Aleteia

Llegaron ¡Las vacaciones!

Pat Scullion-cc
Comparte

Goza a tu familia, a tus hijos y que estas vacaciones sean las mejores

Por fin las tan esperadas, ansiadas, soñadas y queridas ¡Va- ca- cio- nes!
 
Llega un período largo de vacaciones, las vacaciones de verano… Los niños están felices, no más tareas, ni exámenes, no más desmadrugadas, no más prisas, adiós al uniforme…
 
Por desgracia no a todos les impacienta que llegue este verano, al contrario, quisieran que los hijos estuvieran tan ocupados como siempre para no tener que verles ni el polvo…
 
Y es que con tristeza he escuchado varios comentarios en los que las mamás se quejan continuamente porque no saben que van a hacer con sus hijos en verano, que les urge encontrar algún curso donde puedan llevarlos, pero no solo para que aprendan muchas cosas, se diviertan y hagan nuevos amigos, si eso está bien… comentan, pero su principal interés es que estén fuera de casa, no quieren revoltosos alrededor suyo las 24 horas ¡Qué horror! Dicen: Mientras más horas te los cuiden y los mantengan ocupados, mejor… “Hay que buscar uno donde te los reciban desde muy temprano y te los entreguen hasta la tarde, sino ¿Qué voy a hacer con esas fieras?” “A mí, que me los regresen bien cansados”.
 
¡Ojalá todas las mamás festejaran las vacaciones!
 
Que increíble postura la de estas mamás que no se dan cuenta de que este período largo de vacaciones es una hermosa oportunidad para conocer y convivir con sus hijos. Ha pasado casi un año completo en el que poco tiempo había para sentarse con calma a desayunar, comer o cenar, para platicar, para hacer juntos alguna actividad… Entre el colegio, las tareas y las clases extra… ¿A qué hora “Hacer Familia?
 
Es diferente si trabajas por necesidad, ésta es una situación que la familia sabe y comparte, lo entenderán también tus hijos, hay sacrificios que ofrecer por el bienestar de la familia, pero al hacerlo estarás consciente de que hay que redoblar esfuerzos por acercarte a tus hijos y convivir con ellos.

 A ti, que te esfuerzas día a día por darles lo mejor: Te felicito, todo mi respeto y admiración. Seguro que solo esperas la hora de salida para llegar a casa y abrazarlos, para llenarlos de tu amor y que ellos te llenen del suyo… Esa, es la actitud que hace la diametral diferencia, puesto que hay un motivo que te impulsa cada día: Son ellos mismos, la persona de cada uno de tus hijos, tu amor por ellos, por tu familia entera; que dista mucho de lo mencionado en el párrafo anterior donde por sus comentarios se nota que a algunas solo les mueve la comodidad y el egoísmo.
 
Sea cual fuere tu situación, te invito a que reflexiones en que el periodo vacacional es una oportunidad de oro para amar, para crecer en familia, para llenarse de recursos espirituales y emocionales para continuar con la gran aventura de la vida.
 
Las vacaciones son una excelente oportunidad para amar
 
Porque hay más tiempo para estar juntos, para compartir, para conocerse. Porque en general el horario lo puedes inventar tú, para que tus hijos aprovechen el tiempo y se dediquen a cosas diferentes de las que ordinariamente realizan.
 
Las actividades variarán de acuerdo a las edades de tus hijos, a su estilo de vida, a sus gustos, a sus ilusiones; asegúrate de escuchar a cada uno ¡Todas las ideas son bienvenidas!
 
Como afirma Dotterweich, K., en su libro “Saber vivir en familia”. Ser familia significa también, compartir responsabilidades. Distribuir las tareas de acuerdo con las capacidades y tiempo de cada uno. Cuando la familia se une para hacer un trabajo importante se disfruta del espíritu de equipo y se celebra lo que juntos logran.
 
Diversiones hay miles, algunas para realizar en familia pueden ser jugar un juego de mesa, ver una película juntos, leer algún libro, escuchar música, salir a jugar escondidas, bañar juntos al perro, pintar un cuadro, armar un rompecabezas, ir a recorrer el centro de la ciudad, ir al zoológico, invitar a los amigos en la tarde a comer un helado o a andar en bicicleta, a patinar…

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.