Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEspiritualidad
line break icon

Oración para pedir que haya más fe

Leland Francisco-cc

Carlos Padilla Esteban - publicado el 15/07/15 - actualizado el 21/02/18

“Me gustaría ver la conversión de tantos que no creen y se alejan…”

¿Cuál es la misión a la que Jesús hoy me llama? Es Jesús quien envía a los discípulos. Me gustaría siempre saber que es Jesús quien me envía a mí. Tener la certeza de que es Él el que me pide que vaya a los hombres. Que me espera a la vuelta. Que reza por mí en mi misión. Que va conmigo en mi corazón.

Dejar la casa, la tierra, lo seguro y lo fácil, para acercarme a los hombres, para tocar puertas. Me cuesta. A veces prefiero que la gente se acerque a mí. Prefiero cuidar a los que Dios me ha confiado, a los que conozco, a los que ya tengo en el redil.

Prefiero mi rutina. Peinar ovejas, como nos dice el Papa Francisco. Pero la misión es mucho más amplia y hay que ser capaces de abandonar la comodidad.

¿Cuál es la misión a la que me envía Jesús? ¿La conozco? ¿Me dejo espacio interior para descubrir su voz en medio de mi vida ajetreada y escuchar dónde me envía? ¿Para qué me necesita y dónde?

Quizás me cueste ver caminos nuevos, personas nuevas, etapas nuevas. Dejar lo cómodo y conocido para mí y salir de mi zona de confort. Exige audacia y valentía. A veces me falta. Lo que es aventura, donde no me siento tan seguro.

Y muchas veces, vivo, dejo pasar los días, y no sé dónde me envía Jesús. Qué es lo que quiere que yo regale a otros.

Una persona rezaba:

Me gustaría ver la conversión de tantos que no creen y se alejan. Me gustaría abrazar la vida con mis manos rotas, en mi barca rota. Me gustaría inventarme un paisaje. Crear un mundo real. Inventarme sonrisas, dibujar alegrías.
Sí, me gustaría hacer tantas cosas y dejar de hacer otras. Atar y desatar. Andar y desandar. Correr y parar. Hablar y callar. Con calma, sin sobresaltos. Esperando a que la vida se vuelva camino libre.

Quiero inventarme un seguro, para caminar sin miedo. Y luego veo que el seguro sólo se me da si creo.

Si no creo, ando atando cabos, sujetando las riendas de la vida, esperando el tiempo exacto, esperando a que las cosas sean lo que nunca han sido. Esperando a que esté todo claro. Caminando despacio por miedo a caerme.

Me falta fe. Esa fe de los niños que no temen las sorpresas, que cabalgan seguros, que deambulan errantes. La confianza ciega en que un paso con miedo equivale a un salto audaz. Cada mañana, cada noche”.

Jesús nos llama a nosotros, nos invita a colaborar con Él. Nos llama a acompañarlo y a conocerlo más íntimamente. Esa misma llamada que hizo a los doce, hoy nos la hace a nosotros. Nos invita a estar cerca de Él. Nos llama por nuestro nombre. A cada uno.

Espera nuestro sí audaz. Allí donde Él me quiere. Me pide que vaya a anunciar la plenitud, el amor, la vida verdadera. Me pide que vaya a sanar heridas. A liberar a los endemoniados. A los que han perdido el norte. A dar la paz al que está lleno de violencia.

Tags:
oracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.