Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué buscar la declaración de nulidad?

© Robert Hoetink SHUTTERSTOCK

SIAME - publicado el 02/09/15

¿Puedo obtener mi divorcio por la Iglesia?

‘¿Cómo puedo obtener mi divorcio por la Iglesia?’ Es una pregunta que mucha gente llega a plantear a las oficinas parroquiales.

De entrada hay que explicar que no existe el ‘divorcio por la Iglesia’, pues “lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre” (Mc 10, 9).

Lo que puede hacer un católico que se ha divorciado, es solicitar ante el Tribunal Diocesano la revisión de su caso, para que se determine si hubo o no matrimonio.

La Iglesia no divorcia ni anula matrimonios. Lo que hace es examinar y dictaminar si se cumplieron o no las condiciones indispensables para que el matrimonio fuera válido.

Mucha gente cree que la única razón para realizar este trámite es quedar libre para poderse casar por la Iglesia, pero existen otras. A continuación se presentan las que dieron diez personas que lo llevaron a cabo. Lo que dijeron tal vez anime a alguien a hacer lo mismo.

1. Duele recordar, pero sabes que es la última vez que vas a pensar en eso, y sacarlo todo permite dar un cierre a esa parte de tu vida y seguir adelante. Se los recomiendo a todos. MG

2. Es liberador verlo con la perspectiva que da el tiempo y la distancia y darse cuenta de que muchas culpas que venía cargando no eran mías ni suyas. Me quité un gran peso de encima. EV

3. Fuera lo que fuera el resultado, yo quería saber. Pensaba: si me dicen que mi matrimonio es válido, pues a seguir orando por la santificación de mi cónyuge; si me dicen que es nulo, me libero de ese vínculo y empiezo una nueva vida. No hay que quedarse con la duda. SB

4. Me estaba alejando de Dios. Como no comulgaba, empecé a dejar de ir a Misa, y como no me confesaba, sentía que acumulaba pecados. Felizmente mi matrimonio fue declarado nulo, pude volver a participar de los Sacramentos, me he acercado mucho a Dios. Uno no se da cuenta de lo que se está perdiendo, hasta que lo recupera. NG

5. No es tan caro como pensaba, y además me dieron facilidades para pagar. RI

6. Fue un trámite relativamente rápido y discreto. Y obtener la declaración de nulidad me dio la tranquilidad de saber que si encuentro a alguien con quien me quiera casar, puedo casarme por la Iglesia y contar con la bendición de Dios y Su gracia, para amar a mi cónyuge como Dios nos ama, porque ¡si me atengo a mis pobres fuerzas acabaría divorciándome otra vez! SN

7. Me sentía mal por no haber invitado a Dios a mi boda, haber preferido casarme sabiendo que ya no podría comulgar, recordaba eso que dijo Jesús de que el que no lo prefiere por encima de todos, no es digno de Él. Para mí lo más importante fue poder reanudar mi vida sacramental. PG.

8. No quería encontrarme otra vez con mi ex ni su parentela, pero no tuve que hacerlo, nunca los vi. Nos citaban en fechas distintas. Es más, ni necesitaba presentarse, bastó que yo iniciara el proceso y se me trató con mucho tacto y delicadeza. YZ

9. Pensé que si declaraban nulo mi matrimonio, mis hijos quedarían como ‘bastardos’ (tenidos fuera del matrimonio), pero no es así. Legalmente ellos siguen siendo nuestros hijos, y ante la Iglesia, son hijos de lo que en su momento pensamos que era un matrimonio válido. Esto no los afectó en nada, seguimos siendo sus papás, aunque nuestro matrimonio haya sido declarado nulo. LV

10. Es muy emocionante para mí haberme podido casar por la Iglesia con la pareja que amo, y formar un hogar sólidamente asentado en Dios. No nada más acudir a Él para pedirle favores en las emergencias, sino invitarlo a ser el cimiento sobre el que construyamos nuestro hogar. LA

Publicado en SIAME

Tags:
divorcioiglesiamatrimonionulidad matrimonial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.