Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 25 octubre |
Frei Galvao
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Haz sagrada tu rutina

Amanda-Tipton-CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/06/15

El amor crece en la renuncia diaria, uno no improvisa en el momento de la cruz

Siempre he pensado en Nazaret como el tiempo de la semilla enterrada bajo tierra. El tiempo en el que el reino crece en silencio. Ese tiempo sagrado que Jesús necesitó para emprender su vida pública.

El reino y el sentido de su vida fueron haciéndose fuertes en su alma. La semilla muere para dar fruto. Fue un tiempo de silencio, de familia, de amor cotidiano, de rutinas sagradas.

Sí, porque las rutinas son sagradas. El otro día me lo dijo una persona: “Hay rutinas sagradas llenas de valor. Cuando las perdemos, es como si algo sagrado del alma nos faltara”.

Dicen que los niños, cuando se salen de su rutina diaria, se descolocan, se pierden. A veces pensamos que las rutinas nos hastían. Porque son repetitivas y pueden perder la vida que tuvieron al comienzo.

Y entonces queremos hacerlo todo nuevo, siempre nuevo. Lo queremos renovar todo, queremos cambiar. Creo que la rutina tiene un valor sagrado. Hay rituales incorporados en nuestra vida que nos ayudan a vivir.

Los hábitos y costumbre no son necesariamente malos o buenos. Simplemente tienen algo de Dios, algo que nos da paz y equilibra.

Tal vez podríamos vivir sin esas rutinas si un día desaparecieran, empezar de cero y cambiar. En ese caso estas rutinas perdidas quedarán marcadas en nuestra historia como gestos sagrados que un día nos dieron la vida.

¿Cuáles son esas rutinas diarias que me dan vida y me ayudan a caminar? ¿Cuáles son las rutinas en nuestras amistades, en nuestra vida conyugal, sin las cuales sería difícil crecer?

Las rutinas nos dan energía para la vida. Por eso creo que esos treinta años de Nazaret fueron tan importantes y sagrados para Jesús, para María, para José.

Fueron años de rutinas, de rituales familiares, de costumbres llenas de vida, de hondura, de amor. Vivieron lo sagrado de la vida diaria compartida en familia. Se amaron en el ritual sagrado de cada día. Jesús hizo sagrado lo humano, todo lo humano.

Es importante en la vida reconocer nuestros sentimientos sin escandalizarnos. Amar lo humano que hay en nosotros. Y quererlo como algo sagrado. En Nazaret lo humano se hizo sagrado.

Siempre vamos a vivir en tensión con nuestras pasiones, con esos deseos inconfesables que gritan en lo hondo del alma. No todo en nuestro corazón habla del cielo, es verdad.

Estamos apegados a la tierra y tenemos sentimientos que nos cuesta aceptar. Con las alas vueltas hacia el cielo, con las raíces hundidas en la tierra. Creo que todos vivimos esa lucha.

Y podemos descalificar nuestra cara más mundana, más vanidosa, más humana. La ocultamos detrás de pensamientos espirituales, puros. La tapamos ante los que parecen juzgar nuestra vida. Y vemos como malo lo del mundo y como sagrado lo que me habla de Dios.

En Nazaret la rutina de lo humano se hizo sagrada. Allí lo más humano del hombre tocó el cielo. Allí Jesús aprendió a amar con un amor humano. Allí quiso la vida y en la vida amó a su Padre.

Fueron años sagrados para Jesús. Pero también creo que para sus padres. El otro día leía lo importante que debió ser para María ese tiempo. El ángel le dijo lo que iba a suceder.

Y luego, con el paso de los años, caminaría de la mano de Dios y de la mano de José y Jesús. Tuvo que aprender a amar a Dios en su vida, en lo cotidiano. Tuvo que conocer el amor de Dios y querer sus planes.

Tuvo que querer a Jesús hombre, niño, joven. Querer su inocencia y su fuerza. Su debilidad y su fortaleza. Tuvo que aprender a querer a Jesús Dios. Sus planes desconcertantes. Sus palabras llenas de vida. Su misterio. Tuvo que asirse y desasirse, en ese movimiento mágico del amor que todo lo transforma.

  • 1
  • 2
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
6
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.