Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconCuriosidades
line break icon

¿Conoces el oficio de campanero?

© GG

Gaudium Press - publicado el 19/06/15

Sonido referencial de muchos acontecimientos frecuentemente no trascendentales pero significativos para el vecindario

Ha disminuido considerablemente en el mundo católico el número de campaneros de iglesia. Era un oficio sin títulos ni precisaba de mucha sabiduría. Ni siquiera dotes musicales singulares. Se trataba de gente del común, generalmente piadosos colaboradores del párroco y que incluso se trasmitían de padre a hijo o al menos entre parientes y conocidos, los discretos conocimientos del arte tan popular, tan provinciano, tan simple y pueblerino pero tan cargado de esa belleza modesta y casta como casta es la campana.

La campana del pueblo o del barrio era el sonido referencial de muchos acontecimientos frecuentemente no trascendentales pero significativos para el vecindario. Hoy el bronco y constante rugir de motores encendidos por todas partes ahoga ese sonido que resuena todavía en el corazón de la infancia de casi todos los católicos del mundo. Llamaba a misa, anunciaba la Resurrección del Señor en la Eucaristía de Gloria, doblaba dolorosamente "a finados", en algunas iglesias señalaba en la misa diaria el solemne momento de la Consagración cuando el pan y el vino se hacen cuerpo y sangre de Jesús. También campanas de Navidad que resonaban con una alegría especial o invitaban a una celebración litúrgica particular.

Los poetas románticos alcanzaron a convertir en versos muy bonitos tantos imponderables de las campanas, el campanario y el doblar de ellas en lo alto de las torres.

De ninguno que sepa ha quedado alguna alusión al humilde campanero de Dios, el alma de ese sonido que aunque tantas veces llevó su oficio rutinariamente y quizá con la atención puesta en otras cosas mientras las hacía sonar, nunca dejó de ser un hijo del Señor cumpliendo obedientemente su deber que nadie le impuso y al cual se sentía íntimamente unido solamente por amor a la Iglesia, lealtad con su párroco y solidaridad con su vecindario. El mismo amor de Dios del que todos participamos sencillamente desde que fuimos bautizados y hace que nos veamos y amemos como hermanos.

Hermano campanero de la parroquia que no necesita ser un santo pero que por su oficio una bendición ciertamente recibe sin que lo perciba, porque Dios nos agradece todo, y todo nos lo recompensa amorosamente. Es muy probable que las campanas no desparezcan de la vida de parroquia mientras se sigan construyendo iglesias, pero sí se corre el riesgo de que algún día ya no tengamos campaneros. Sobre todo campaneros del "arte del campaneo", que dicen todavía pervive en algunas ciudades y pueblos de Europa incluso con concursos establecidos, registrados y premiados.

En el bello libro de Michel Morpurgo, "Caballo de guerra", Albert, el joven dueño del animal que narra su historia, reparte su tiempo entre ayudar a su padre en las labores de la granja y tocar las campanas de la iglesia del pueblo, un detalle de la novela que alegraba el corazón de su caballo y de paso delata la limpieza de alma de aquel muchacho que se hace soldado para intentar rescatar su noble amigo involucrado en la caballería de la Primera guerra mundial. Ser el campanero de su iglesia puede llegar ser una buena recomendación laboral en la hoja de vida de cualquiera.

Por Antonio Borda

Artículo originalmente publicado por Gaudium Press

Tags:
iglesiatrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
2
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
6
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.