Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El día que san Juan Pablo II besó a 800 leprosos

©gales_lau
Comparte

Arturo, su fotógrafo, estuvo junto a él los 27 años de su pontificado y recuerda anécdotas que lo hacen pensar que Wojtyla fue un santo vivo

Era el 4 de mayo de 1984, y el papa san Juan Pablo II visitaba la isla coreana de Sarok, una antigua colonia para leprosos donde varios cientos de personas que padecían el mal recibían tratamiento.

Arturo Mari, su fotógrafo personal, estaba ahí, como en todos los viajes del pontífice, testigo mudo de cada audiencia, misa, viaje de vacaciones o cena, pública o privada.

Como fotógrafo personal del Papa, Mari tuvo acceso casi irrestricto a san Juan Pablo II durante los 27 años de su pontificado, y su veredicto antes de que fuese beatificado no reflejó la menor duda: ¡era un santo en vida!

El protocolo ese día de 1984 indicaba que san Juan Pablo II debía entrar al pabellón en Sarok donde estaban reunidos los pacientes, darles un breve discurso sobre el significado del sufrimiento y partir.

Pero después de contemplar la escena, san Juan Pablo II apartó a un cardenal que trataba de apurar las cosas y se puso a trabajar.

“Los tocó con sus manos, los acarició, besó a cada uno”, dijo Mari. “Ochocientos leprosos, uno por uno. ¡Uno por uno!

“Para mí, era un hombre de Dios”, dijo Mari, de 71 años, en una entrevista en su apartamento, cerca del Vaticano.

“Te garantizo que era un santo vivo, por todo lo que podía ver con mis ojos, escuchar con mis oídos, no puedes creer todo lo que podía hacer ese hombre”.

El papa Benedicto XVI beatificó a Juan Pablo II en la plaza de San Pedro, otorgando la confirmación de la Iglesia católica a lo que Mari y millones de fieles creen desde hace muchos años: que Karol Wojtyla llevó una vida de santidad y merece uno de los honores más altos de su Iglesia.

La beatificación es el último paso importante antes de ser declarado santo, y Juan Pablo II llega a esa meta en tiempo récord, apenas seis años después de su muerte acaecida el 2 de abril de 2005. Benedicto XVI aceleró el proceso al iniciar la causa inmediatamente en lugar de esperar cinco años como es habitual.

Los biógrafos y voceros de Juan Pablo han destacado, entre otros aspectos de su vida, los 129 países que visitó y los 1,16 millones de kilómetros que recorrió, el equivalente de 29 veces la vuelta al mundo.

Y en todo momento lo acompañó Mari, un romano rechoncho de hombros anchos, traje oscuro e impecable camisa blanca, frecuentemente el único laico en un mar de clérigos. Tomaba discretamente las fotos desde su lugar privilegiado al lado del Papa, y el Vaticano las distribuía a los medios.

Su trabajo, que inició a los 16 años, abarcó cinco pontificados, a partir del papa Pío XII, y terminó en 2008 bajo Benedicto XVI.

Muchas de las fotos más difundidas de Mari son las que tomó de Juan Pablo II cuando estaba de vacaciones: tomando sol en las montañas de Val D´Aosta o descansando en los jardines de Castel Gandolfo.

Pero otras evocan tiempos menos felices: el Papa tendido en una cama de hospital después de un intento de asesinato en 1981; o la que lo muestra perdonando al hombre que le disparó.

Mari destacó un viaje memorable a Sudán en 1993, cuando Juan Pablo II regañó públicamente al presidente Omar Hassan el-Bashir por no proteger a la minoría cristiana.

En la audiencia privada, un Juan Pablo II visiblemente furioso le levantó la mano a el-Bashir y le dijo que era un “criminal” y sería juzgado por Dios.

“¡Traduce literalmente todo lo que digo!”, le ordenó Juan Pablo II al traductor, dijo Mari.

Pero los recuerdos personales de Mari no se limitan a los momentos históricos: recuerda sus pláticas mientras fumaba con el entonces cardenal Wojtyla durante el Concilio Vaticano II acerca de lo que significaba ser un cura detrás de la Cortina de Hierro, o cuando lo consultó en Castel Gandolfo acerca de lo que debía hacer como padre de un cura (el único hijo de Mari fue ordenado en 2007).

Sus fotos preferidas, las que tiene enmarcadas en su sala de estar, son la de esos momentos íntimos. En una está con el Papa durante un viaje al exterior del fotógrafo; en otra, Mari, Juan Pablo II y otros colaboradores del Vaticano están en manga corta en la finca veraniega de Val D´Aosta.

Junto con ellas está la foto más emblemática, tomada unos días antes de la muerte de Juan Pablo II: el Papa está en su capilla privada, aferrando un crucifijo mientras contempla por televisión la procesión del Viernes Santo, demasiado enfermo para participar del recuerdo de la muerte de Jesús que se realiza todos los años frente al Coliseo romano.

Es una imagen desgarradora, de un Papa consciente de la cercanía de la muerte, con la frente apretada contra la cruz mientras reza.

“Mira sus manos, la fuerza de sus manos, cómo aferra la cruz”, dijo Mari, contemplando la foto. “Mira, están rojas. Está haciendo un esfuerzo. Se ve su gran sufrimiento, como si toda su vida estuviera en esa cruz”.

El 2 de abril del 2005, Mari visitó a Juan Pablo II en su apartamento, ocho horas antes de su muerte, a donde lo había convocado el secretario para que se despidiera.

El Papa, dijo, estaba tendido sobre su costado izquierdo y había una máscara de oxígeno sobre la almohada.

“Giró y me sonrió y sus ojos eran enormes. ¡Hermosos! Hacía años que no los veía así. Caí de rodillas debido al momento, era más fuerte que yo. Me tomó la mano, acarició mi mano. Después de un rato, dijo “Arturo, grazie, grazie”, y apartó la cara.

Fuente: Excelsior

 

Artículo originalmente publicado por pildorasdefe.net

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.