Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo echar a tus hijos de la Iglesia

Jeffrey Bruno

Leticia Ochoa Adams - publicado el 28/11/15

"Hay que ser buenos, católicos perfectos, y no cuestionar": la experiencia de una mamá

Yo tuve una fuerte conversión. Soy la definición andante de “metanoia”. Mi vida se había dado la vuelta en cuestión de meses – toda mi forma de vivir y todo lo que yo creía que era verdad. Pasé de emborracharme en los bares de copas a ser una católica romana devota en poco menos de un año.

Mi conversión sucedió porque Dios es maravilloso y porque había gente que me quería, en la que hoy es mi parroquia – desde la mujer de la oficina de enfrente que me ayudó a inscribir a los niños a catecismo, a cada uno de los sacerdotes. No sólo aprendí la fe católica de una forma abierta y amorosa, sino que mi director espiritual es el mejor evangelista que existe (sé que mucha gente lo dice de la gente que conoce, pero Noe Rocha tiene frutos que lo confirman, incluyendo a Jennifer Fulwiler, entre muchos otros) [n.d.e: Jennifer Fulwiler es una popular bloguera estadounidense que causó sensación en el país al convertirse al catolicismo. Pincha aquí para saber más]

Para mí estaba claro, desde el principio de mi conversión, que mi misión en la vida era contar a los demás lo que Cristo ha hecho conmigo. Soy una evangelizadora. Mi vida es un gran testimonio del que nadie está lo suficiente lejos para que la gracia no pueda redimirle.

Pensarás que mis hijos estarán evangelizados al máximo, ¿verdad? Te equivocas.

Tengo cuatro hijos y tres hijastros. Mis hijos y yo llegamos a la Iglesia al mismo tiempo, mi actual marido y yo nos casamos poco tiempo después. Unos meses después mis hijastros recibieron todos los sacramentos de iniciación. Así que en más o menos un año, nos convertimos en una familia plenamente católica. Pensé que esto iba a ser el “vivieron felices para siempre”. No lo fue.

Hoy, tengo dos hijos que son católicos practicantes; otro que tiene un trastorno obsesivo compulsivo, con una relación desordenada con la religión; otro que conoce a Jesús, pero tiene problemas con su atracción a personas del mismo sexo; otro no va a misa, tiene hijos fuera de matrimonio y vive con su novia; el otro es un hippie que fuma porros, y el otro está más perdido que un gato callejero.

¿Cómo es posible que alguien con mi historia de conversión sólo tenga dos de siete hijos viviendo su fe en una relación con Cristo? Te lo cuento: yo fui una conversa desastrosa.

Dado que había pasado desde una vida totalmente metida en el pecado – todos los pecados que se te ocurran menos el asesinato – a intentar ser una católica devota en una parroquia de un suburbio de clase media, yo tenía un montón de inseguridades sobre mi pertenencia. Nadie nunca me hizo sentir como que ese no era mi sitio, pero yo tenía asumido que no era lo suficientemente buena y que tenía que ganar mi camino. Todo lo que yo podía ver era qué desastre éramos mi familia y yo.

Así que les hice a todos la vida imposible. Les dije que tenían que vestir bien, sentarse derecho, rezar correctamente, mirar correctamente, comportarse bien y sigue y sigue. Yo no permitía que ellos hicieran preguntas, y les dejé claro que si no iban a misa, no iban a vivir en mi casa. Incluso una vez eché a mi hijo mayor de casa cuando dejó de ir a misa a los 17 años.

Estaba convirtiendo a mi familia en un medio para mis fines. Les usaba para hacer ver a todos lo buena que era, para demostrar a todos que esta chica que había sido un desastre toda su vida, venía del gueto y siempre estaba durmiendo por ahí, pertenecía de verdad a esta parroquia católica de barrio de clase media.

No me daba cuenta de que en el proceso, estaba alejando a mis hijos de Dios.

Si pudiera volver atrás otra vez, no habría tenido tanto miedo.

Tenía miedo de lo que la gente pensaría de mi si no criaba “buenos hijos católicos”. Mi única preocupación debería haber sido sus almas.

Ahora, años después, he aceptado que no puedo hacerles creer en algo. Que ellos tienen que poder cuestionarlo. Y descanso sabiendo que Dios les ama y desea que le conozcan, y que ese amor es mucho mayor que mi amor por ellos.

Si Dios pudo irrumpir en mi vida y convertirme, puede hacerlo con cualquiera.

¿Cómo podemos llevar a nuestros hijos a la Iglesia? Es muy sencillo. Amándoles y rezando por ellos.

Cuando me asalta el pánico, sólo rezo esto: Querido Niño Jesús, por favor ayúdame a ser la madre que tu quieres que sea para mis hijos. Por favor dame la gracia de amarles cuando les digo lo que tienen que hacer, y de confiar en que tu los cogerás cuando caen, como me recoges a mi cuando caigo. Amen.

Querida Madre Bendita, por favor pon a personas en las vidas de mis hijos que les lleven hasta tu Hijo. Ayúdame a confiar en Dios respecto a mis hijos, y en que Él les ama mucho más que yo. Amen.

Leticia Ochoa Adams es presentadora de radio en Breadbox Media y colaboradora habitual en el Jennifer Fulwiler Show en el Catholic Channel en Sirius XM. Escribe en http://www.letiadams.com y en Catholic Stand.com.

Tags:
familianueva evangelizacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.