Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
San Juan Berchmans
home iconEstilo de vida
line break icon

No es fácil ser madre

mujer embaraza con niña

editora cleofas

mujer embaraza con niña

Editora Cléofas - publicado el 18/09/15

Tú tienes el primado del corazón

En este mundo que se agita en un mar de violencias y guerras, no podemos dejar de recordarte, precisamente porque aún eres la mayor reserva de amor que Dios quiso en este mundo. Tú, ¡oh madre! tienes entre los hombres el primado del corazón.

Ni los rascacielos más altos, ni las computadoras más potentes, ni los aviones más veloces, pueden ser comparados a la belleza trascendente de tu mirada y al sentimiento incomparable de tu corazón.

Madre, fuiste creada no sólo para dar vida a los hombres; mucho más que eso, para sembrar el amor entre ellos, y darle al mundo un rostro humano.

El mundo necesita aprender contigo, antes de que sea tarde, la lección de perdón sin límites, de compasión que te hace sufrir solidaria, de bondad que supera toda envidia, de paciencia que vence toda inquietud, de amor que vence todo odio y que es más fuerte que la muerte.

Estamos agradecidos con Dios por crearte y te dio como regalo a cada uno de nosotros. Tu belleza es grande porque en ti es grande la intensidad del espíritu que penetra la materia.

Sobre todo, madre, queremos reconocer y agradecer por la gratuidad de tus buenas obras. Eres como la raíz del árbol, siempre escondida, pero siempre promoviendo el crecimiento de las ramas y los frutos.

Dijo alguien que “el placer de la abeja es chupar la miel de la flor, pero el placer de la flor es entregar la miel a la abeja”. Sé que así eres, madre.

Mirándote aprendemos a dar gracias a Dios todos los días.

Y si acaso alguien no reconoce tu valor, o no retribuye con gratitud tu amor que nunca acaba, que sepas que el Creador te ve. Madre, más que antes, necesitamos mucho de ti.

La madre está por encima del bien y el mal. La madre tiene una autoridad espiritual sobre su bebé, la madre renuncia, la madre pide todo el día a Dios que interceda por sus hijos. Lo consagra todo a Nuestra Señora y a los ángeles. A veces no tiene tiempo ni de ducharse, de hacerse las uñas y arreglarse el pelo. La madre vive para el hijo. Ella en último lugar.

La madre, después de que el hijo sale de su vientre, detiene su mente, y de ahí no sale nunca más.

La madre no tiene un interés mayor que no sea el bienestar de su hijo. La madre sabe la fecha de cada vacuna, pero sufre con la fiebre, la madre se despedaza en mil con el llanto. La madre acaricia al bebé, hace piruetas para ganar una risita.

La madre enfrenta un ejército… de salto alto y de pecho abierto. Si todo falta, la madre estará junto a su hijo.

Es tan bueno tener madre que Jesús ofreció a su madre para que fuera nuestra madre espiritual, guía para Dios. Ricardo de San Víctor dijo: “El nombre de María cura los males del pecado con más eficacia que los ungüentos más buscados. No existe enfermedad, por desastrosa que sea, que no ceda inmediatamente a la voz de este bendito nombre”.

Alguien dijo que el nombre de María desarma el corazón de Dios. No existe pecador, por más criminal que sea, que lo pronuncie en vano. El nombre de María abre el corazón de Dios y pone todos los tesoros de Él a disposición del alma que lo invoca. San Bernardo la llamó “omnipotencia suplicante”.

Es tan bueno tener madre que hasta el Hijo de Dios, el Verbo divino que nada necesita, quiso tener una madre. Ella lo acompañó del pesebre a la cruz. Fue su consuelo, su ayuda humana más importante.

Ella es el modelo de todas las demás madres: humilde, servicial, disponible, paciente, desapegada de todo, pura, bella, santa, inmaculada, bondadosa, tierna, compasiva, valiente… silenciosa. Amar y sufrir, amar es darse, amar es decir No a sí mismo para decir Sí al otro. Amar es ser madre.

Alguien dijo un día que “ser madre es sufrir en el Paraíso”. Nada hace sufrir tanto como los dolores del hijo, pero nada la alegra tanto como su sonrisa. No hay figura más dulce y bella que la madre, gestora y educadora de la vida. Si es bello y noble construir casas, coches, computadoras… ¿qué más noble que generar y construir un ser humano, imagen de Dios?

Felicidades a todas las madres, las que generaron a sus hijos en el vientre, o en el corazón. Gracias por tu vientre que nos acogió, y no nos rechazó, y generó en nosotros la vida. Gracias por las noches sin dormir, por las lágrimas derramadas, por las luchas de cada día, por el pan de cada día, por la cama siempre hecha, la mesa siempre lista, el hogar siempre cálido por tu calor. Eres, de hecho, el sol de la familia, tienes el primado del corazón.

Tags:
familiamaternidadvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.