nunca lo olvides: hubo personas que murieron para que pudiéramos estar haciendo esto. Hay otras por todo el mundo que mueren por estar haciéndolo. Otras muchas ansían poder hacerlo y, por una serie de razones, no pueden.

Esto no es una exageración: lo que recibimos es un milagro y un don. Jamás de los jamases debemos tomarlo a la ligera.

Después de todo, la palabra eucaristía significa «acción de gracias». Así que da gracias y alaba la gloria de Aquel que hizo posible este aleccionador don de gracia.

Por último, al margen de cómo lo hagas, recibe lo que se te ofrece con asombro, amor y gozo.

En el momento de recibir la comunión, damos la bienvenida a Cristo en nuestro mundo, al igual que hicieron María, los pastores y los reyes magos.

Esos sentimientos que abrigaron aquel establo en Belén, tantos siglos atrás, son los mismos sentimientos que deben iluminar nuestros corazones cada vez que damos la bienvenida a Cristo en nosotros, aquí y ahora.

Toda misa es Calvario. Pero cada recepción de la Eucaristía es, en cierto sentido, Belén: la «casa del pan», el lugar donde Dios entra en nuestras vidas, nuestra historia, nuestros corazones, nuestros cuerpos. Estos son los sentimientos que debemos abrigar cuando nos inclinamos a recibir la Comunión.

Al igual que Dios vino por primera vez al mundo y habitó entre nosotros como un niño, vuelve ahora a nosotros, en la forma de una frágil y humilde pieza de pan.

¡He aquí el Cordero de Dios!

¡Venid, venid a adorarlo!

Tags:
dummies liturgiaeucaristiamisa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.