Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEstilo de vida
line break icon

Yo, Dios y mi tiempo de soltero

LoloStock

Destrave - publicado el 10/09/15

Estar soltero no es una enfermedad, tampoco una vocación; no es estar solo ni es sinónimo de soledad. Es un tiempo solo tuyo, dure lo que dure

Mientras unos lidian con la “solteritis” como si fuera una enfermedad, otros la toman como si fuera una especie de vocación, el “solterismo”, pero yo creo en una tercera opción; aunque aún no tengo un nombre para definirla, es algo que resulta de la suma de espera + camino + preparación.

Ante la “solteritis”, algunos parientes se preocupan por ti, como si tu caso fuera contagioso o terminal. ¡Sólo cabe un milagro! La persona soltera que admite tener “solteritis” tiene comportamientos rayando en la desesperación. Todo lo que escucha decir sobre cuidados o simpatía para conseguir a alguien, lo prueba. Tiene mucho miedo de morir con esta enfermedad que dice tener, y vive en función de ella; incluso busca “remedios” que alivien los síntomas, ¡pero estos acaban volviéndose peores!

Del otro lado, están los que consideran “estar soltero” como una especie de vocación, eso es el “solterismo”. Asumen para si ese título los que creen que están bien en esta situación. Aparentan estar seguros, decididos a escoger esa vocación. ¡Una pena! Se nutren de dosis de alegrías momentáneas, ven dificultades en construir y buscar una felicidad verdadera y duradera. No entienden la belleza que es compartir el don más precioso que Dios les da: la vida.

Estar soltero no es una enfermedad ni tampoco una vocación, no es estar solo ni es sinónimo de soledad. Es un tempo solo para ti, dure lo que dure. Es tiempo de conocerse, conquistarse y amarse, tal vez incluso de descubrir los motivos que te hacen estar soltero. ¡Que bueno! Es la ocasión de hacer un viaje en el tiempo y reparar las lagunas de tu historia. Es ocasión de mejorar y estar preparado para recibir a alguien en tu vida.

Es urgente, mientras, un amor propio antes de cualquier apertura a otro amor. El amor propio es una laguna única que sólo debe ser llenada por uno mismo. Corremos el riesgo de buscar en alguien un sentimiento que nos corresponde llenar a nosotros. Insistimos en una dependencia afectiva que absorbe y desgasta nuestras relaciones.

Más importante que el amor propio es la reciprocidad del amor de Dios. Aunque en mil vidas no consigamos retribuir el amor que Él nos tiene, es fundamental esa prioridad en nuestro orden afectivo. El amor de Dios, para quien lo busca, es una experiencia única, como un tesoro nunca encontrado.

Por esto, afirmo que soltero no significa solo y, como Teresa de Ávila afirma, sólo Dios basta. Es un amor tan presente, que yo no me veo con el derecho de sentirme solo. Es un amor que viene para guiar y ordenar todos los demás amores, sentimientos… Cada amor debe estar en su debido lugar.

Pues bien: En la de meta de esta ocasión bien vivida, allí la encontraré, a esa persona que ama a ese Amor Incondicional, que encuentra en Él los caminos a seguir y afronta, confiada, todos los ‘nos’ de la vida y que, aunque con los dolores y angustias propios del ser humano, permanece anclada con el barco de su vida en el Puerto Seguro que es el amor de Jesús.

Gentilmente, le pediré la oportunidad de amarrar mi barquito a su lado. No sólo en el puerto, sino en una numa vaga mais coladinha, para conversar, estar cerca uno del otro, aprender a convivir e incluso, en el caso de un barco afloje la cuerda y el otro esté a punto de dar la vuelta. No podemos perder el puerto de vista. La inversión de prioridades afloja la cuerda del bote y lo aleja de la seguridad del puerto.

La reciprocidad de ese amor de “cercanía” comienza a crecer, hasta que estemos preparados para renunciar a nuestros barquitos y navegar juntos, compartir un barco nuevo. Hasta que llegado el momento, gentilmente, yo le pida: “¿Quieres amarme en segundo lugar para siempre?”.

“Sólo en Dios el hombre encuentra la verdad y la felicidad que no se cansa de buscar” (CIC 27).

Artículo originalmente publicado por Destrave

Tags:
matrimoniosoledad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.