Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lectio Divina: Viernes XIX semana del tiempo ordinario

© Counselling
Comparte

Una guía para rezar con la Escritura

Invocamos al Espíritu Santo
 
Espíritu Santo llena de alegría y paz mi corazón y da sabiduría a mi mente para poder entender la Palabra de Dios. Amén
 
Evangelio según San Mateo 19,3-12.
 
Se acercaron a él algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le dijeron: "¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?".
El respondió: "¿No han leído ustedes que el Creador, desde el principio, los hizo varón y mujer;
y que dijo: Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y los dos no serán sino una sola carne?
De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido".
Le replicaron: "Entonces, ¿por qué Moisés prescribió entregar una declaración de divorcio cuando uno se separa?".
El les dijo: "Moisés les permitió divorciarse de su mujer, debido a la dureza del corazón de ustedes, pero al principio no era así.
Por lo tanto, yo les digo: El que se divorcia de su mujer, a no ser en caso de unión ilegal, y se casa con otra, comete adulterio".
Los discípulos le dijeron: "Si esta es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse".
Y él les respondió: "No todos entienden este lenguaje, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido.
En efecto, algunos no se casan, porque nacieron impotentes del seno de su madre; otros, porque fueron castrados por los hombres; y hay otros que decidieron no casarse a causa del Reino de los Cielos. ¡El que pueda entender, que entienda!".
 
Palabra del Señor
 
1. Lectura, ¿Qué dice el texto?
 
El les dijo: "Moisés les permitió divorciarse de su mujer, debido a la dureza del corazón de ustedes, pero al principio no era así.
 
2. Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?
 
Creo que si comparamos al principio con el hoy, nos daremos cuenta que hay muchas cosas que no eran así, la dureza de nuestro corazón, la arrogancia de nuestra sabiduría, los interés personales, nuestra moral, y muchos otros factores han ido cambiando las cosas; un día escuche decir, hemos transformado el "Evangelio del Señor" en el "Evangelio del Hombre" y es cierto, la esencia de la Palabra, el mensaje de Dios, lo opacamos con tantas cosas que hemos creado, que la sencillez, la humildad, la bondad, el escuchar correctamente su Palabra y seguirla, hacer buenas acciones, tener buenas actitudes y todos los buenos valores poco se ven. ¿Qué cosas creo de las que hay hoy a mi alrededor, al principio no eran así?, ¿Cómo vivían y convivían las familias?, ¿Cómo era los valores como: El respeto, el cariño, la tolerancia, la libertad?, ¿Vemos a diario en las noticias o a nuestro alrededor cosas que sabemos que no son correctas y sin embargo suceden?Seguramente muchos hemos escuchado "Así no era antes" o "Como era antes"
 
3. Oración, ¿Qué le decimos a Dios?
 
Señor, muchas cosas han cambiado, algunas para bien y otras para mal, lo cierto es que tu Palabra, tu mensaje "No"; el sistema en el que vivimos nos absorbe tanto que nos olvidamos o hacemos a un lado lo que debe prevalecer igual, así como era al principio y que es lo que verdaderamente nutre nuestra vida, nuestro corazón, el alma; danos la capacidad y la voluntad para rescatar y volver o seguir haciendo lo que tu nos pides que debe ser, de acuerdo a tu Palabra, debemos tomar acciones sin temor a nada y fortalecer el Cuerpo de Cristo, la comunidad, la hermandad, la familia y sobre todo nuestra relación contigo.
 
Amén
 
4. Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?
 
Al principio no era así. (R)
 
5. Acción, ¿A que me comprometo con Dios?
 
Nuestro compromiso debe ir en el sentido de identificar lo que verdaderamente era como al principio, en las acciones, en las actitudes, en los valores, en la familia, en la comunidad, en la hermandad, en la iglesia, como ciudadanos y darle la posición y el valor que les fue dado desde el principio.
 
 
 

Tags:
biblia
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.