Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 09 mayo |
Santa Luisa de Marillac
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué pareciese que a los malos les va mejor que a los buenos?

© tookapic

Píldoras de fe - publicado el 24/11/15 - actualizado el 11/01/19

La prosperidad de los malos ha sido siempre un desafío a la fe de los creyentes. Es muy interesante notar que la Biblia reconoce abiertamente este problema.

Pregunta: Fray Nelson, mi nombre es María. Una joven (a quien conocí recientemente) que supuestamente era muy cristiana carismática, decidió alejarse del Señor, porque veía que los que actuaban mal, pecaban y hacían mil barbaridades más, eran más prósperos y no les pasaba nada, pues existe el PERDON. Si alguien peca el Señor perdonará, si sigue vuelve a perdonar, y así sucesivamente… Preguntó: Si el Señor perdona siempre y además pareciera que «esos» precisamente tienen más suerte en todo, ¿será del todo necesario «portarse bien», sabiendo que si pecamos luego nos perdonará y para qué esforzarnos? Me dio miedo escribir esa pregunta. Gracias. Y siga adelante con su evangelización.

Responde Fray Nelson Medina, OP:

La prosperidad de los malos ha sido siempre un desafío a la fe de los creyentes. La verdad es que es fácil creer cuando vemos los frutos de nuestra fe, o sea, cuando podemos decir: «El Señor es mi fuerza y mi escudo; en El confía mi corazón, y soy socorrido; por tanto, mi corazón se regocija, y le daré gracias con mi cántico.» (Salmo 28,7)

Mas hay ocasiones en que nuestra oración se parece más a un lamento: » ¿Por qué, oh Señor, te mantienes alejado, y te escondes en tiempos de tribulación? Con arrogancia el impío acosa al afligido; ¡que sea atrapado en las trampas que ha urdido! Porque del deseo de su corazón se jacta el impío, y el codicioso maldice y desprecia al Señor. El impío, en la altivez de su rostro, no busca a Dios. Todo su pensamiento es: No hay Dios.» (Salmo 10,1-4)

Es muy interesante notar que la Biblia reconoce abiertamente este problema. A lo largo de sus páginas aparecen varias respuestas, que van como marcando una evolución en la comprensión de un asunto que es muy difícil, mírese como se mire.

La primera es que «en esta vida todo se paga,» como dice el refrán. En esa línea va por ejemplo el Salmo 37, el que precisamente empieza diciendo: » No te irrites a causa de los malhechores; no tengas envidia de los que practican la iniquidad. Porque como la hierba pronto se secarán, y se marchitarán como la hierba verde.»

El problema es que hay personas buenas a las que nunca parece que les llegue su retribución. La reflexión sobre este hecho condujo a una solución más profunda: Dios es siempre justo y si no hay justicia en esta vida, la habrá y completa en la otra vida. Es lo que encontramos sobre todo en el Segundo Libro de los Macabeos.

En realidad, el Nuevo Testamento viene a profundizar esa misma enseñanza. Tal vez el texto más claro, y casi rudo, lo encontramos en la predicación de san Pablo: «No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará. Porque el que siembra para su propia carne, de la carne segará corrupción, pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.» (Gálatas 6:7-8)

Queda el problema de aquellos que pecan como a sabiendas, precisamente porque conocen ya que Dios perdona. Tampoco este cuadro es ajeno a la Biblia: corresponde al caso de los que retrasan su conversión. También san Pablo es uno que insiste con vehemencia en el imperativo de acoger la gracia ahora, sin dar largas inútiles: «Os exhortamos a no recibir la gracia de Dios en vano; pues El dice: en el tiempo propicio te escuché, y en el día de salvación te socorrí. He aquí, ahora es el tiempo propicio; he aquí, ahora es el día de la salvación.» (2 Corintios 6,1-2)

La Biblia también muestra que el tiempo propicio terminará, y nos recuerda sin terror que el mismo que hoy nos ofrece salvarnos un día nos juzgará por todo lo que somos y hacemos. Podemos contar con el perdón de Dios, que es suficiente, pero no podemos contar con que tendremos la sensatez de contar con ese perdón si obramos torpemente encegueciéndonos en nuestros pecados.

Lo lógico, pues, y sano y normal, es reconocer que todos necesitamos misericordia y todos hemos de revestirnos de paciencia. Misericordia que perdone nuestras faltas, de las que ya queremos estar arrepentidos, y paciencia que nos ayude a sobrellevar las contradicciones que sufrirán nuestros proyectos y buenos propósitos, si acaso nos parece que otros gozan de mejor suerte con menor esfuerzo.

Fuente:FrayNelson.com

Artículo publicado por pildorasdefe.net

Tags:
malperdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
5
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
6
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
7
Patricia Navas
Oración para que vuelva a la Iglesia alguien que quieres
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.