Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconViajes
line break icon

9 de noviembre: un día de fiesta… ¿por un edificio?

Anthony Majanlahti / Flickr

Kathy Schiffer - publicado el 09/11/15

Hoy el mundo católico celebra la dedicación de la basílica de san Juan de Letrán

Hoy, 9 de noviembre, celebramos la naturaleza física de nuestra fe al conmemorar la fiesta de San Juan de Letrán – un día festivo no dedicado a un santo, sino a un edificio sacro.

Localizado en Roma, el nombre completo de la iglesia en cuestión es Archibasílica papal de san Juan de Letrán, pero normalmente se la llama con el nombre más breve, y a veces confuso, de San Juan de Letrán.*

(*El nombre es confuso porque nunca existió un “San Juan de Letrán”. “San Juan” es el nombre de la iglesia, y durante los siglos se ha referido tanto al Bautista como al Evangelista. Y “Letrán” se refiere al lugar donde está construida, lo que una vez fue la propiedad de una rica familia romana, los Laterani – de la que hablaremos en seguida).

Mucha gente cree que San Pedro es “la iglesia del Papa”, pero no lo es. San Juan de Letrán es la catedral de la diócesis de Roma, que el Papa preside como obispo.

Cada 9 de noviembre, celebramos su dedicación por el papa Silvestre I en el año 324 d.C., cuando se convirtió en la primera iglesia en la que los cristianos podían hacer culto en público.

Una basílica antiquísima

El edificio actual dedicado ese año fue después destruido, y hubo varias reconstrucciones. La estructura actual fue erigida por el Papa Inocente X en 1646, y ha sobrevivido hasta ahora.

San Juan de Letrán es notable por ser la iglesia más antigua de Occidente, así como por su papel significativo en la historia de la Iglesia. En ella se han celebrado cinco concilios ecuménicos, están enterrados 28 papas, y la tradición afirma que los relicarios del altar principal contienen las cabezas de san Pedro y san Pablo.


VIA OSTIENSE

Te puede interesar:
Descubre el lugar del último abrazo entre San Pedro y San Pablo

Hasta el papado de Aviñón en el siglo XIV, los papas en realidad vivían allí, y sólo se trasladaron al Vaticano al regresar a Roma y encontrar San Juan de Letrán en mal estado.

Hay muchas iglesias históricamente importantes de la fe católica, algunas de las cuales también tienen sus propios días de conmemoración (Santa María la Mayor, el 5 de agosto, y los SS. Pedro y Pablo el 18 de noviembre). Pero sólo San Juan de Letrán tiene su propio día de la fiesta, como los santos cristianos y eventos milagrosos como la Inmaculada Concepción, la Asunción, la Ascensión y Pentecostés.

Fiesta por un edificio

Entonces, ¿cómo pudo un edificio tener su propio día de la fiesta, y por qué éste? Después de todo, el nombre de San Juan de Letrán procede en sus orígenes de un palacio construido para la rica familia Laterani, antes de que Constantino pusiera sus manos sobre él y, un tiempo después, lo donara a la Iglesia.

¿Cómo puede un lugar con un pedigrí no enraizado en la fe, sino en el exceso egoísta y materialista, volverse tan importante para el pueblo de Dios que lo celebramos cada año con su propia fiesta?

Pues tiene que ver con la historia de la redención. Por lo menos a cierto nivel, San Juan de Letrán es la historia de cómo Dios puede usar cualquier cosa y cualquier persona para glorificarlo y lograr sus fines. Incluso un castillo ostentoso construido para una sola familia en la cima de un imperio cuya decadencia provocó su perdición.

Al celebrar la transformación de un símbolo de la dominación secular en un lugar santo, se nos recuerda nuestra propia conversión – de pueblo propiedad del mundo, a hijos y herederos de Dios.

Lo físico importa

Pero no es este el único legado de san Juan de Letrán. Al celebrar la dedicación de la cátedra del Obispo de Roma, afirmamos nuestra unidad como católicos romanos, y proclamamos una vez más el primado del Papa sobre los demás obispos.

No sólo eso, sino que recordamos también la importancia de nuestras propias iglesias locales. Para los católicos, nuestras catedrales y parroquias no son «sólo» edificios… son casas espirituales de los fieles, lugares de descanso y restauración, de dónde venimos para ser gestados (bautismo, catequesis, confirmación), alimentados por la Eucaristía, y sanados (la reconciliación).

Además, son como una casa física de Nuestro Señor, pues Él está oculto en el Sagrario, expuesto para nuestra adoración, o para ser sacrificado en la Misa para nuestro alimento espiritual y físico bajo la apariencia de pan y vino.




Te puede interesar:
¿Qué es una parroquia? ¿Puedo elegir la mía?

Como católicos, nuestra fe es física. La enseñanza de la Iglesia influye en la forma como vivimos nuestras vidas, hacemos actos físicos como hitos de nuestra fe, y bendecimos rutinariamente simples objetos. Creemos que si Dios puede cambiar el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de su hijo amado, Él puede usar nuestras pertenencias físicas cotidianas para que nos ayuden a lo largo de nuestro viaje espiritual.

¿Qué mejor manera de celebrar nuestra fe viva y física que honrando su hogar físico –San Juan de Letrán, la catedral de Roma?

(Adaptado del original publicado en la edición inglesa de Aleteia)

Tags:
arquitecturaroma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.