¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué es San Francisco el Patrono de la Ecología?

San Francisco y la naturaleza
Public Domain
Comparte

El santo que provoca la admiración y el hombre que obliga a la imitación

Cuando se habla de san Francisco, a muchas personas les viene a la mente el hecho de que él es amigo de la naturaleza y de los animales. Tal vez relativamente pocos sepan que Francisco es Patrono de la Ecología; declarado oficialmente por el papa Juan Pablo II, el día 29 de noviembre de 1979.

Infelizmente, para una gran parte de las personas, san Francisco es apenas objeto de una admiración sentimental y romántica. No lo conocen de modo más profundo. Y, menos aún llegan a imitarlo en su amor auténtico a todas las criaturas, animadas e inanimadas, del universo entero. No llegan ni a imaginar la posibilidad de un amor fraterno cósmico. Llegar a amar al sol, a la luna y a las estrellas, como Francisco las amó.

Y, Francisco vivió ese amor “concreto”, telúrico y cósmico al mismo tiempo, acogiendo, en el más profundo amor fraterno a todas las criaturas como hermanos y hermanas de verdad. Es el Francisco, simultáneamente, humano y cristificado. Es el santo, incómodamente próximo a nosotros en su manera tan humana de ser; y es el hombre tan increíblemente lejano de nosotros en su santidad provocadora y profética. (…)

 

Muchas veces “san Francisco” es llamado “hermano universal”. Y no sólo por darle un título original, sino, porque de hecho, él fue el verdadero hermano de la tierra, del agua, del fuego, de las plantas, de los insectos y hasta del sol, de la luna y de las estrellas. Llamaba a todas las criaturas, hermano y hermana.

San Francisco no quería que se talase un árbol si no era absolutamente necesario. Retiraba los gusanos de los lugares muy transitados, para que nadie los fuera a pisar. Sumergía las manos en el agua límpida y bebía en el cuenco de las manos, alabando al Creador que la hizo “útil, humilde, preciosa y casta”.

En cierta ocasión, Francisco hizo un bonito sermón a los pajarillos. Les dijo que debían agradecer mucho a Dios, pues El les da las frutas para que se alimenten, el aire puro para que vuelen y los árboles para hacer sus nidos. Y vino una gran bandada a escuchar el sermón. Se quedaron quietecitos y escucharon atentamente hasta el fin.

Todo eso es más que un motivo para hacer a san Francisco el patrono de la ecología. Fue el Papa, San Juan Pablo II el que, en una “Bula” especial, declaró al Santo de Asís “Patrono de los Ecologistas”. El texto de la Bula es el siguiente:

“Entre los santos y hombres famosos que valorizan la naturaleza como un don maravilloso hecho por Dios al género humano, se incluye, con mucha razón, San Francisco de Asís. Pues él llegó a comprender, de modo bien propio, todas las obras del Creador; e, inflamado por el espíritu divino, cantó aquel bellísimo “Cántico de las Creaturas”, por las cuales, especialmente por el hermano sol, la hermana luna y las estrellas del cielo, tributó al altísimo, omnipotente y buen Señor, el debido loor, gloria, honra y toda bendición. Con muy buen criterio, pues, nuestro venerable hermano Oddi, Cardenal de la Santa Iglesia Romana, Prefecto de la Sagrada Congregación del Clero, en nombre principalmente de los miembros de la Sociedad Internacional llamada “Instituto de Planificación Ambiental y Ecológica para la Calidad de Vida”, pidió a esta Sede Apostólica que San Francisco fuese declarado, delante de Dios, Patrono de los. Ecologistas.

Nos, por tanto, de acuerdo con la opinión de la Sagrada Congregación de los Sacramentos y del Culto Divino, en virtud de este texto, y para siempre, constituimos a San Francisco de Asís como Patrono celestial de los ecologistas, con todas las honras consecuentes y con los privilegios litúrgicos correspondientes, sin que pueda haber algo en contrario. Así lo ordenamos, mandando que el presente texto sea rigurosamente observado y que tenga sus efectos tanto ahora como en el futuro.

Dado en Roma, junto a San Pedro, con el sello del Pescador, en el día 29 de noviembre del año del Señor de 1979, segundo de nuestro Pontificado”.

De acuerdo con esta Bula hay tres razones para que san Francisco sea declarado Patrono de los Ecologistas:

1) Valorizó la naturaleza como un don maravilloso, hecho por Dios al género humano;

2) Llegó a comprender, de modo bien propio, todas las obras del Creador;

3) Cantó aquel bellísimo “Cántico de las Creaturas”, … por las cuales tributó al altísimo, omnipotente y buen Señor, el debido loor, gloria, honra y toda bendición.

Y el Papa, mediante ese documento, concede a ese “hermano universal de la naturaleza” todas las honras y privilegios litúrgicos correspondientes. “Eso significa que, sobre todo en las Misas celebradas en los más bellos escenarios naturales de la Creación, se puede invocar a san Francisco, el enamorado de las criaturas, para que, bajo su dirección, aprendamos a orar “ecológicamente” al Creador y a sus santos principales” (Pedro de Anasagasti, ofm., “Cuadernos Franciscanos”, 1986, N° 75, pág. 426).

En este pequeño documento está la verdadera fundamentación teológica para declarar a san Francisco el patrono de la ecología: “Valorizó la naturaleza como un don maravilloso, hecho por Dios al género humano”.

Tomado de un artículo originalmente publicado por Mercabá

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.