¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

La última misa del Padre Pío

Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Era el 22 de septiembre de 1968, el día anterior de su llegada a la Casa del Padre

Un fragmento de la última misa de san Pío de Pietrelcina (por todos conocido como el Padre Pío) celebrada en la Iglesia de Santa Maria delle Grazie. Era el 22 de septiembre de 1968, el día anterior de su llegada a la Casa del Padre.

El Padre Pío, sentado en una silla de ruedas, bajó a celebrar la misa en la Iglesia de Santa Maria delle Grazie, llena de fieles. El superior del convento quiso una misa solemne y cantada, pero el Padre Pío no lo conseguía y se notó por la quebrada voz del enfermo durante la consagración del pan y del vino, y la penosa dificultad con la que lograba cantar el padre nuestro.

Al terminar la misa, cuando intentó levantarse para impartir la bendición a los fieles, se tambaleó y luego se relajó en los brazos del padre Bill.

Acudieron inmediatamente otros hermanos con la silla de ruedas para acompañarlo a su celda. El Padre Pío pasó entre la multitud triste y conmovida y dijo débilmente: “Hijos míos, hijos míos…”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones