Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconOtros Cultos
line break icon

La Nueva Era de Acuario y su falta de fundamentos

cielo estrellas rasgadas

© Dennis van de Water/SHUTTERSTOCK

cielo estrellas rasgadas

Alexandre Zabot - publicado el 12/09/15

Crítica a quienes dicen prever tu futuro y el de la humanidad…

La Nueva Era (New Age) es, según los místicos y astrólogos, el adviento de la Era de Acuario. Para ellos, estamos al final de la Era de Piscis, dominada por el pensamiento cristiano “represivo, retrógrado y prejuicioso”. El próximo Eon (o Era) será el fin de la “dominación cristiana” y el inicio de un tiempo de luz, tecnología y paz. Las bases para estas ideas fantasiosas provienen de la astrología, y ésta, a su vez, roba (y no sabe cómo usar) conceptos de astronomía. Es necesario, por lo tanto, comprender un poco de esta ciencia milenaria para poder apreciar la falta de nexos de las afirmaciones de los astrólogos y los adeptos de la Nueva Era.

Antes de llegar a la noción de “Eras”, es necesario recordar los tres principales (pero no los únicos) movimientos de la Tierra:

El primero es el de rotación, alrededor del propio eje, que dura aproximadamente 24 horas y determina los días y las noches.

El segundo movimiento es el de traslación, alrededor del Sol, que dura poco más de 365 días. Éste determina qué partes del cielo son visibles en la noche: si en movimiento de la Tierra el Sol queda frente a alguna constelación, no podemos verla, es necesario esperar algunos meses para estar en otro punto de la órbita. De esa forma, hablamos de “cielo de invierno” y “cielo de verano”, por ejemplo. A quien le gusta ver el cielo sabe que las tres Marías aparecen durante el verano y el Escorpión en invierno.

El tercer movimiento es el de precesión. Es el mismo movimiento ejecutado por un trompo cuando está próximo a parar: una pequeña oscilación (voltereta) del eje de rotación.

En resumen, la Tierra gira alrededor de su propio eje, que oscila levemente y, al mismo tiempo, gira alrededor del Sol.

¿Complicado? No olvides que el eje de rotación terrestre está inclinado alrededor de 23°, o sea, la Tierra gira un poco “inclinada” en su órbita alrededor del Sol. Estos son los movimientos necesarios para comprender lo que los místicos llaman la “Nueva Era de Acuario”. Una cosa más: las constelaciones. Para delimitar el cielo y las estaciones del año, los astrónomos los dividieron por regiones. Son las constelaciones. Las estrellas de una misma constelación no necesitan estar conectadas entre sí. Es sólo una división aparente del cielo, para facilitar la localización de las estrellas. Desde tiempos remotos, los hombres crearon esas divisiones y, actualmente, la Unión Astronómica Internacional divide el cielo en 88 constelaciones, de tamaños diversos.

Muchos nunca se han preguntado al respecto, pero no es sólo en la noche que tenemos estrellas. De día también están sobre nosotros, aunque, la luz dispersada por el Sol nos impide verlas a simple vista: el cielo azul es más brillante que ellas. El Sol, durante el día, está siempre frente alguna constelación. Durante el año, pasa frente a las 13 constelaciones. Son las constelaciones del Zodíaco. Estoy seguro que conoces por lo menos 12 de ellas: son los signos, Aries, Piscis, Tauro, Escorpión, etc.

No hay nada de especial en ellas, excepto el hecho de que el Sol pasa frente a ellas. Si naciste entre febrero y marzo, los astrólogos dicen que tu signo es Piscis porque el Sol estaría frente a Piscis de febrero a marzo. Usé este tiempo verbal porque, en realidad, el Sol no está frente a Piscis durante el periodo que ellos citan. Parece que ellos no hacen observaciones ni saben hacer cuentas. Algunos, concientes de eso, inventaron conceptos esdrújulos como “constelaciones teóricas” (las de ellos) y “constelaciones naturales” (las reales). El hecho es que aquello que ellos “calculan” no coincide con la realidad.

Volvamos a la cuestión de la Tierra y su giro un poco inclinado. Esto hace que el Sol cruce, en marzo y septiembre, el ecuador celestial, una línea imaginaria que divide el cielo en dos partes, una norte y otra sur. El punto exacto en que el Sol cruza este ecuador en marzo se llama Punto de Aries. Hoy, este punto está sobre la constelación de Piscis, no de Aries. Éste cambió (y continúa cambiando) de posición a causa del tercer movimiento que cité, o de precesión de los equinoccios. Este movimiento tiene un periodo de 25.800 años. A lo largo de este tiempo, el Punto de Aries pasa durante algunos milenios sobre algunas constelaciones. Es de ahí que los astrólogos sacan la historia de las Eras. De Aries, este punto pasó para Piscis (ahora) y, en alrededor de 2.600, estará en la constelación de Acuario.

Si los astrólogos no saben ni cuando el Sol está de verdad frente a una constelación, imagínatelos calculando la época en que el Punto de Aries estará sobre la constelación de Acuario. Algunos dicen que esto ya ocurrió en la década de 1960; otros, que será este año: los más precavidos dan una fecha más futura. Ninguno de ellos, sin embargo, parece consultar una tabla astronómica.

Si tantos términos nuevos son un poco confusos para ti, no te preocupes. Lo que necesita quedar claro es que la constelaciones son sólo delimitaciones del cielo creadas por el hombre por motivos diversos, pero todos prácticos, como marcar el inicio y el fin de los periodos de cosecha, por ejemplo. Debido a los varios movimientos de la Tierra, el Sol pasa por algunos lugares del cielo que nosotros consideramos especiales meramente porque señalan posiciones interesantes, como el Punto de Aries en el pasaje del Hemisferio Sur al Norte. Estos puntos no son fijos: éstos se mueven como la Tierra.

Los astrólogos y los místicos usan estos términos técnicos sin propiedad y de forma incorrecta. A pesar de que no saben ni por dónde está el Sol, ellos dicen prever tu futuro y el de la humanidad…

El prof. Alexandre Zabot, de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC), es físico y doctor en Astrofísica. Aleteia le agradece la generosidad de compartir con nosotros sus artículos sobre las relaciones entre fe y ciencia e invita a los lectores a conocer el blog del profesor AlexandreZabot.

Tags:
ciencia y feuniverso
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.