¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

El Papa a obispos de EE.UU.: “El lenguaje duro no es propio de un pastor”

MARK WILSON / POOL / AFP
Bishops listen to Pope Francis speak during the midday prayer service at the Cathedral of St. Matthew on September 23, 2015 in Washington, DC. The Pope began his first trip to the United States at the White House followed by a visit to St. Matthew's Cathedral, and will then hold a Mass on the grounds of the Basilica of the National Shrine of the Immaculate Conception. AFP PHOTO/POOL/MARK WILSON
Comparte

El Papa de la misericordia reconoce la valentía de los obispos ante la crisis de los abusos sexuales del clero

El lenguaje duro y belicoso de la división no es propio del Pastor no tiene derecho de ciudadanía en su corazón y, aunque parezca por un momento asegurar una hegemonía aparente, sólo el atractivo duradero de la bondad y del amor es realmente convincente”, dijo el Papa Francisco al encontrar a 300 obispos de Estados Unidos este miércoles 23 de septiembre en la Catedral de San Mateo en Washington.

Un discurso denso que se aplica al Sínodo de Obispos que iniciará en octubre y llama a la unidad de la Iglesia y evitar la “luchas mundanas”. “Cuanto más rico sea el patrimonio que tienen que compartir con parresía, tanto más elocuente ha de ser la humildad con que lo tienen que ofrecer”, sostuvo.

De una manera, directa y amorosa el Papa pidió de evitar divisiones y discusiones ideológicas entre los obispos estadounidenses y la Iglesia en general.

“Por tanto, la vía es el diálogo entre ustedes, diálogo en sus Presbiterios, diálogo con los laicos, diálogo con las familias, diálogo con la sociedad. No me cansaré de animarlos a dialogar sin miedo”, añadió.

Con ánimo fraterno aseguró que la Iglesia debe ser casa de alegría y acogida, no un templo de altos discursos sin relación con la realidad de la gente: “No una predicación de doctrinas complejas, sino el anuncio gozoso de Cristo”.

El Papa saludó a las iglesia y los fieles que los obispos “llevan en sus hombros”. “El corazón del Papa se dilata para incluir a todos”, indicó.

Que ningún miembro del Cuerpo de Cristo y de la nación americana se sienta excluido del abrazo del Papa”. Sostuvo.

Antes de iniciar el discurso el Papa envío un saludo a la comunidad judía que celebra el Iom Kipur.

Una Iglesia que abraza el dolor y la verdad

La Iglesia como una misión viva: “cuando echan una mano para realizar el bien o llevar al hermano la caridad de Cristo”.

Visible en acciones como “enjugar una lágrima”, “acompañar a quien está solo”, “fortalecer a quien tiene el corazón destrozado”, “enseñar a quien tiene sed de verdad””, indicó.

En todo esto: “Sepan que el Papa los acompaña y los ayuda, pone también él su mano –vieja y arrugada pero, gracias a Dios, capaz todavía de apoyar y animar– junto a las suyas”.

Gracias a Dios por el dinamismo evangélico también con los inmigrantes

El Papa agradeció a Dios por “el dinamismo del Evangelio” en estas tierras; una presencia de Cristo para “ofrecer su aportación generosa, en el pasado y en la actualidad, a la sociedad estadounidense y al mundo”.

En este sentido, se alegró por el “firme compromiso de su Iglesia a favor de la vida y de la familia, motivo principal de mi visita”.

El Obispo de Roma sostuvo que admira el esfuerzo que realiza Iglesia de EEUU para “acoger e integrar a los inmigrantes que siguen llegando” al país “en busca de sus prometedores recursos de libertad y prosperidad”. De hecho, 11 millones de inmigrantes esperan una ley migratoria por parte del gobierno para legalizar su situación.

Asimismo, reconoció “los esfuerzos que dedican a la misión educativa en sus escuelas a todos los niveles y a la caridad en sus numerosas instituciones”.

Las victimas y la Iglesia que sufren por los escándalos

Conozco bien la valentía con que han afrontado momentos oscuros”, dijo el Papa que esto no impidió a la Iglesia local “evitar humillaciones y sacrificios, sin ceder al miedo de despojarse de cuanto es secundario con tal de recobrar la credibilidad y la confianza”.

“Sé cuánto les ha hecho sufrir la herida”, y “he seguido de cerca su generoso esfuerzo por curar a las víctimas, consciente de que, cuando curamos, también somos curados, y por seguir trabajando para que esos crímenes no se repitan nunca más”, señaló. 

Unidad de la Iglesia y no traigo lecciones o programas

Como obispo de Roma les exhortó a “custodiar la unidad de la Iglesia universal”. Es la primera vez que el 94% de los Obispo de EEUU ven personalmente al Papa, así les dijo: “no me siento forastero entre ustedes”.

“También yo vengo de una tierra vasta”, reconoció, al mismo tiempo que expresó conocer “bien el reto de sembrar el Evangelio en el corazón de hombres procedentes de mundos diversos”, señaló.

“No me es ajeno el cansancio de establecer la Iglesia entre llanuras, montañas, ciudades y suburbios de un territorio a menudo inhóspito”, dijo el Papa villero.

No es mi intención trazar un programa o delinear una estrategia”, explicó a los obispos . “No he venido para juzgarles o para impartir lecciones”.

“No pretendo decirles lo que hay que hacer, porque todos sabemos lo que el Señor nos pide”, añadió en otra parte del denso discurso.

No se dejen robar la alegría de pastores

Así, les compartió algunas reflexiones para acompañar su camino como pastores:

Nuestra mayor alegría es ser pastores, y nada más que pastores, con un corazón indiviso y una entrega personal irreversible”.

La alegría es un don “en la oración asidua, en la predicación”. “El maligno ruge como un león tratando de devorarla”, expresó.

“No una oración cualquiera, sino la unión familiar con Cristo, donde poder encontrar cotidianamente su mirada”.

No una predicación de doctrinas complejas, sino de Cristo

El Pontífice respondió a las voces criticas que piden rigor en la doctrina incitando a ser pastores que anuncian con alegría a Cristo.

Que el estilo de nuestra misión suscite en cuantos nos escuchan la experiencia del «por nosotros» de este anuncio”.

“Estén atentos a que la grey encuentre siempre en el corazón del Pastor esa reserva de eternidad que ansiosamente se busca en vano en las cosas del mundo”, agregó.

Pastores con “capacidad de hacer y construir, en la libertad y la justicia, la prosperidad de la que esta tierra es pródiga”.

Pastores no autorreferenciales, sino líderes del servicio

“No apacentarse a sí mismos, sino saber retroceder, abajarse, descentrarse, para alimentar con Cristo a la familia de Dios”, sostuvo delineando el pastor que da el corazón a su rebaño.

No mirar hacia abajo, a la propia autoreferencialidad, sino siempre hacia el horizonte de Dios, que va más allá de lo que somos capaces de prever o planificar”.

“Pero, ay de nosotros si convertimos la cruz en bandera de luchas mundanas, olvidando que la condición de la victoria duradera es dejarse despojarse y vaciarse de sí mismo (cf. Flp 2,1-11)”, dijo a los obispos líderes de servicio”.

Tags:
papa eeuu
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.