Aleteia

La encíclica “Laudato Si’” y los desafíos políticos y sociales en el Perú

© DR
Comparte

Aportes de los socialcristianos al debate sobre el cuidado de la casa común

Ante la creciente desigualdad social, la degradación ambiental y los conflictos en el Perú, en un foro denominado “La nueva Encíclica social del Papa Francisco: Laudato Si’ – Desafíos políticos y sociales”, una mesa compuesta por católicos, evangélicos, políticos y diplomáticos expusieron su preocupación frente al cuidado del medio ambiente, afirmando que el Gobierno debe asumir con responsabilidad la explotación de los recursos naturales y sin afectar a la población.

Este evento que reunió a políticos e intelectuales fue promovido por el Instituto de Estudios Social Cristianos y la Fundación Konrad Adenauer, el último miércoles 22 de agosto en Lima.

La política y los pasivos ambientales

Como expositor principal estuvo monseñor Pedro Barreto Jimeno, SJ, arzobispo de Huancayo y responsable de la Red Eclesial Pan–Amazónica (REPAM), quien destacó que el cambio climático afecta a los más pobres debido a la exclusión, la falta de agua, la deforestación de más del 20% de la Amazonía y las consecuencias de la contaminación y de los pasivos ambientales.

“Hoy en día el Estado toma los recursos para lucrar y no para el bien común”, denunció monseñor Barreto. También agregó que según la Encíclica Laudato Si’ la riqueza de América Latina y el Caribe experimenta hoy una explotación irracional y como consecuencia se están dilapidando los recursos naturales.

Monseñor Barreto afirmó que la encíclica del papa Francisco dice “Nuestra vocación es custodiar toda la creación, es tener respeto a las criaturas y al entorno”; en ese sentido, el también vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana expresó con el papa Francisco: “Dios siempre perdona y olvida, mientras que el hombre algunas veces perdona pero no olvida, pero la  naturaleza no perdona ni olvida”.

Una encíclica que une

En la mesa también estuvo el pastor Rafael Gotto Silva, ex presidente del Concilio Nacional Evangélico del Perú, quién destacó que la encíclica del papa Francisco muestra que “el mundo habitado ya no tiene fronteras, ya que las políticas se mueven por un asunto económico. La política nos ha dividido y la naturaleza nos reúne, y esa sobrevivencia nos une”.

El pastor Gotto también destacó que el tema ambiental no es solo de los católicos y evangélicos, es de toda la humanidad “…gracias Francisco por pensar en el mundo y en la humanidad y por hacer un llamado a todos para el cuidado de la casa en común”, concluyó.
 
La ética de Laudato Si’

Germán Vera Esquivel, diplomático peruano y profesor universitario, afirmó que el fundamento de la encíclica del papa Francisco es la ética, y que ello invita a las personas, estados y empresas para que actúen de acuerdo a los mandatos de Dios.

Resaltó también que el Cambio Climático es complejo; sin embargo, el papa Francisco lo trata acertadamente e invoca a que los países que generaron más daño ambiental son los que deben contribuir a solucionar esta crisis mundial ambiental.

Retos ante los conflictos

Con respecto a los movimientos sociales, Manuel Bernales Alvarado, politólogo, ex presidente del Consejo Nacional del Ambiente, aseveró que la encíclica “Laudato si’” asume como real los conflictos pero, asevera, “otra cosa es la violencia”; en ese sentido refirió que hay retos fundamentales de no llegar a estos extremos.

Bernales Alvarado recordó que la encíclica es un desafío, y en ese contexto invitó a que se elabore un documento donde se proponga a los políticos los problemas de fondo sobre los asuntos ambientales que está generando daños a la humanidad.

Con información de Abraham Cutipa Galindo

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.