Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Sin lo que te falta también puedes ser feliz

Tricia-CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 03/08/15

Tal vez no necesito otras circunstancias de vida para ser feliz

Necesito a ciertas personas en mi vida. Es verdad. A todos nos pasa. El amor nos hace necesitados, mendigos, menesterosos. Y cuando nos faltan aquellos a los que queremos, lloramos. Porque se van, porque nos dejan y nos duele el alma. Un pequeño vacío del tamaño de un mundo. Se rompe por dentro el alma.

Necesitamos la presencia del que se ha ido. Sabemos que está presente junto a nosotros, de forma diferente. Pero necesitábamos su carne, su tacto, sus besos, sus silencios, sus palabras.

Es lo que tiene el amor, que nos hace necesitados. Y es una necesidad bella, honda, mágica. Una necesidad que duele y nos crea nostalgias de un amor infinito. Sacio la sed concreta tantas veces y quiero más. No sé cómo lo hago.

Crece en mi interior un amor más hondo que nada logra apagar, como un incendio. Ni con toda el agua del mundo. Y sueño con un mar que no cabe en mi alma, ni en la palma de mi mano.

Pero sé, eso sí, que mi alma en ese mar cabe perfectamente. Se sumerge, se confunde, desaparece. Tengo y necesito. Poseo y pierdo. El alma incompleta. Mi vida que es eterna. El cielo que refleja una paz que yo anhelo.

Quisiera no necesitar nada, pero es absurdo. Cuanto más amo, más quiero. Cuanto más deseo, más espero, más sueño. La necesidad me pone en camino. Me hace vivir buscando el cielo. No quiero vivir no necesitando nada. Quiero vivir necesitando el cielo.

En realidad yo sé que puedo vivir con pocas cosas. A veces hago la experiencia. Me desprendo de cosas que creía tan necesarias y no pasa nada, sigo viviendo. Pero muchas veces prefiero creer que necesito más. Siempre más.

Podemos hacer unas vacaciones sencillas, pero nos creemos que necesitamos algo mejor. Nos lo merecemos. Creo que a veces el corazón se llena de demasiadas necesidades.

Necesito comer y beber, pero no cualquier cosa. Cosas buenas. Necesito pasarlo bien, cueste lo que cueste. Descansar el tiempo necesario. Proteger mi vida, para que no se desgaste.

Sería bueno preguntarme cuáles son mis verdaderas necesidades. Lo que de verdad me hace falta. Necesito caminar por un camino largo, escuchar una buena canción, meditar sobre la vida.

Necesito pararme y pensar. Reírme, distenderme. Pero tal vez no necesito otras circunstancias de vida para ser feliz. Tampoco necesito el éxito para ser mejor. Ni caer a todos bien para tener el corazón en paz.

Muchas veces me invento necesidades. Necesito un cónyuge mejor, unos hijos más capaces, una carrera profesional más lograda, más aventuras.

Pensamos que necesitamos una vida distinta a la que llevamos, vivir en otro lugar, tener otro trabajo, para alcanzar la plenitud soñada, la promesa de felicidad que Dios me hace.

El otro día leía: “Podemos tomar la realidad como motivo en vez de como excusa. Precisamente porque hay muchísimas exigencias y mucho que hacer, necesito cuidarme y no abandonarme al viento que sople en cada momento. Precisamente porque sopla y calibrando cómo sopla en cada momento, yo actuaré y pondré las velas de forma que pueda seguir navegando seguro hacia mi destino[1].


[1] Carlos Chiclana,
Atrapados por el sexo
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
2
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
6
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.