Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
home iconEstilo de vida
line break icon

¡No cedas al chantaje de la "sextorsión"!

Keirsten Marie-cc

La Opción V - publicado el 20/07/15

El doloroso caso de una menor española que puede ayudar mucho a otras jóvenes en situación parecida

¡Hola gente! Soy una chica de España y soy menor. No quiero dar datos precisos por lo que me ha ocurrido recientemente. Hace un tiempo, me descargué Kik, una aplicación para hablar con gente y meterse en grupos. Supongo que en la adolescencia te apetece pasar un buen rato y explorar la sexualidad con otra gente.

Eso hice yo: me metí en un grupo de bisexuales (1). Conocí gente muy agradable y otra no tanto. La administradora de ese grupo me empezó a hablar para comprobar que yo era real y que no era ningún chico. Ella buscaba chicas, ya que lo ponía en su Nick.

Me pidió que enviase una foto mía mostrando mi cara y mis pechos desnudos. ¡Qué tonta fui! Eso fue mi perdición. Lo hice y poco después me pidió mi Instagram para “hacernos amigas”. Se lo di. Borré la conversación con ella porque no me seguía nadie en Instagram y creía que solo me había hablado para lo que quería (como he dicho antes: comprobar que era real).

Al día siguiente me encuentro en Instagram una notificación de que una persona me quiere enviar un directo y acepté para verlo: me pedía que le hablase por Kik. No sabía quién era, ya que su nombre en Instagram era diferente al que usaba en Kik. Cuando abrí Kik, efectivamente encontré la conversación. La chica o el chico (aun no tengo seguro su sexo pero diría que es chica) no perdió el tiempo, había hecho capturas de mi Instagram: fotos, seguidores, likes… Para ese momento no lo tenía privado, pero me lo cerré nada más ver las fotos.

Me dijo que si no hacía sext con ella/él (sext: enviar videos o fotos desnud@) compartiría con mis amigos mi foto inicial, la que le envié de mi cara y mis pechos. En ese momento era de noche, empecé a tener pánico y lloré. Le decía que no, pero insistía.

Como yo no quería que viesen mi foto, acepté. Me dijo que tendría que hacer sext de masturbación + llegar al orgasmo (obviamente en una situación así no sé quién sería capaz de hacer eso, no era mi caso) durante 14 días. Si empezaba ya, me lo rebajaba a 12 días. Lo hice, le envié videos y fotos, y yo llorando… Todo iba a peor. ¡Nunca debí haberlo hecho! Al ceder a su chantaje, sólo le di más ventaja sobre mí. Ahora no solo tenía una foto, tenía más. Cuando se dio por satisfecha/o, me dejó dormir.

Al día siguiente intenté solucionar las cosas o, al menos, intenté hablar con ella/él sin resultado alguno. Lo que descubrí fue abrumador: era una persona árabe (no sé de dónde) y obviamente musulmana. Esto me asustó un poco, no tengo nada contra ellos pero cuando algo así ocurre, uno se asusta… ¡y mucho!

Me preguntó que por qué no creía en Dios, que de dónde procedía yo y mis padres, que si sabía que España había sido islámica en la antigüedad, etc. En ese instante pensé que lo hacía por odio a mi raza, pero no. Luego descubrí el porqué: lo único que quería era una tarjeta de Apple para comprar en la App Store y yo, como soy menor, no tengo tarjeta de crédito y no podía comprársela, así que prefirió pedirme más sext… ¡increíble!

Entonces me puse a buscar ayuda por internet, porque la verdad no sabía qué hacer. Me apareció la historia de una chica y al final dejó el link de vuestro correo [laopcionv@gmail.com] y os escribí. ¡En ustedes encontré apoyo y el consejo que necesitaba en medio de mi desesperación! Me recompuse y dije: “ya tiene suficiente de mí, si sigo enviándole fotos o videos será peor, ¡con cinco suficiente!”

Hice todo lo posible para que el miedo no me cegara y volviese a caer, intentaba hablar con el/ella en ingles e incluso le pedí a un amigo que le hablase en árabe y creo que conseguimos asustarle un poco. Siguió amenazándome con que si no hacía lo que quería, enviaría mis fotos por directo de Instagram. Yo fui más rápida y avisé a mis amigos para bloquearle y denunciarle. También les dije que no abriesen sus directos, si les enviaba alguno. Aun así, si envía algo haré frente a lo que sea. De momento no ha enviado nada o eso parece.

  • 1
  • 2
Tags:
internetsexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.