Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 octubre |
San Evaristo, papa
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Pobre, manso, perseguido,… ¿qué bienaventuranza te toca más?

© Unsplash

Carlos Padilla Esteban - publicado el 01/11/15

Somos bienaventurados porque somos amados por Dios

Me gustan las bienaventuranzas. Porque me hablan de la felicidad que anhelo. Y me dicen que mi vida es bienaventurada. Que mi vida vale la pena. Que ya ría o llore, que ya sea misericordioso o sea perseguido, soy bienaventurado, soy amado, soy bendecido.

Esa felicidad que Jesús me muestra es la misma que estoy llamado a vivir y a entregar. Soy bienaventurado en el corazón de Dios. Soy feliz y bienaventurado cuando vivo lo que me toca vivir mirando a Dios:

Bienaventurados los pobres de espíritu, los mansos, los que lloran, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los que trabajan por la paz, los perseguidos por causa de la justicia, cuando os injurien y os persigan por mi causa”.

Algunos de esos motivos para ser felices los sufrimos por culpa de otros. Y otros son rasgos que nos permiten vivir la vida en plenitud. Creo que cada uno debería pensar en esa bienaventuranza que más toca su corazón.

Feliz el que es pobre de espíritu. Feliz el que es manso de corazón. Feliz el que llora por el que sufre. Feliz el que tiene hambre y sed de un mundo más justo y solidario. Feliz el que es misericordioso con el que padece. El que tiene un corazón limpio con el que puede mirar bien a los hombres.

Feliz el que pacifica y siembra paz a su alrededor. Feliz el que es perseguido por causa de Cristo y aun así mantiene la alegría, porque tiene su corazón anclado en Dios.

Me conmueven esos caminos que Jesús presenta para vivir la santidad cada día. ¿Dónde estoy yo? ¿Cuál es mi camino de santidad, mi bienaventuranza?

Oración para pedir pureza de corazón

Pienso que para vivir llevando a Dios necesito un corazón limpio, una mirada pura. Me gusta esa bienaventuranza. Los santos miraron así. Porque la santidad tiene que ver con nuestra mirada.

Una persona rezaba: “Me gustaría ser limpio de corazón. Pero no sé si mi corazón es tan limpio. Yo lo veo sucio muchas veces. Te pido que me lo limpies. Me gustaría tener la pureza de tu mirada, Jesús. Pero no la tengo. No soy trasparente. No veo lo bueno siempre, me detengo en la fealdad.

A veces, como las moscas, busco lo que está mal, lo sucio, el pecado y la caída. Me entretengo en lo oscuro de mi vida, me divierto en el error. Y no me alegro, y no tengo luz.

Me gustaría ser capaz de ver la pureza alrededor de mi vida. Ver lo puro que es todo cuando cambio la mirada, cuando valoro la vida en su simplicidad.

Me da miedo que mi mirada poco limpia me aleje de ti. Déjame mirarme como Tú me miras. Déjame ver la belleza y alegrarme siempre con ella. Hoy te pido ser misericordioso y puro de corazón, limpio, trasparente».

Una mirada pura y misericordiosa es la que me gustaría tener. Los santos fueron así. Miraron como Dios nos mira. Igual que Jesús mira hoy a la muchedumbre: “Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron”.

Los mira con misericordia, conmovido. La mirada de amor de Jesús los purifica. Ve su belleza en medio de su pecado. Los ve ya con vestiduras blancas como Juan nos muestra: “Después miré y había una muchedumbre inmensa, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos”.

Y pensé en una santidad que es camino, la mía, la nuestra. Una santidad que es misericordia. Mi mirada, mi forma de amar, es la que trasforma lo impuro en puro, lo sucio en limpio.

El otro día leía: “Lo santo no necesita ser protegido por una estrategia de separación para evitar la contaminación; al contrario, es el verdaderamente santo quien contagia pureza y transforma al impuro. Jesús toca al leproso, y no es Jesús el que queda impuro, sino el leproso quien queda limpio[1].

Una mirada pura transforma realidad. Es lo que hacen los santos con sus vidas. Aman con misericordia. Y su misericordia transforma al que la recibe. Parece sencillo. Es el gran desafío que todos tenemos. Me gustaría mirar siempre así a Dios y a los hombres. Amar siempre así, compadeciéndome, con misericordia.

No quiero quedarme en mis pecados ni en los que pecados que veo a mi alrededor. No quiero fijarme en lo que me falta para ser perfecto. Me gustaría tener esa mirada llena de misericordia y de luz.

En la celebración de ayer de Halloween veo muchas veces una mirada pagana sobre la vida y la muerte. Una mirada sin esperanza. Hay más oscuridad que luz, más muerte que vida.

El hombre se confronta con el sentido de su vida. Mira cara a cara el miedo que tiene ante la muerte. No sabe qué hacer con lo que no controla. El miedo y el temblor forman parte de la fiesta que muchos viven el día de Halloween.

Hoy es la fiesta de la luz. La fiesta de la esperanza. Las palabras de Jesús son de vida, de luz. Son palabras de cielo.

Somos bienaventurados porque somos amados por Dios, porque se ha fijado en nosotros. Para Él tenemos un valor increíble. Dios nos ama por nuestra pequeñez. Cuando sufrimos, cuando no logramos lo que queremos. Está enamorado de nosotros. Por eso somos felices.

[1] José Antonio Pagola, Jesús, aproximación histórica

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.