Aleteia

El nuevo “Prince”: ya no más sexo desenfrenado, pero sí a la fe

© BERTRAND GUAY / AFP PHOTO
US singer and musician Prince (born Prince Rogers Nelson) performs on stage at the Stade de France in Saint-Denis, outside Paris, on June 30, 2011. AFP PHOTO BERTRAND GUAY
Comparte

Prince, gurú americano de la música de los años 80 y 90, ha sufrido una verdadera transformación

Está ya a años luz la pose transgresiva, violenta, obsesionada por el sexo. Prince, gurú americano de la música de los años 80 y 90, ha sufrido una verdadera transformación que le ha acercado a la religión cristiana y le ha alejado de los excesos.

El vínculo ya profundo con la religión se manifestó ya en el pasado mes de marzo, cuando una emisora de radio de Louisville, en Kentucky, Christian Radio, emitió una nueva canción del cantante americano Prince con el título “What if”. Se trata, en realidad, de la cover de una canción de la cantautora cristiana Nichole Nordeman.

Un himno a Jesús

En la canción, Prince canta junto a Hannah Welton, batería del grupo femenino de las 3rdEyeGirl, la banda que actualmente toca con Prince en sus conciertos (pichfork.com, 17 marzo). La canción es un himno a Jesús, a la paz en el mundo, que quiso difundir a través de sus palabras y del compromiso de sus discípulos (TheBlaze.com, 15 marzo).

Su adhesión a la religión ha sido determinante para su cambio de vida, como cuenta a La Repubblica (10 noviembre). “La fe ha influido mi manera de decir las cosas, impulsándome a escribir cosas verdaderas de un modo más sincero, conciso y directo; a pensar mucho más en los detalles”.

El freno al sexo sin límites

Pero el verdadero cambio tiene que ver con su manera de ver el sexo, que ya no es una prioridad absoluta y obsesiva en la vida. Dice el cantante: “No ha sido influencia de la religión”, casi sin querer aceptar que el empuje del cambio en su vida deriva de su credo religioso.

Pero, prosigue: “Si acaso, lo que ha sido determinante es el hecho de que en mi público hoy están también los hijos de mis viejos fans, que con el tiempo han criado una familia”. Un hecho, que más allá de la religión ha influido en el cambio “moral” del cantante. “El escenario se ha hecho más grande, prefiero ser menos fuerte en ciertos temas”, dice en la entrevista, mostrando un equilibrio que, probablemente, casi nunca había experimentado antes.

El periodista Tourè, autor del nuevo “I Would Die 4 U“, que lleva por título un célebre pasaje de Prince, compara a la estrella con un hombre ahora “en misión”. Así Prince con sus fan: a quien le dice “Me has prometido que habría sexo”, él, dice Tourè, ahora responde: “Bueno, no hay y no habrá, pero déjame que te hable un poco de Jesucristo” (The Observer, 2013).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.