Aleteia

Volver al futuro, por Robert Zemeckis: no sin Michael J. Fox

Collection Christophel
Comparte

No se plantea un «remake» de la saga

El 14 de mayo de 1952 nacía en Chicago Robert Zemeckis (Forrest gump, 1994), guionista, productor y oscarizado director de cine estadounidense. Tras finalizar sus estudios de arte y ciencias cinematográficas en la Universidad Sur de California, en Los Angeles, comenzó su andadura en el mundo del cine con dos filmes, Locos por ellos (1878) y Frenos rotos (1980) que fueron sendos fracasos, lo cual no le hizo albergar demasiadas esperanzas sobre su carrera.

El primer éxito comercial de Zemeckis -cuyo estilo es comparable al del reputado director estadounidense, Steven Spielberg- especialista en productos de entretenimiento para todos los públicos, fue Tras el corazón verde (1984), película de aventuras románticas escrita por Diane Thomas y protagonizada por Michael Douglas, quien también ejerció como productor, Kathleen Turner y Danny DeVito.

En este filme colaboró por primera vez con el compositor Alan Silvestri, habitual músico de sus películas, y debutaba como actriz Mary Ellen Trainor, la esposa de Zemeckis.

Al año siguiente volvió a conseguir otro triunfo de taquilla con el filme de ciencia-ficción Regreso al futuro (1985), título protagonizado por Michael J. Fox. Por esta película Robert Zemeckis y Bob Gale fueron candidatos al Oscar en la categoría de mejor guión original.

Sus siguientes trabajos para el cine fueron las secuelas Regreso al futuro II (1989) y Regreso al futuro III (1990), dos películas que no rebajaron el nivel comercial de sus proyectos que seguían siendo producidos en su mayoría por Steven Spielberg hasta ese momento, ya que a partir del fin de la trilogía de Regreso al futuro el propio Zemeckis fue el encargado de la producción de sus filmes.

Las primeras películas de Zemeckis se han enfocado, principalmente, en los efectos especiales -de lo que es un fanático- en lugar de la trama o la personalidad de los personajes. Y a diferencia de la mayoría de los filmes que dirigió en los 80, las historias que empieza a dirigir y producir empiezan a ser un tanto más complejas y maduras en cuanto al argumento.

Lo que está claro es que la historia del viaje en el tiempo de la saga Regreso al futuro es muy inteligente y divertida. Normalmente, en las películas de ese tipo se enviaba a los protagonistas a miles o millones de años atrás, pero eso para Zemeckis nunca fue posible. Por eso decidió enviar a un adolescente a la época en que sus padres son adolescentes y se conocen, y eso fue lo que atrapó a la audiencia. Contribuyó decisivamente que la máquina del tiempo se construyera en un DeLorean.

Por cierto, no habrá ningún remake o spin-off de la película. Según el contrato original firmado por los actores, los directores Robert Zemeckis y Bob Gale tienen el control de la saga hasta la muerte de los mismos (y ambos se niegan a realizar un remake). De hecho, en los filmes ya se juega activamente con la repetición de las escenas, sobre todo a partir de la segunda entrega cuando los personajes realizan los pasos idénticos de la película anterior.

Es más, Zemeckis tiene poder suficiente para paralizar la creación de un posible remake de la historia de McFly y Doc. Él y el co-guionista Bob Gale establecieron un acuerdo en 1984 con Universal y Amblin Entertainment en el que se reservaban la última palabra para decidir sobre cualquier película relacionada con Regreso al futuro. Zemeckis admite que sería un éxito en taquilla, gracias al gran número de seguidores de la trilogía original, pero cree que no sería lo mismo sin Michael J. Fox.

El 21 de octubre Marty McFly llega al futuro en Hill Valley en Regreso al futuro II. Les estaré esperando.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.