Aleteia

Primera (?) misa para Evo Morales después de 40 años

©-Marko Vombergar - ALETEIA
Comparte

El presidente de Bolivia declaró que era devoto de san Francisco y que había rezado por la vida del Papa

Después de Raúl Castro, que asistió a más de una misa durante el reciente viaje papal a Cuba y que hizo alusión a la posibilidad de una conversión si Francisco continuaba predicando en los términos en que lo estaba haciendo, le llega el turno a su colega Evo Morales de arrodillarse delante del altar en el momento de la consagración. El mismo presidente boliviano reveló hace dos días que había asistido a su primera misa después de 40 años de abstinencia y que lo hizo el domingo pasado en su pueblo natal, Orinoca, un poblado andino a 500 kilómetros de La Paz. La oportunidad que condujo al ex cocalero a la pequeña iglesia de campo ubicada a gran altura fue la fiesta patronal de San Francisco.

[N.d.e.: No obstante, Aleteia ha confirmado de fuentes directas que Evo Morales ha participado al menos en otra celebración eucarística anterior a esta, durante la visita del Papa Francisco a Bolivia, y de la cual es la imagen que acompaña al presente artículo]

Evo Morales también dio a conocer cuál fue la intención que le presentó a Dios en esa ocasión: “Recé por la vida del Papa Francisco, para que su lucha por la igualdad y la solidaridad y contra el sistema capitalista termine bien”, dijo evocando los temores que ya expresó en otra oportunidad de que algo mala pueda ocurrirle al pontífice. “Vengo a pedir a nuestro santo patrono san Francisco de Asís por la vida de nuestro hermano papa Francisco. El hermano papa Francisco nos acompaña en esta lucha por la paz, por la justicia social”, dijo después delante de los micrófonos de una radio.

El presidente indígena ha declarado ser personalmente devoto del “santo de los pobres y los carenciados” a quien dijo que se había encomendado para recibir “sabiduría para terminar con la pobreza extrema” en Bolivia y para poder reducir “la pobreza media”.

Artículo originalmente publicado por Tierras de América

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.