Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: Que no se apague en nuestro corazón la nostalgia de Dios

© Alessia GIULIANI /CPP

El Papa Francisco

Aleteia Team - publicado el 01/10/15

"¿No necesito nada, espiritualmente?", plantea en la homilía de este jueves en Santa Marta

La alegría del Señor es nuestra fuerza, en Él encontramos nuestra identidad. Es uno de los pasajes de la homilía de Francisco en la misa matutina celebrada en la Casa Santa Marta del Vaticano en la fiesta de Teresa de Lisieux, santa especialmente querida por Jorge Mario Bergoglio.

El Pontífice ha destacado que nunca, en el corazón de un cristiano, debe apagarse la nostalgia de Dios; si no, nuestro corazón no puede hacer fiesta.

El Papa Francisco ha partido de la Primera Lectura, tomada del Libro de Nehemías -que explica que el pueblo de Israel después de largos años de deportación vuelve a Jerusalén- para ofrecer su reflexión sobre qué da sustancia a la identidad de un cristiano.

El Pontífice ha recordado que también en los años de Babilonia, el pueblo siempre se acordaba de la patria. Después de tantos años, ha dicho, llega finalmente el día del retorno, de la reconstrucción de Jerusalén y, como narra la Primera Lectura, Nehemías pide al escriba Esdrás leerle el Libro de la Ley al pueblo. El pueblo está feliz: “estaba alegre pero lloraba y sentía la Palabra de Dios; tenía alegría pero también lloraba, todo junto”.

La alegría del Señor es nuestra fortaleza

¿Cómo se explica esto?, ha preguntado Francisco: “Sencillamente, este pueblo no solo había reencontrado su ciudad, la ciudad donde nació, la ciudad de Dios, este Pueblo al escuchar la Ley, encontró su identidad, y por esto estaba contento y lloraba”.

“Lloraba de alegría, lloraba porque había encontrado su identidad, había reencontrado esa identidad que con los años de deportación se había perdido un poco. Un largo camino. “No os pongáis tristes, dice Nehemías, porque la alegría del Señor es vuestra fortaleza”. Es la Alegría que da el Señor cuando encontramos nuestra identidad. Y nuestra identidad se pierde en el camino, se pierde en tantas deportaciones, o nuestras autodeportaciones, cuando hacemos un nido aquí, un nido allá, un nido… y no en la casa del Señor. Encontrar la propia identidad”.

Solo en Dios encontramos nuestra verdadera identidad

El Papa se pregunta, por tanto, de qué forma se puede encontrar la propia identidad. “Cuando tú has perdido lo que era tuyo, tu casa, lo que era propiamente tuyo -ha destacado-, te viene esta nostalgia y esta nostalgia te lleva de nuevo a casa”.

Y este pueblo, ha añadido, “con esta nostalgia, se sintió feliz y lloraba de felicidad por esto, porque la nostalgia de la propia identidad lo había llevado a encontrarla. Una gracia de Dios”.

“Si nosotros, por ejemplo, hemos comido mucho, no tenemos hambre. Si estamos cómodos, tranquilos, donde estamos, no sentimos la necesidad de irnos a ninguna otra parte -ha planteado-. Y yo me pregunto, y estaría bien que nos lo preguntásemos hoy: ‘¿Estoy tranquilo, contento, no necesito nada (espiritualmente, digo) en el corazón?’. ‘¿Se ha apagado mi nostalgia?’».

«Miremos a este Pueblo feliz, que lloraba pero de alegría. Un corazón que no tiene nostalgia, no conoce la alegría. Y la alegría, es nuestra fuerza, la alegría de Dios. Un corazón que no sabe lo que es la nostalgia, no puede hacer fiesta. Y todo este camino que comenzó mucho tiempo atrás, termina en fiesta”.

Que no se apague en nuestro corazón la nostalgia de Dios

El Pueblo, ha recordado Francisco, exulta con gran alegría, porque había “comprendido las palabras que les habían sido proclamadas. Habían encontrado lo que la nostalgia les hacía sentir y seguir adelante”.

“Preguntémonos cómo es hoy nuestra nostalgia de Dios -ha concluido el Papa-: ¿Estamos contentos así o todos los días tenemos este deseo de ir adelante? Que el Señor nos dé esta gracia: que nunca, nunca, se apague en nuestro corazón la nostalgia de Dios”.

Tags:
almapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.