Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEstilo de vida
line break icon

Dan Murphy ofrece fe, humildad y clase a los Mets de postemporada

Aleteia Team - publicado el 11/11/15

Estamos llamados a ser diferentes al resto del mundo

Es sorprendente lo que pasa cuando tu equipo de béisbol, tras una mala racha, comienza a ganar.

De repente cada día es primavera y pasas de la apatía al entusiasmo, de la desesperación a la esperanza.

Soy de Long Island y he visto toda mi vida a los Mets de Nueva York y ha sido punto menos que un purgatorio, sin ninguna seguridad de que llegaría el paraíso.

El purgatorio real no podría ser tan humillante como las temporadas de los Mets, llenas de fracaso.

Pero luego, este año, los Mets nos dieron esperanza y algo más. El sábado pasado me llevé una gran sorpresa, como aficionado de béisbol y como predicador, mientras meditaba mi homilía y veía que ganaban los Mets.

Vi que Daniel Murphy batió un home-run, y no pude evitar saber más de él. Recordaba que Murphy era cristiano, y en alguna ocasión había faltado a una jornada inaugural porque su esposa estaba dando a luz, y dijo que primero era padre antes que jugador.

Me pareció una decisión heroica, especialmente cuando Sports Radio lo criticó por ello.

Pero pasó la temporada y todo quedó atrás, hasta que se volvió el jugador más guapo del béisbol.

No me había dado cuenta de la seriedad con la que se tomaba su fe -que no era apariencia, que había peso en sus creencias– hasta que vi una nota en el New York Times.

Ahí, leí que Murphy rezaba antes, durante y después de los juegos para serenarse y concentrarse.

Intentaba de la mejor manera no dejar que la obsesión por batear y hacerlo bien lo apartara de su fe. “Yo juego para gloria de Cristo”, dijo recientemente. “Es algo que olvido con frecuencia. A veces sustituyo la gloria de Cristo por la gloria de Daniel”.

Estas palabras concuerdan con un hombre que cada vez que puede habla de los demás y no de sí mismo. En cada entrevista al final de un juego observo que desvía la atención de sí mismo para centrarla en sus compañeros, siempre hablando bien de ellos, siempre señalando hacia otro lado. Eso es tener clase.

En una entrevista se le preguntó cómo había mantenido la calma durante un momento intenso, y su respuesta fue rápida, sin ensayarla y al grano: “Fue el Espíritu Santo, fue Jesús. Eso fue lo único que me mantuvo sereno”.

Eso es fe.

Y como sacerdote, aprecié mucho su oración:

“Rezo para buscar la santidad, no para hacer muchos hits”.

Eso es humildad.

Leer aquello mientras miraba a Murphy jugar, me dio la sensación de afinidad con él. Rezo para que cada día deje de hacer mi voluntad y crezca en santidad. Todos estamos llamados a hacer eso.

Un jugador de béisbol me estaba recordando que yo debía hacer también esa oración, pues ser gran jugador de béisbol –o sacerdote– te lleva hasta un cierto punto. Pero ser santo te lleva hasta el final. Al cielo, a la santidad, quizá.

Cuando se prepara una homilía, a veces una nueva dirección te empuja hacia otro lado. Como dijo Murphy, “es el Espíritu Santo”.

Estaba viendo a los Mets ganar mientras pensaba en Santiago y Juan, pero durante la homilía del día siguiente sólo pensaba en Daniel Murphy.

Los apóstoles Santiago y Juan querían sentarse junto a Jesús para ser importantes también, y recibir la gloria. Todos hacemos eso de vez en cuando. Todos tenemos ese instinto, de ser famosos e importantes y reconocidos en el mundo.

Pero nuestras vidas no nos fueron dadas para perseguir la gloria que el mundo nos impulsa a buscar. Jesús es muy claro cuando dice que eso no es para nosotros. Tú y yo estamos llamados a ser diferentes del resto del mundo. Incluso para contradecirlo.

Y un jugador de béisbol lo ha afirmado, mostrándonos cómo deberíamos vivir nuestras vidas.

El béisbol viene y va.

La gloria, si es buscada para nosotros mismos, terminará por dejarnos vacíos.

Pero si vivimos nuestras vidas para la gloria de Cristo, si le ofrecemos todo lo que tenemos, todo lo que hacemos, en cada momento, entonces y sólo entonces comenzaremos realmente a vivir.

Daniel Murphy parece entender eso. Los hits no lo llevarán al cielo. Pero la santidad sí y el amor de Jesús también.

Todo lo demás pasa. Murphy es alguien que lo entiende muy bien.

Por Michael Duffy

Tags:
deportefetestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.