Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 09 agosto |
Santa Edith Stein
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El Papa: Jesús no estaba en contra de la riqueza, sino de la codicia

CHCIWOŚĆ

XiXinXing | Shutterstock

Radio Vaticano - publicado el 19/10/15

¡Cuántas familias peleadas por dinero!, lamenta Francisco en la homilía en Santa Marta... Hazte estas 3 preguntas

Jesús no condena la riqueza pero sí el apego a estas que divide a la familia y provoca las guerras: es lo que dijo el papa Francisco en la Misa celebrada el 19 de octubre de 2015 en la Casa Santa Marta del Vaticano.

“El apego a las riquezas es una idolatría”: Papa Francisco recuerda que no es posible “servir a dos señores: o se sirve a Dios o a las riquezas.

Jesús “no está contra las riquezas en sí mismas”, pero advierte sobre poner la propia seguridad en el dinero, que puede hacer de la “religión una agencia de seguros”.

Causa de división

Además el apego a la riqueza divide, como dice el Evangelio que habla de “dos hermanos que pelean por una herencia”.

“Pensemos en cuántas familias conocemos que han peleado y pelean, no se saluda, se odian, por una herencia. Y este es uno de esos casos.

El dinero es más importante que el amor a la familia, el amor de los hijos, de los hermanos, de los padres. Y esto destruye.

También las guerras, las guerras que hoy vemos. Puede haber un ideal, pero detrás está el dinero: el dinero de los traficantes de armas, el dinero de los que se benefician de las guerras».

«Y esta es una familia, pero todos, estoy seguro, todos conocemos al menos una familia que se ha dividido por esto.

Jesús es muy claro: ‘Tened cuidado y permaneced lejos de toda codicia: es peligroso’. La codicia.

Porque te da esta seguridad que no es verdadera y te lleva a rezar (tú puedes rezar, ir a la Iglesia), pero también tener el corazón pegado, y al final termina mal”.

Un empresario que no comparte con sus empleados

Jesús relata la parábola de un hombre rico, “un empresario exitoso”, cuyos “campos habían dado una cosecha abundante” y “tenía muchas riquezas”…

“…en vez de pensar: ‘Compartiré esto con mis empleados, con mis dependientes, para que ellos tengan un poco más que dar a sus familias’ piensa para sí: ‘¿Qué haré? Porque no tengo donde almacenar mis cosechas? ¡Ah! Ya está, derruiré mis graneros y construiré otros más grandes’.

Siempre más. La sed del apego a las riquezas no termina nunca. Si tienes el corazón adherido a las riquezas, cuando tienes muchas, siempre quieres más. Este es el dios de la persona que vive pegada a las riquezas”.

Bienaventuranzas

El camino de la salvación, afirma el Papa, es el de las Bienaventuranzas: ‘la primera es la pobreza del espíritu’, es decir no estar adherido a las riquezas que, si se poseen, son para el servicio a los demás, para compartir, para ayudar a mucha gente”.

Y el signo de que nosotros no “estamos en este pecado de idolatría” es dar limosna, y dar “a los necesitados”.

Y dar no solo lo que nos sobra sino también aquello que supone “alguna privación” porque quizás es “bueno para mí”.

“Esto es un buen signo, esto significa que es más grande el amor a Dios que la adhesión a las riquezas”.

Hazte 3 preguntas

Por tanto hay tres preguntas que podemos hacernos:

“Primera pregunta: ‘¿doy?’, segunda: ‘¿Cuánto doy?’. Tercera pregunta: ‘¿Cómo doy?’.

‘Pero padre, ¿qué quiere decir usted con esto?’. Cuando ayudas a una persona ¿la miras a los ojos? ¿le tocas la mano? Es la carne de Cristo, es tu hermano o tu hermana.

Y tú, en ese momento, eres como el Padre que no deja que le falte el alimento a los pájaros del Cielo.

Con cuanto amor da el Padre. Pidamos al Señor la gracia de mirarle, tan rico en su amor y en su generosidad y en su misericordia.

Y pidámosle la gracia de ayudar a los demás con el ejercicio de la limosna pero como Él lo hace. ‘Pero padre, Él no se privó de nada…’ Jesucristo, siendo igual a Dios, se privó de esto, se abajó, se humilló

Tags:
generosidadiglesia catolicapapa franciscoriquezaServicio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.